Ofrecemos un amplio abanico de actividades de turismo Aventura para tomar en cuenta, cuando viajemos a la provincia del Sol. En las zonas de Rodeo y Barreal, mientras transitamos por áreas naturales protegidas, podremos realizar travesías de 4×4 en el Parque San Guillermo, carrovelismo en la Pampa del Leoncito, windsurf, kitesurf y rafting en el Dique Cuesta del Viento y río Jachal, Kayak en el Parque Aguas Blancas y escalada en roca en la cordillera de Ansilta. Todo esto y mucho más en increíbles paisajes desérticos. 

 

Parque Nacional San Guillermo

Escondido en lo más austral de la puna, este parque nacional tiene la particularidad de estar aislado. El sólo hecho de intentar llegar, se convierte en una aventura. Sus 160 mil hectáreas protegen a una gran población de vicuñas y guanacos en el norte de San Juan, en una zona de alta actividad minera. La localidad cercana se llama Rodeo, a casi 195 kilómetros de la Ciudad capital. Desde el parque hasta Rodeo son 130 kilómetros.

Este es un territorio de muy difícil acceso, climas extremos y paisajes impactantes que sólo pueden conocerse en una expedición de largo aliento, en 4×4 y junto a un guía baqueano. Esta travesía nos conviene llevarla a cabo en otoño o primavera, cuando se puede acceder al refugio de montaña Agua de Godo, que cuenta con hospedaje y zonas de acampe en sus cercanías. 

Desde Rodeo, llegamos al parque a través de un recorrido de 130 kilómetros de camino de tierra que bordea y cruza el río Blanco y pasa por la quebrada de Alcaparrosa, que contiene la tambería del mismo nombre. Allí podemos acceder a su punto panorámico, a 3.600 metros de altura, y realizar safaris fotográficos que nos permitirán un inolvidable recuerdo de acercamiento a la fauna. Al regresar a Rodeo, la opción es tomar un baño relajante de aguas termales.

 

Dique Cuesta del Viento

Rodeo, un tranquilo y pequeño poblado ubicado al norte de la capital sanjuanina, nos invita a realizar caminatas y pesca deportiva. Su mayor atractivo radica en su cercanía con el imponente dique Cuesta del Viento. 

La obra fue construida para la producción de energía hidroeléctrica. En ella sopla un viento constante cuya velocidad llega a superar los 70 kilómetros por hora. Como si brotara de la montaña, este dique embalsa aguas de deshielo y ofrece condiciones extraordinarias para la práctica de diversos deportes náuticos como el windsurf y kitesurf. Allí, podemos hacer rafting en el río Jáchal y espectaculares trekkings y cabalgatas por áridos y coloridos paisajes.

 

Parque Nacional El Leoncito

Continuamos nuestro recorrido por San Juan, esta vez hacia el suroeste para llegar al Parque Nacional El Leoncito, una interesante opción para realizar turismo de naturaleza en familia. Ubicado en el valle de Calingasta, tiene la particularidad de contribuir a la conservación de su cielo, uno de los más nítidos y limpios del mundo. 

Esta región de San Juan cuenta con cerca de 300 noches despejadas por año y dos observatorios astronómicos que permiten disfrutarlas a través de visitas guiadas: El Cesco y El Casleo. Al caminar por el parque, nos acompañan el dulce aroma de la jarilla y algunos huidizos cuises, que se escabullen al pasar.

 

Pampa del Leoncito

Pampa del Leoncito

 

Pampa del Leoncito

Barreal está a 200 kilómetros de la capital provincial. Es el poblado más cercano al Parque Nacional El Leoncito, con calles de tierra y una refrescante acequia con agua de deshielo, al pie del cordón precordillerano de Ansilta. A unos 40 kilómetros, se encuentra una reserva natural y la Pampa del Leoncito, lugar único en el mundo ya que es una extraña planicie de 14 kilómetros de largo por 5 de ancho. Allí, hace millones de años se secó un gran lago. 

Hoy, una superficie de color blanco nos permite imaginarnos en un paisaje lunar. Allí se realiza un deporte singular: el carrovelismo, que nos desafía a “navegar” a toda velocidad en medio del desierto. Este deporte fascinante consiste en un parapente de mano cuya manipulación permite tirar un carro a casi 135 kilómetros por hora. La experiencia es todo un reto, así que nos subimos al carro a vivirla.

 

Escalada en roca y montañismo

Para los amantes del montañismo, es imperdible la expedición a la cordillera de Ansilta, en el extremo occidental del valle de Calingasta, a pocos kilómetros de la localidad de Barreal. El desafío es transitar por siete picos de más de cinco mil metros de altura sobre el nivel del mar, internarnos en grandes valles y acampar en altura.

 

Kayak

A 10 kilómetros de la ciudad de San Juan, se encuentra el Parque Aguas Blancas, lugar elegido para la práctica de kayak. A menudo, es escenario de grandes competencias nacionales e internacionales. Allí, podemos alquilar el equipo y realizar este deporte tanto en la modalidad slalom como freestyle.

 

Naturaleza viva

Recorrer distintas áreas protegidas nos permite conocer la función que cumplen y la importancia de conservar estos ambientes tanto para las especies que allí habitan como para el disfrute de sus visitantes.

En San Juan se ofrecen distintos circuitos turísticos programados que podemos disfrutar según los intereses del grupo con el cual viajamos: Circuito del Valle Lunar, Ruta del Vino, Circuito Verde y Circuito del Sol. 

En cuanto a gastronomía en Rodeo, recomendamos probar las especialidades lugareñas: la trucha y el cordero al horno de barro.

Si ya te sentís invadido por la adrenalina consultanos, te organizamos un viajecito con este recorrido y te llevamos a San Juan, para vivir tu dosis de Aventura!

Fuente: La Voz del Interior, por Mariana Minervini 

Artículos Relacionados