El monumento, en honor a San Martín, recuerda la gesta de los Andes.

El Cerro de la Gloria, en Mendoza, es el lugar donde se encuentra el famoso Monumento al Ejército de los Andes que conmemora la gesta patriótica del cruce de la cordillera, comandado por el general San Martín para liberar a Chile y Perú y asegurar la independencia de las Provincias Unidas.

El monumento se encuentra en el Parque San Martín, el pulmón verde más importante de la ciudad de Mendoza, y fue realizado por el escultor uruguayo Juan Manuel Ferrari. Consta de 14 toneladas de bronce y una base de piedras que fueron traídas de la alta montaña mendocina, en la zona de Uspallata, uno de los lugares por donde se realizó el cruce.

En él se representa la estatua ecuestre del General José de San Martín, que encabeza la marcha, y a sus costados, representados mediante relieve, los cuerpos de granaderos a caballo.

En la parte posterior, tres frisos relatan los sucesos más notorios de la formación del ejército: al costado Este, se ubica la figura de Fray Luis Beltrán, destacado por su brillante actuación como fabricante y organizador de la artillería del Ejército de los Andes; en el costado Sur, se observan las figuras de damas, las famosas Patricias Mendocinas, donando sus joyas y pertenencias de valor y los más humildes colaborando con elementos varios; en el costado Oeste, se cuenta la partida del batallón hacia Chile, y se resalta la figura del «tropero» Sosa, quien llevó a lomo de buey desde Buenos Aires las armas y la pólvora para el viaje a Chile.

Más arriba, en la pared Este se encuentra insertado el escudo argentino, mientras que en la pared Oeste se encuentran los escudos chileno y peruano, países que el militar argentino liberaría respectivamente.

En la parte superior, se entrona el símbolo de la Libertad (con las cadenas rotas en sus manos), a su alrededor un grupo de Granaderos a Caballo al ataque, y un poco más abajo se aprecia un cóndor en pleno vuelo (símbolo de los Andes). 

 El escudo Argentino tiene parte de sus laureles incompletos, lo cual simboliza que San Martín no completó su visión, la de formar una sola nación con todo el continente Sudamericano. San Martín tuvo que abandonar su campaña en Perú por su salud.

El cruce de los Andes: el bicentenario

La gran hazaña sanmartiniana del cruce de los Andes no se trató de un grupo de hombres con sus caballos y mulas atravesando la cordillera, sino de seis.

Fueron seis las rutas de invasión, dos primarias y cuatro secundarias. El grueso del ejército tomó la ruta llamada corrientemente de Los Patos. Este grupo a su vez se subdividió en tres columnas, a cargo de San Martín, Miguel Estanislao Soler y Bernardo O’Higgins.

La división del general Las Heras, otra de las principales, siguió por el camino llamado de Uspallata y el valle del río Mendoza.

Para operar contra la provincia de Coquimbo, partió de Mendoza un destacamento a las órdenes del teniente coronel Cabot, que en San Juan fue reforzado con una partida de ochenta milicianos.

Por el extremo norte, el ejército de Belgrano cooperó, destacando un contingente de ochenta milicianos y cincuenta infantes dirigidos por Zelada y Dávila.

Con un pequeño contingente, el capitán Lemos debía invadir por el camino del Portillo. Salvado este paso, practicó el cruce de la cordillera por el boquete de Piuquenes.

Finalmente, por el Paso del Planchón pasó la fuerza del teniente coronel Freire.

El cruce en números

En total, cruzaron los Andes 5424 hombres (que incluían 3 generales, 28 jefes, 208 oficiales, 2105 granaderos y más de 3000 milicianos), transportando 21 cañones, alimentos y abrigo. Avanzaron 28 kilómetros por día a una altitud promedio de 3000 metros sobre el nivel del mar y superando por momentos los 4000. Soportaron diferencias térmicas diarias de 40 °C, entre la temperatura más elevada del día (30 °C) y la temperatura más baja de la noche (-10 °C).

La múltiple hazaña fue realizada entre el 19 de enero y el 8 de febrero de 1817, con posterioridad a la declaración de la Independencia, y sirvió para garantizarla, al liberar a Chile y Perú.

Visitar Mendoza, en el bicentenario del Cruce de Los Andes, es una forma de conmemorar la gran gesta libertadora; visitar todos los hitos que componen la Ruta Sanmartiniana además de hacer turismo nos acerca al pasado de nuestra nación…un pequeño reconocimiento al padre de la Patria!

Fuente: La Nación

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.