Debido a la afluencia masiva de visitantes al Cerro Tunduqueral durante la última temporada alta, se restringirá el acceso para preservarlo del deterioro que ha sufrido. Las rocas tienen grabados de unos mil años de antigüedad.

Entre las mejoras se destaca la modificación del trazado del sendero y la forestación, para que vuelvan a la zona los tunduques (pequeños roedores).

Durante la temporada alta de turismo, entre 300 y 350 personas llegaban por día al Cerro Tunduqueral, en Uspallata, para apreciar las pinturas rupestres. Los dos guías municipales que se encuentran en el sitio no resultaron suficientes para evitar que los visitantes se acercaran a las piedras donde están los petroglifos.

Como consecuencia de ello, el suelo en torno a los bloques se erosionó y hay riesgo de que se desmoronen. Por eso, la comuna de Las Heras y especialistas de la UNCuyo decidieron restringir el acceso al lugar mientras se estudian medidas de remediación.

Desde hace unos días, quienes desean visitar el Cerro Tunduqueral deben pasar primero por el informador turístico de Uspallata o por la delegación municipal. Allí, se les detallan los motivos de la restricción y se organizan los grupos -de no más de cinco personas- que pueden acceder al parque arqueológico.

Además, se cerró el acceso al sendero de 150 metros que vincula los cuatro bloques de piedra donde están los 18 grabados (una especie de raspado sobre una pátina negra que cubre la roca), con una antigüedad de entre 500 y mil años.

El arqueólogo Víctor Durán comentó que hace unos cinco años trabajan con la comuna en el sitio, pero en el último, han notado un marcado deterioro del suelo. Esto, porque si bien no está permitido, los visitantes se acercaban mucho a las rocas con las pinturas y dejaron huellas alrededor.

De ahí que los especialistas y el municipio decidieran restringir el acceso al parque. El subdirector de Turismo de Las Heras, Celso Boccolino, reconoció que se trata de una medida drástica, que no fue bien recibida por los operadores turísticos, aunque sí por la comunidad, pero que resulta necesaria para la conservación de este patrimonio arqueológico irreemplazable.

 Si bien el funcionario adelantó que es muy probable que ya no se puedan ver los petroglifos desde tan cerca como hasta ahora, indicó que la reducción de alrededor de 80% de la cantidad de visitantes se mantendrá sólo hasta que se terminen los estudios.

Durán agregó que en el mes de octubre pretenden cuantificar el impacto que se ha generado en el Cerro Tunduqueral -los petroglifos en sí no han sido dañados- y en función de eso determinar qué medidas se pueden adoptar con el objetivo de revertir el deterioro.

Además, han proyectado una escuela patrimonialista de alta montaña, en un espacio de la delegación municipal.

Se tratará de un museo, donde se recibirá al visitante para explicarle lo que verá en el Parque Arqueológico Cerro Tunduqueral y se le mostrarán imágenes y fotografías en paneles. También se le brindará información de varios sitios representativos de Uspallata, como el Cerro Siete Colores.

FUENTE: Diario Los Andes
23/09/2014

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.