Por la crisis actual del Rio Atuel, están en riesgo la calidad del agua potable, la producción agrícola, la generación de energía y hasta el turismo en esa zona.

General Alvear. El conflicto con La Pampa no es la única guerra que se libra por el río Atuel. Puertas adentro de Mendoza la crisis hídrica golpea fuerte y pone en riesgo la calidad del agua potable que consumen los habitantes de distintos poblados, la producción agrícola, la normal prestación de los servicios turísticos y hasta la generación de energía eléctrica. Y cuando esto ocurre comienzan los cortocircuitos.

Por sexto año consecutivo, la escasez del recurso vital de esta tierra es preocupante. Los embalses El Nihuil y Valle Grande están al 24% de capacidad y el descenso de cuatro puntos más en el nivel de las reservas acuíferas podría significar un desastre ecológico: el agua se degradaría por el aumento de la temperatura, y además de perder las propiedades y no ser apta para el consumo se produciría la mortandad de peces, entre otros aspectos. Además, las centrales hidroeléctricas tampoco podrían operar porque no habría caudal con la fuerza suficiente para mover las turbinas.

En medio de ese panorama, vuelve a reditarse una disputa que se está haciendo habitual cada año, agricultores versus prestadores turísticos.

El detonante fue el plan de erogación diseñado por la asamblea de inspectores de cauce que comenzó esta semana. Contempla una disminución en la erogación de los embalses de 46 a 25 metros cúbicos por segundo y el seccionado del río (los productores pasan a regar cada 16 días). Pero lo que más ruido trajo es el anuncio por parte de Irrigación de la corta anual: será el 21 de febrero.

“Estamos en época de crisis hídrica y golpea a todos por igual por eso es necesario que todos nos apretemos el cinto”, sentenció Fabián Bujaldón, subdelegado de Aguas del río Atuel.

Los productores no están de acuerdo, pero agachan la cabeza y tratan de aprovechar al máximo cada hilo de agua que circula por las acequias. “Nos falta al menos el 60% de agua para cubrir la demanda del agro y ni que hablar del que tiene verduras y hortalizas, si no tiene una bomba se le va a hacer muy complicado, pero nos adaptamos a lo que hay”, dijo Miguel Telles, inspector de cauce de la Rama 3.

Ante esa postura del sector productivo, el mensaje que lanzó el subdelegado, aunque fue para todos igual, tuvo un destinatario en particular, el sector turístico de San Rafael. Los prestadores pusieron el grito en el cielo, especialmente cuando se enteraron de que la última semana de febrero, por el cauce del río, no correrá una sola gota de agua.

“Por ahora se pueden seguir realizando las actividades en el Río Atuel, pero a partir del 20 de febrero estará el problema, no se podrán ofrecer los mismos servicios. No se entiende el criterio de erogación, desde noviembre se largan 46 metros cúbicos y después vienen las decisiones drásticas, por qué no erogar un poco menos y que se extienda en el tiempo”, marcó Cristian Draghi, de la cámara de Turismo de San Rafael.

Ante los cuestionamientos, Bujaldón explicó que “lo que se contempla es el pico de demanda, en noviembre y diciembre es cuando más agua necesitan los cultivos (para darle tamaño a los frutos) a días de la cosecha”.

En tanto, desde el sector productivo replicaron que “todos tenemos que adaptarnos y lo hacemos nosotros, que producimos comida”, dijo Héctor Bordnarsky, de la Asociación de Inspectores de cauce Nuevo Alvear.

Una reunión

Marta Sotomayor, presidenta de la Asociación Turística Cañón del Atuel, aseguró que “somos conscientes de la crisis” y pidió una reunión con Irrigación para analizar la posibilidad de realizar sueltas parciales de agua a partir del 21 de febrero o para Semana Santa.

“Hay gente que viene por 3 días, se podría hacer una erogación en determinados días, un fin de semana, o escalonados entre semana de un par de horas para que las empresas puedan cumplir con lo que tienen contratado”, dijo Sotomayor.

Fabián Bujaldón, subdelegado de Aguas del río Atuel, se mostró permeable al diálogo y dijo que “siempre estamos dispuestos a escuchar a todos los actores de la cuenca”.

Fuente: Diario Uno
19/01/2015

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.