UCIM, ya lo ha expresado: Portezuelo del Viento significa para la provincia no solo una mega obra que dará la posibilidad de generar más energía renovable y una administración más inteligente del agua sino que, además, conlleva la posibilidad de generar empleo y movimiento para una zona de la provincia que lo necesita, más aún en las actuales circunstancias.

Debemos tener en claro algo: Los fondos para su construcción no son una dádiva del Estado Nacional.  La obra se financiará a través del pago de una deuda la Nación tiene con la Provincia de Mendoza por el juicio ganado en la Corte Suprema por los perjuicios generados por la promoción industrial en las provincias vecinas.

Es decir que Mendoza por voluntad propia, en vez de gastarse la plata, decidió usarla para construir Portezuelo del Viento y eso quedó reflejado en acuerdos. Es decir que, si lo vemos de otro modo, la Provincia le está financiando una deuda al Estado Nacional permitiendo pagarla en cuotas.

El financiamiento de Portezuelo del Viento no depende de la Nación.  Ella solo debe encargarse de pagar sus obligaciones.

Por el lado ambiental, el Proyecto cuenta con todos los estudios requeridos por ley y están todos aprobados. No solo los realizados por la Provincia (como autoridad competente constitucional sobre el tema) sino también los pedidos por el COIRCO  (Comité de Cuenca del Río Colorado) y realizados por la Universidad del Litoral y la Universidad de la Plata (ninguna mendocina).  Estos fueron aprobados por 4 votos contra 1. Como no fue unánime, la aprobación requirió, de acuerdo a lo que dice su reglamento, de un laudo presidencial que se obtuvo.

Todo el proceso licitatorio no podría haberse iniciado sino estuviesen todas las instancias legales superadas. Es por ello que nuestra provincia ya está embarcada no solo en lo que es el proyecto en sí, sino en la convocatoria de las empresas responsables de su construcción.

Pero, la política… siempre la política.  Reflotando un antiguo pedido de La Pampa, se pretende poner en duda la realización de una obra que no sólo es buena para la provincia y se ajusta a derecho, sino que beneficiará a todas las provincias usuarias del río ya que se administrará el agua de forma más racional.

Es nuevamente la política del poder circunstancial imponiéndose sobre todo el resto de las cosas (la técnica, la economía, el ambiente, etc.).

Portezuelo del Viento debe finalmente ver la luz. Debemos cumplir con nuestras obligaciones y continuar con un proceso que está ya muy avanzado. Los intereses mezquinos de algunos no pueden estar sobre los derechos y obligaciones de una provincia.

Ya es tarde para reclamos extemporáneos y poco serios.

Mendoza si sabe hacer política de Estado. Portezuelo lo es desde hace años. Portezuelo del Viento debe hacerse.

Daniel Ariosto
Presidente de UCIM

 

Fuente: UCIM
12/06/2020

Artículos Relacionados