Rafting «Rápidos y furiosos»

Rafting rapidos y furiosos

El rafting es una disciplina sencilla que garantiza vértigo y adrenalina ante la amenaza siempre latente de un inesperado chapuzón al encarar un rápido. Estos gomones inflables descienden los ríos más ciclotímicos de Mendoza a toda velocidad.

Los parques de diversiones más sofisticados del mundo tienen juegos que combinan el vértigo de una montaña rusa con el agua. De alguna manera se inspiran en el rafting, que sería el original de aquella réplica con el agregado de que los paisajes, además de espectaculares, son de verdad. Y el resultado es el mismo: la glándula suprarrenal segregando adrenalina a borbotones mientras fluimos por un torbellino de rápidos.

El rafting es un deporte en equipo, que no requiere saber nadar, placentero y relativamente sencillo: consiste en navegar con una balsa inflable por un río caudaloso. El primer paso es equiparse con chaleco salvavidas, casco y traje de neoprene o chaqueta impermeable (según la época del año). El guía y conductor de la embarcación da una charla informativa y antes de partir le entrega un remo a cada uno explicando las voces de mando: “Adelante”, “atrás”, “derecha”, “izquierda” y “alto”. Todo comienza en calma con un suave traqueteo amortiguado por la goma inflable, hasta que el guía dirige el gomón a toda velocidad hacia una roca apenas sumergida, y al pasar por encima todos saltan en los asientos como en un colectivo que se ha “tragado un lomo de burro”. A los diez minutos ya todo el mundo está empapado por los saltos y con los pies sumergidos en el agua, que va invadiendo la embarcación (desagota por aliviaderos).

¿Qué pasa si el gomón se da vuelta? La posibilidad existe, aunque en general depende de los viajeros. El guía a veces pregunta de antemano, y si todos están de acuerdo entonces el gomón se da vuelta. Pero si esto ocurriese -aun en contra de la voluntad- no hay nada que temer. Los ríos donde se practica rafting nunca son profundos ni el caudal incontrolable. La orilla está a pocos metros y el casco y el chaleco protegen de las rocas. Y suele haber un kayak de apoyo para rescates.

Rafting por el río Mendoza, pura adrenalina

El rafting se ha convertido en uno de los deportes preferidos de los amantes de la aventura y el aire libre. Cualquiera lo puede practicar, sólo hay que animarse a los rápidos y al agua fresca.

En Mendoza, no solo de vinos vive el hombre. La Vendimia y todo lo que ella implica son parte de los grandes atractivos de esta provincia, a la que en los últimos tiempos se han sumado los deportes de aventura, entre los que se destaca el rafting.
El río Mendoza, que es catalogado como de clase 3 durante todo el año y asciende a clase 4 en los meses de verano, dibuja verdaderos paisajes de película para quienes quieran vivir emociones diferentes.
Los rápidos del río Mendoza son muchos, pero sobresalen algunos a los que se les impuso un nombre para así hablar todos de lo mismo en cuanto se refiere a emociones localizadas: el Laberinto, Piccoli, Concejal, la Piedra Mala, la Muralla China y el 31 son algunos de los más destacados.

También en el sur de la provincia de Mendoza, el Valle Grande por donde corre el río Atuel es famoso por sus rápidos, donde se practica rafting desde hace 20 años. Se llega desde la ciudad de San Rafael y hay varias empresas que organizan descensos por este río catalogado como nivel de dificultad II

Tirolesa en San Rafael
Y ya que hablamos de aventura, de rápidos deslizamientos y de San Rafael, no podemos dejar de mencionar otro atractivo adrenalínico: la aventura en Tirolesa será una experiencia que seguramente nunca olvidarás.
En esta excitante aventura el reto consiste en completar un curso que te lleva de un lado al otro de un embalse o de un cañadón empleando poleas sobre cables guía horizontales, que te permiten «volar» por las alturas mientras admiras el maravilloso paisaje subyacente.
La tirolesa se practica mediante un arnés de cintura que va sujetado a una roldana, la cual se desliza sobre una soga que está suspendida a 50 metros de altura sobre el agua, y con una extensión de 200 metros de largo. Su práctica se realiza con el asesoramiento de instructores autorizados principalmente en el Cañón del Atuel y Valle Grande en San Rafael.

Fuente Página 12, Por Julián Varsavsky y Perspectiva Sur

Conseguílo en:

Sarmiento 129 - Ciudad Mendoza - Tel: +54 261 4610210 / +54 (9) 261 (15) 5862651 Nextel: 561 * 2578

Sarmiento 129 – Ciudad Mendoza – Tel: +54 261 4610210 / +54 (9) 261 (15) 5862651 Nextel: 561 * 2578

Espejo 228 - Ciudad - Mendoza  Tel-Fax: + 54 (0261) 429 1911 - 429 6911

Espejo 228 – Ciudad – Mendoza Tel-Fax: + 54 (0261) 429 1911 – 429 6911