Ruta en bicicleta por los Caminos del Vino

Ruta en bicicleta por los Caminos del Vino

Recorrer los viñedos mendocinos con el telón de fondo de los Andes.

Las salidas en bicicleta por los «Caminos del Vino» son salidas normalmente cortas y de baja dificultad, como para que las pueda hacer cualquier persona. Los caminos son siempre distintos pero coinciden en que se visitan siempre bodegas que tienen para aportar la calidad y la calidez de atender a los viajeros.

En ellas reciben a los ciclistas-turistas, brindan explicaciones de las características de producción y sus mejores vinos para el deleite de los visitantes. Tienen espacios especialmente preparados para recibir y hacer degustaciones. Muchas veces esas degustaciones se hacen al pie de las mejores barricas de roble o, según la época, de los tanques de fermentación para ver y saborear los vinos en las distintas etapas del proceso de elaboración.

Al pie de los Andes  te encuentras con cielos despejados y una excepcional temperatura media. Un marco genial para disfrutar de una ruta enociclista junto a la Cordillera de los Andes, esa cordillera infinita que abraza los viñedos más hermosos del mundo.

Los viñedos de Mendoza se dividen en diferentes zonas siendo las principales el Valle de Uco, Maipú y Luján de Cuyo. Este relato va sobre esta última zona, más específicamente sobre Chacras del Coria.

Esta región se encuentra a 40 minutos en bus urbano desde la ciudad de Mendoza. Una vez llegas al pequeño pueblo de Chacras sólo tienes que alquilar una bicicleta y perderte por sus bodegas; hay tantas y tan diversas que cada uno sabrá encontrar aquella que más le defina.

Ir en bici por esta región te permite poder ir a tu ritmo, detenerte donde más te guste y, sobre todo, poder probar todos esos deliciosos caldos argentinos sin tener que preocuparte de conducir un coche.

Malbec, Torrontés, Bonarda… todas sus variedades dan para un análisis y, sobre todo, para un viaje y es que algo de la personalidad de Argentina se encuentra en cada una de estas variedades, en cada copa.

Recorrer los viñedos mendocinos con el telón de fondo de los Andes es una experiencia muy hermosa, recorrer sus bodegas te contagian su amor por estas tierras y sus vinos.

La mayoría de las bodegas son visitables únicamente en los horarios marcados por lo que se necesita tener un itinerario más o menos claro para aprovechar al máximo ese día.

Aquí 4 de ellas altamente recomendables de visitar:

La bodega Kaiken, de origen chileno, es una bodega singular con una mezcla de tradición y modernidad, en la que se está innovando con la técnica del feng-shui para favorecer la producción de vino. Sus vistas a los Andes y su agradable sala de cata hace que sea una bodega muy recomendable de visitar a pesar de encontrarse un poco más alejada.

Los vinos de Nieto Senetiner gozan de fama en toda Argentina, La ubicación de esta bodega es una de las más espectaculares de la región: un largo camino arbolado da paso a una sencilla construcción. Tras ella, una explanada de viñedos que parecen extenderse hasta la falda de los Andes.

Otra bodega que merece visitar es Alta Vista. Cuenta con alguno de los vinos argentinos mejor valorados por Parker y ha acondicionado una zona para realizar picnics junto a los viñedos. Disfrutar allí de una copa de vino mientras ves atardecer debería concederles aún más puntos a cualquiera de sus creaciones.

Y en el propio pueblo de Chacras del Coira está la Bodega Pulmary, un proyecto familiar que se dedica al desarrollo del primer vino premium orgánico de la región, una bodega innovadora cuyos creadores te cuentan con verdadera pasión cómo han evolucionado y crecido.

Estas son sólo cuatro recomendaciones pero te aseguro que no son las únicas bodegas interesantes de ese paraíso enoturístico que es Mendoza.

 

Fuente: Minube, por Ele Baños y estaciontrip.com.ar, por Eduardo Rallo