Desde el miércoles 4 de febrero pasado muchos operadores no pueden realizar transferencias a los prestadores del exterior. Sin embargo, otros lo hicieron con normalidad. Desde la Faevyt apuntaron a la discrecionalidad de los bancos en la interpretación del mandato del Central de no entregar divisas a los importadores. Por ahora, nadie dejó de vender o aceptar pagos, a la espera de en los próximos días se normalice la operatoria.

“Mal, pero acostumbráu” parece ser el espíritu con el que los operadores de turismo asumieron un nuevo “no va más” del Central a los bancos para limpiar desde el miércoles pasado el paño de las transferencias de divisas al exterior.

La ausencia de comunicación oficial, los alarmantes titulares en medios masivos, los lacónicos mensajes de los bancos a sus clientes y los empresarios convertidos en forzados voceros de una medida no escrita marcaron el déjà vu (ver recuadro) de la semana pasada. La confusión obliga a una primera desintoxicación a partir de los hechos.

LOS HECHOS.

Efectivamente y como informaron los medios masivos, el Banco Central dio instrucciones a todos los bancos de no realizar operaciones de venta de divisas para cubrir pagos al exterior. “Por ningún concepto, ni por ningún importe” a menos que se tratara de transferencias “calzadas” de compra-venta, como la propia Aviabue informó a sus socios en un primer momento.

Lo cierto es que el parate de 72 horas en las transferencias fue total en el caso de los importadores, pero no en el de las agencias de viajes y operadores. Y no precisamente por realizar transferencias “calzadas”.

En el mercado de viajes el escenario fue el siguiente: muchos operadores no pudieron concretar las transferencias y otros lo hicieron normalmente. El quid de la cuestión estuvo en la interpretación que hicieron los bancos del mandato del Central: ¿incluía o no al turismo?.

Testimonios recogidos en el sector revelan que los bancos oficiales y algunos extranjeros de renombre (como el Citi o el HSBC) no alteraron las transferencias con las empresas de turismo.

El problema es que una de las entidades que se plegó a la mirada más restrictiva es aquella con la que operan las agencias BSP (el Santander Río). Y por eso se sintió tanto el cierre del grifo en el sector.

“Si bien se han recibido los comunicados de los bancos, hay empresas que han podido transferir normalmente con algunas entidades. Por eso nos inclinamos más por el lado de que algunos bancos incurrieron en una mala interpretación de las directrices del Central, que iban dirigidas para las importaciones en general”, explicó el titular de la Faevyt, Fabricio Di Giambattista, quien consideró que la situación se debería ir clarificando en las próximas horas.

POSTURA ZEN.

Para la normalidad de un mercado de cambios atípico como el argentino, tres días sin transferencias es inquietante, pero ya no genera tanta zozobra como antes. En parte porque tiene la piel curtida de anteriores parates de los giros (el grifo llegó a estar 10 días cerrado en junio de 2013) y eso ha mecanizado de mejor manera la relación con los proveedores. Las fuentes consultadas reconocieron que hubo muchas llamadas cruzadas entre colegas para ver cómo reaccionaban, pero que esta vez nadie sacó los pies del plato ni ha decidido dejar de vender (hubo algunos tentados de hacerlo) para protegerse frente a una eventual continuidad del cepo o alguna medida sorpresiva en materia cambiara.

Uno de ellos, Guillermo Cedaro, CEO de Ola, explicó: “No habiendo otra información que la que transmiten los medios, en el sentido de que es algo temporal, la posición nuestra fue no tomar decisiones hasta que se aclare el panorama. Seguimos vendiendo y seguimos comprando hasta que haya una postura oficial. No nos vamos a anticipar, hablará el mercado, no vamos a hacer nada distinto”.

Por otra parte, los operadores consultados dijeron no haber recibido aún muestras de impaciencia por parte de los prestadores en el exterior. “Pero afuera leen los diarios como nosotros, se asustan y no pueden creer lo que pasa”, graficó un empresario del mercado, quien dijo que si las transferencias no recobran dinámica rápidamente y se empiezan a acumular grandes cifras, la preocupación seguramente se convertirá en llamados telefónicos.

COMO SIGUE.

Mientras algunos analistas afirman que el cuentagotas para los importadores se mantendrá a lo largo de toda la semana, el titular del Central, Alejandro Vanoli, dijo que se trataba de una decisión circunstancial y que con el correr de las horas se iría ampliando el abastecimiento de divisas en la medida en que se redujeran los factores estacionales que moderan las liquidaciones de los exportadores.

A partir del día lunes 9 se pudieron realizar algunas transacciones, pero las gestiones de las DJAS están demoradas. De momento, la comercialización ha continuado su operatoria habitual.

Fuente: Ladevi
13/02/2015

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.