Se llamó a licitación para hacer las obras de puesta en valor de este fuerte histórico, de la Villa 25 de Mayo, el pueblo fundacional del departamento.

Tras muchos años de gestiones, idas y vueltas y trabas burocráticas, finalmente pondrán en valor las ruinas del Fuerte San Rafael del Diamante y el predio donde están las ruinas de esa reliquia histórica del sur y de toda la provincia.

El punto de partida se dio con la apertura de ofertas para los trabajos que insumirán un presupuesto estimado en $ 3.358.309 y que fue adjudicada a la empresa Terra SRL.

Se calcula que las obras podrán iniciarse en los primeros meses de 2015 y servirán para proteger las derruidos restos que son el vestigio de un asentamiento cívico-militar durante la avanzada que en 1805 tuvo la Campaña al Desierto.

Estas ruinas, ubicadas en la margen norte del río Diamante en la Villa 25 de Mayo de San Rafael, constituyen uno de los pocos testimonios que quedan de este tipo de construcciones. Este fortín de avanzada constituyó una gran obra de colonización y una de las últimas fundaciones españolas en América .

El proyecto de intervención propone la apertura espacial de la plaza con el objetivo de vincularla con la Villa a través del museo que dirige la Asociación Fuerte Histórico San Rafael del Diamante, presidida en la actualidad por Marisol López.

Además, se realizarán tareas de ordenamiento y limpieza de la forestación existente, reubicación de objetos (cañones, imágenes, placas y monolitos), y trabajos de arqueología histórica, entre otras tareas y se construirá un «núcleo mirador» que permitirá ver la construcción histórica desde una altura de 2 metros. Las ruinas serán protegidas con un tratamiento especial que evitará su erosión.

También se ha previsto un cierne perimetral de 500 m x 30 x 7 dentro del cual quedará albergado este sector, el corazón del lugar.

Las gestiones

La Asociación Fuerte San Rafael del Diamante, la Cámara de Comercio a través de su específica de Turismo, la Municipalidad, el Concejo Deliberante y varias instituciones de la sociedad sanrafaelina, bregan desde hace años por conseguir fondos y fundamentalmente la autorización de la Nación (porque se trata de un monumento histórico nacional) para intervenir en la conservación de estas ruinas.

Hace poco más de un año, según relató Marisol López, en una visita del Gobernador se logró interesarlo y «prometió las gestiones ante la Nación para poder poner en valor las ruinas».

«Es un avance importante para el quehacer cultural del departamento y de la Provincia y un referente del mismo valor para el turismo y realmente todos han colaborado para que esto sea una realidad y se pueda, fundamentalmente, evitar el avance del deterioro de este patrimonio», dijo la directora de la asociación.

La historia

Según los historiadores (en especial la sanrafaelina María Izuel) en 1.804 el Virrey Marqués Rafael de Sobremonte recibió la visita de los Caciques Pehuenches, Doña María Josefa Roco, Caripán y Don Juan Neculante, quienes habían contribuido a la pacificación de las tribus del sur de Mendoza, todo en el marco de un gran parlamento con los nativos.

Como consecuencia de las negociaciones, los caciques ofrecieron el predio para la construcción de un fuerte, en la confluencia de los Ríos Diamante y Atuel.

La política de implantación y extensión de la línea de frontera, así como la necesidad de un camino real que comunicara el tránsito de carretas con Chile, dieron lugar a la fundación del Fuerte.

En enero de 1805, El Virrey Sobremonte designó al Portugués Miguel Telles y Meneses para que lo instalara. De igual forma ordenó a Fray Francisco Inalicán que evangelizara a los aborígenes y que actuara de intérprete, en virtud de su origen mapuche.

El 2 de abril del mismo año, enviados del Virrey y nativos hallaron el sitio adecuado para levantar el fuerte, en la margen norte del Diamante, actual Villa 25 de Mayo, que fuera la primera villa cabecera departamental que lleva el nombre de San Rafael, en homenaje al Virrey Rafael de Sobremonte.

Fuente: Diario Los Andes
22/12/2014

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.