Es el mejor inicio de temporada desde 2007. Desde el Gobierno dicen que no incidió que se les cobre el polémico seguro de rescate a los andinistas. La mayor parte de los visitantes son los que van a pasear y no a escalar.

Aunque la previa del inicio fue complicada, por varios motivos, la temporada 2016-17 en el Parque Provincial Aconcagua está siendo un éxito, al menos respecto de la cantidad de visitantes.

Recordemos que el Aconcagua empezó a recibir turistas el 15 de noviembre en medio de conflictos del gobierno con los prestadores de servicios, sin helicóptero para las evacuaciones y rescates, y con los servicios médicos menguados porque la licitación quedó desierta hasta un nuevo llamado realizado este mes.

Sin embargo, nada de esto pareció afectar la convocatoria de mendocinos, turistas nacionales y extranjeros. Según datos aportados por la Secretaría de Ambiente, en casi un mes unas 4 mil personas pisaron la reserva natural y eso que todavía se trata de temporadas baja y media.

Humberto Mingorance, titular de esa repartición del gobierno provincial, aseguró que desde 2007-2008 no se producía un fenómeno así.

“Son 3.200 los visitantes que entraron a hacer alguno de los circuítos chicos. De los que ascendieron para intentar hacer cumbre son 874”, detalló el funcionario.

Por otra parte, Mingorance añadió que el diferencial de visitantes respecto de otras temporadas está dado por los visitantes que han elegido el circuito que pasa por la Laguna de Horcones hasta el puente colgante, quienes van hasta Confluencia o hasta Plaza de Mulas.

Los demás, en tanto, son los que buscan llegar a coronar el Aconcagua, pero los números se mantienen similares.

Según estimó Mingorance, los anuncios que se realizaron previo al inicio de temporada respecto del cobro para solventar un eventual rescate o una evacuación no hicieron mella en la cantidad de andinistas que eligieron la provincia. “No influyó para nada. De hecho, algunas empresas han destacado la buena receptividad”, dijo.

Vale decir que el gobierno había indicado que cobraría un seguro previo de 2 mil dólares por si se tenía que realizar un rescate al montañista que lo necesitase. Esta información fue tomada por algunos portales especializados de Europa, quienes divulgaron la información y se temió que desalentara la afluencia de escaladores. Sin embargo, no ocurrió.

Respecto de la aflucia récord, Mingorance explicó que puede deberse a que en años anteriores se había dado una notable baja en todos los destinos turísticos del país y que este año se incrementó considerablemente el turismo en Horcones, lo que inclinó la balanza respecto de otras temporadas.

Vale aclarar que el número no refleja la cantidad de días que las personas permanecieron adentro del Parque y sólo considera el ingreso de cada visitante. Esto porque si algun andinista hizo tres días de travesía corta, solo se considera un sólo ingreso aunque en el Parque haya permanecido más tiempo.

Por qué hay más gente

Según explicaron desde el Ente de Turismo Provincial, los motivos para el incremento de visitantes se deben principalmente a tres razones. La primera es que se modificó la tendencia de arribos internacionales, que estaban estacionados. En la actualidad, esto ha comenzado a repuntar levemente, pero se espera que se mantenga en el tiempo.

“En segundo lugar la provincia ha participado en tres ferias europeas y en seis latinoamericanas donde se ha enfatizado al Aconcagua como ícono y como posibilidad de desarrollo. Veníamos de temporadas a la baja, con 7 mil personas en 2007-08 y menos de 5 mil desde esa fecha”, explicó Marcelo Reynoso, director de calidad y servicios turísticos del Ente.

En tercer lugar, el funcionario habló de una tendencia a nivel mundial. “Sucede que las personas buscan un contacto con la naturaleza y el ecoturismo desconectándose de lo urbano y la tecnología. En esta línea aparece el Parque Aconcagua. La gente busca tener la posibilidad de vacacionar al aire libre y en íconos mundiales. Esa demanda es creciente. Es un proceso que se va a mantener por lo menos diez años más”, agregó el funcionario provincial.

Once evacuados

Según detallaron desde la secretaría de Ambiente, ya se han realizado 11 evacuaciones en lo que va de este primer mes de temporada en el Aconcagua y un solo rescate. A pocos días de iniciada, se registró el primer caso de edema pulmonar en el campamento de Plaza de Mulas. El evacuado fue un hombre de origen colombiano, de 44 años.

En la mayoría de los casos, los evacuados tuvieron principios de edema pulmonar, aunque se registró el caso de una persona que tuvo que ser rescatada por hemorroides y que no tenía posibilidades de continuar con el ascenso.

Para finalizar, Mingorance agregó que el helicóptero ya se encuentra funcionando a pleno y que mañana comienza a funcionar con todas sus posibilidades el servicio de médicos, que hasta el momento trabajaba con guardias y paramédicos.

“Hoy (por ayer) le notificamos al doctor Ignacio Rogé que ya está adjudicada la licitación y a partir de mañana (por hoy) comienzan a trabajar con normalidad”, recordó el secretario de Ambiente.

El japonés rescatado deberá pagar $18 mil

El jueves 8 un andinista japonés se desvió en su ruta de regreso desde la cumbre del Aconcagua y tuvo que ser rescatado el día siguiente con un helicóptero. Así, se convirtió en la primera persona que deberá pagar por el servicio de rescate ($ 18 mil), modalidad implementada como novedad este verano.

Recordemos que según los rescatistas Ramón Yago Olivera y Alejandro Zalazar Correa, Kawada Minoru se perdió mientras regresaba a Plaza Francia en medio de un temporal de viento y nieve. El viernes se inició el operativo con el helicóptero y finalmente encontraron a Minoru en el glaciar Horcones Inferior (muy lejos del sendero de Plaza Francia).

“El rescate fue muy difícil porque el hombre estaba al borde de una laguna donde el terreno es extremadamente irregular”, explicaron los rescatistas: “Fue un trabajo arduo y dificultoso, se pudo sacarlo sano y salvo”.

Vale decir que en la temporada pasada falleció otro andinista japonés, de 76 años, al intentar llegar a la cumbre. Mikihito Fushimori, tal el nombre del deportista, estaba a 200 metros de la cima pero cayó y quedó inconsciente.

Según fuentes consultadas por Los Andes, en general los turistas orientales que hacen montañismo son muy difíciles de aclimatar por su genética, que no los favorece, y por esta razón ingieren mucha medicación para lograr estar a punto.

También son muy irrespetuosos de la montaña y toman riesgos innecesarios, según las fuentes. Y tampoco son de aceptar muchos consejos. Por esta razón, no es raro que nuevamente se haya registrado un caso donde la vida de un japonés corre peligro.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.