Sólo el 13% de las empresas de turismo cree que lo mejor que le puede pasar al sector es el triunfo de alguna de las opciones electorales que se presentan como continuidad del modelo, De acuerdo a un sondeo entre 40 empresarios.

La mayoría (casi el 80%) se divide entre la opinión de que un eventual gobierno de Macri generará mejores condiciones y los que piensan que el resultado de las elecciones será indiferente. Para la mitad de los consultados de los tres segmentos, 2014 fue un año regular o malo y 2015 no traerá mejorías. La situación económica local y la inflación están entre las principales preocupaciones.

De un tiempo a esta parte los funcionarios de turismo, tanto nacionales como provinciales, han instalado el discurso de que después de octubre será el sector privado el gendarme de los logros conseguidos para la actividad a partir del modelo implantado en la última década. Al margen de cómo les calza ese traje, la pregunta primaria que subyace es si los empresarios apuestan efectivamente a la continuidad del actual proyecto político de país como reaseguro del declamado éxito sectorial.

QUIEN

En ese sentido, trae algo de luz la respuesta de 403 representantes de empresas de turismo a la pregunta “¿Cuál de los precandidatos a presidente de la Nación cree que generará las mejores condiciones para el desarrollo de la actividad?”. Sorprendentemente, apenas el 13% de los encuestados cree que lo mejor que le puede pasar al sector es el triunfo de alguna de las dos opciones electorales que se presentan como una suerte de continuidad del modelo (Scioli con 8,4% y Randazzo con 5,2%). Es más, arrasa el candidato que en teoría representa una visión antagónica a la del actual Gobierno: Mauricio Macri, con el 38,2%, es visto como quién generaría el mejor clima para el sector. Y si bien podría pensarse que semejante desplante podría provenir de la sobrerrepresentación de empresarios emisivos en la muestra, lo cierto es que al filtrar los datos por segmentos, también los vinculados al turismo interno y al receptivo ven en Macri nuevos buenos aires para sus negocios (el líder del PRO obtuvo en ambos rubros tres y cuatro veces, respectivamente, más adhesiones que su inmediato seguidor, Scioli). Igualmente llamativo es que una cantidad muy similar a la que eligió a Macri (hay una diferencia de apenas tres votos) crea que gane quien gane no habrá una influencia directa del resultado de las elecciones con el desarrollo de la actividad. Una indiferencia que en apariencia se contradice con el hecho de que los temas que figuran al tope de las preocupaciones de los empresarios son consecuencias directas o indirectas de políticas económicas que exceden a la gestión pública sectorial.

ENSAYANDO PORQUES

Cómo se explica este dominio de la indiferencia o deseo de cambio en apariencia drástico del modelo político vigente. Un motivo que rápidamente se puede inferir del sondeo realizado por La Agencia de Viajes radica en la enorme brecha entre las estadísticas oficiales que muestran records para cada uno de los segmentos (incluso la caída del emisivo en 2014 fue apenas marginal, contra un 2013 excelente) y la percepción sombría de los empresarios turísticos encuestados (el 77% comercializadores, dato no menor).

A saber, para el 57% de los consultados 2014 fue un año regular o malo y para la mitad 2015 no traerá mejorías (incluso hay un 20% que cree que empeorará). Y, nuevamente, no es el emisivo el que explica per se este estado de ánimo nublado. Los guarismos son parejos en los tres flujos (el mejor semblante está en los operadores de turismo nacional). Tal vez el caso más llamativo se da en el humor de los empresarios del turismo receptivo internacional, segmento que viene de batir la mejor cifra histórica de ingreso de visitantes extranjeros.

Sin entrar en el análisis fino de las estadísticas (materia que hemos tocado en profundidad –por ejemplo– en la edición pasada), lo cierto es que menos del 10% de los empresarios receptivos que respondieron la consulta dijo que el volumen de ventas de su negocio coincidió con el 15% de crecimiento en los arribos de turistas extranjeros que informó el Indec-MinTur para 2014 (finalmente cerró en +13,1%). Incluso, un 31% señaló que sus ventas cayeron respecto a 2013.

LO QUE PREOCUPA

Como decíamos anteriormente, para la mitad de los encuestados 2015 no será ni mejor ni peor que 2014. Tal vez (nueva inferencia) la explicación esté en que los temas que eligieron como más preocupantes de cara al año en curso difícilmente encuentren una solución inmediata en un año eleccionario, característica que suma al radar de temores. De hecho, la “situación económica local e incertidumbre de un año eleccionario” asoma la cabeza entre el cuarteto de motivos que nublan la mirada de los negocios del segmento emisivo en 2015. Los otros tres salen de memoria: continuidad del 35% de anticipo a cuenta de Ganancias, la situación cambiaria y el incremento de costos internos/mantenimiento de personal.

En el sondeo entre empresarios dedicados al turismo receptivo y el interno hay un tema que asusta con mucha más claridad que el resto: la inflación y el aumento de las tarifas de los servicios.

A lo cual se podría sumar que el segundo ítem más elegido como principal preocupación es el incremento de los costos internos, traducido ya sea en problemas para mantener el personal o en una pérdi.

Fuente: Ladevi
24/02/2015

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.