Se trata del cruce fronterizo Vergara, más conocido como Planchón, en Malargüe. Es una vía alternativa al Pehuenche. Desde Vialidad informaron que se encuentra operativo tras la reconstrucción del camino.

La comunicación vial entre Mendoza y Chile siempre fue dificultosa, especialmente en estos últimos años con subas estrepitosas en el tránsito entre ambos lados de la frontera y una infraestructura que, salvo casos muy puntuales, no mejoró en la misma proporción.

Dentro de nuestra provincia, hay dos pasos internacionales que permanecen abiertos durante todo el año y totalmente pavimentados: el Túnel Cristo Redentor y Pehuenche. Otros tres pasos han estado en boga en el último tiempo por diversos motivos: Las Leñas, debido al proyecto de construcción de un túnel binacional junto con la pavimentación de las rutas que llegan al lugar; Portillo de Piuquenes, dado su perfil altamente turístico y las proyecciones de emprendimientos en la zona cordillerana del Valle de Uco; y Las Damas, este de reciente exposición mediática ante las iniciativas de considerarlo una alternativa al tránsito fronterizo, especialmente alentado por autoridades chilenas.

Sin embargo, existe otro paso internacional que no suele estar en la agenda pública, pese a su extraordinario paisaje, potencial e historia: el Vergara, o también conocido como Planchón (por el volcán homónimo situado en las cercanías); pocos saben que Malargüe cuenta con este otro paso fronterizo, además del Pehuenche.

 

El paso Vergara, es el paso con mayor potencial de Mendoza: su ubicación y paisajes lo convierten en un potencial imán para el desarrollo del turismo y la integración vial con Chile. 

 

El Paso Vergara o Planchón comunica Malargüe con Curicó, en la Región del Maule. Al Paso del Planchón se llega por la Ruta Provincial 226 que se desprende de la Ruta Nacional 145 (Paso Pehuenche), a la altura de la localidad Las Loicas, y muestra uno de los recorridos más imponentes de Mendoza por la belleza paisajística del lugar.

 

El camino, hasta la frontera, es de suelo natural y permanece habilitado desde diciembre hasta fines de marzo y principios de abril, momento en que se producen las primeras nevadas en la zona. 

 

La distancia desde la ciudad de Malargüe hasta el cruce internacional a través de este eje la distancia es de 200 kilómetros.

Desde el organismo vial indicaron que el cruce a Chile a través de esta vía se puede realizar en auto, aunque se recomienda hacerlo en camioneta no necesariamente con doble tracción. En cualquier caso, se recomienda realizar el recorrido con velocidades moderadas, uso del cinturón de seguridad y luces encendidas.

El Paso del Planchón es el principal eje alternativo al Paso Pehuenche, cuando por determinadas condiciones éste último queda cerrado para el tránsito internacional.

 

Durante su época de apertura, el paso es utilizado por las empresas mineras que operan entre ambos países y grupos turísticos, especialmente en camionetas 4×4, motocicletas y bicicletas MTB e incluso trekking.

 

A lo largo del camino, del lado argentino, los visitantes pueden disfrutar de los bellos paisajes cordilleranos, como los valles de los ríos Grande y Noble, centros de invernada de ganado caprino, cruces de arroyos de agua cristalina, y las famosas Termas de Azufre, todo coronado por las espectaculares montañas que rodean la ruta y coronados por el complejo volcánico Peteroa-Planchón.

 

Este paso internacional está custodiado por Gendarmería Nacional, bajo el Escuadrón 29 “Malargüe” y cuenta, durante los meses de apertura al tránsito, con personal de Migraciones, en la zona de los baños termales. En Chile, la autoridad recae en la Dirección Regional Aduana de Talcahuano.

 

Lo que no mucha gente recuerda es que el paso Vergara forma parte de las llamadas “Rutas Sanmartiniana” y tuvo activa participación en el Cruce de los Andes.

 

A principios de 1817, la columna liderada por el teniente coronel Ramón Freire y que contenía a más de un centenar de soldados y voluntarios chilenos divididos en tres batallones y un Regimiento de Granaderos a Caballo partió de Luján de Cuyo y, tras pasar los fuertes de San Carlos y San Rafael, entre fines de enero e inicios de febrero habría llegado a la zona del volcán Peteroa, con el objetivo de simular el cruce del grueso del ejército libertador por esa zona.

 

Vergara es un paso con un potencial turístico y económico importante, por tratarse de una de las conexiones más cortas entre dos centros poblados de Argentina y Chile al norte de la Patagonia y cuya zona de influencia turística sería vital para el posicionamiento de Malargüe como destino predilecto. También sería una excelente opción como alternativa a Cristo Redentor y Pehuenche y, en caso de concretarse, serviría como soporte al futuro túnel Las Leñas.

A lo largo de estos años existieron algunos proyectos destinados a la mejora de la infraestructura de la RP 226 para permitir el tránsito de más vehículos y pasajeros, incluso con una conexión más directa con la ciudad de Malargüe. Mientras tanto, podemos seguir disfrutando de sus paisajes.

 

Fuente: El Sol y Mdzol

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.