Los precios en Reñaca no distan mucho de lo que lo que se paga en Mendoza. Ha crecido la oferta de locales gastronómicos. Los platos típicos del Pacífico se pueden encontrar tanto en sofisticados restoranes como en carritos.

Salir a comer después de un día de playa o de una mañana de compras es una de la decisiones que a diario evalúan los veraneantes. Apetito y bolsillo, la cuestión a la hora de decidir, y, sobre todo, de vacaciones. Por eso es que en Reñaca existe una gran variedad gastronómica en la que se pueden encontrar restoranes para cada tipo de turista.

Si la idea es dirigirse a un lugar refinado donde la atención, la vajilla y la decoración estén al nivel de la comida, debe calcularse, en promedio, entre $200 y $300 por persona. Por ejemplo, Delirio, que queda a 2 cuadras del mar, ofrece por $420 una entrada de cuatro croquetas de queso cheddar, dos lomos al vino con rúcula asada y dos botellas chicas de cerveza artesanal.

O una marisquería donde para dos personas una cena cuesta $500 e incluye machas a la parmesana, de entrada, un pocillo de pollo con portobellos, crema y queso fundido, y pintas de 500ml de cerveza.

Menú del día

Por un poco menos, inclusive, se puede conseguir en un pintoresco local llamado Ruccula, el menú del día, que consta de empanadas de machas u ostiones con queso, para la entrada; ravioles de salmón con salsa tropical, de plato principal; postre a elección y bebida, todo a $160.

En ese sentido, si se hace una comparación con Mendoza, los precios en Reñaca no distan mucho. Por lo tanto, la relación depende desde el prisma con que se mire. Si uno piensa en una salida aislada, los restoranes de acá no son más caros que los de Reñaca; pero si el cálculo se hace para un grupo de turistas que sale a comer todos los días, por acumulación –si es que va a pasar muchos días en el Pacífico– puede ser significativo para el presupuesto.

Sin embargo, los lugares más paquetes coexisten con muchos carritos y espacios gastronómicos donde muchos jóvenes y familias asisten a almorzar o cenar. En esos casos, por $75 o $100 per cápita se puede acceder a un buen menú. Por ejemplo, en Camarón Grill, donde una chorrillana grande y cuatro cervezas chicas están a $300; o Telepizza, que por $250 ofrece una pizza familiar, diez nuggets , diez empanadas y una bebida de litro y medio.

Alternativas

Otra alternativa infaltable son las famosas empanadas fritas de Chile. Sentarse a una cuadra del mar a comer una de machas o camarones y queso cuesta $25. Del mismo modo, que en el conspicuo local de al lado, Obelisco, un pancho italiano grande (palta y tomate) está a $50.

Frente al mar también, un salmón con agregado o un ceviche clásico se pueden conseguir por $100 y una ensalada de la casa a $80. Y a unos 200 metros de allí, dos holandesas abrieron un puesto de comidas de primer nivel, donde cada sánguche vale $90, pero sirven de almuerzo, tranquilamente.

Atención

Todos los precios mencionados anteriormente no incluyen propina, la cual se agrega de modo obligatorio y es el 10% de la consumición. Reñaca en esto se diferencia de Mendoza, donde es el mismo porcentaje, pero no está incluida en la factura final.

Además, en la mayor parte de los casos no se presentan reclamos porque el servicio es bueno y, sobre todo, porque las demoras son ínfimas y el pan siempre llega caliente a la mesa del comensal.

Fuente: Diario Uno
12/01/2015

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.