San Juan, por ser una provincia dominada netamente por atractivos naturales, es el escenario ideal para la práctica del turismo aventura y los deportes no convencionales.

En los departamentos cordilleranos de Calingasta e Iglesia, las excursiones se realizan en 4×4 o a caballo, según la accesibilidad de las áreas, y la duración varía entre dos y diez días, dependiendo de la propuesta elegida.

La oferta de destinos y de actividades es variada y abarca desde pesca en el paraje histórico de Las Hornillas, rafting en los ríos Los Patos, San Juan y Jáchal, carrovelismo en la Pampa del Leoncito, avistaje de fauna (suris, cóndores, vicuñas, guanacos) en toda la zona cordillerana, transitar la senda utilizada por el glorioso Ejército de los Andes al mando del Libertador General San Martín, áreas arqueológicas en alta cordillera, etcétera. Sin duda, sitios que confirman la acreditada fama de la que se han hecho acreedores estos parajes por su belleza, imponencia y magnitud.

Valle Fértil. Hacia el este, en el departamento de Valle Fértil, las actividades se desarrollan en el encantador paisaje serrano. También se organizan salidas al sistema de las Sierras de Valle Fértil y La Huerta, a lomo de mula en paseos de dos o tres días de duración; allí se convive con pequeñas poblaciones dedicadas a la cría de caprinos y a la confección de bellas artesanías en cuero y madera.

En todos los casos, los prestadores de estos servicios son los encargados de fijar fechas e indicar los equipos personales necesarios para expediciones de alta montaña, proveyendo ellos los vehículos, animales, monturas, aperos, carpas, alimentación y traslados, y, por sobre todo, la esmerada atención para que su aventura sea de aquellas que uno guarda para siempre en la memoria como únicas e inolvidables.

Trekking. Para los amantes del trekking, hay algunos circuitos que valen la pena tener en cuenta. El cerro Tres Marías es uno de ellos. Este trekking se caracteriza por ser un mirador natural del valle Zonda-Ullum y muestra el embalse en toda su magnificencia. Es un recorrido para iniciarse en la práctica del montañismo y un lugar de entrenamiento para deportistas de alto rendimiento. Distancia: 3,5 km; desnivel: 300 m; duración: dos horas; dificultad: media-baja; recomendaciones: volver por la misma senda.

Otro circuito interesante es el de la quebrada de Zonda, caracterizado por ser un sendero que lleva por la quebrada y en el que pueden observarse, desde lo alto, el autódromo, el Jardín de los Poetas, los caminos tallados en la montaña, la ciudad y el gran San Juan. Distancia: 6,5 km; desnivel: 300 m; duración: tres horas; dificultad: baja; recomendaciones: es un circuito transitado tanto por bicicletas de montaña como por motos de enduro, por lo que hay que prestar atención y ceder el paso, en lo posible.

La tercera opción es la quebrada de Juan Pobre, un trekking que se caracteriza por ser un sendero que transcurre por una quebrada angosta y que muestra de cerca las formas caprichosas que talló la erosión a lo largo del tiempo en las laderas del cerro. Distancia: 4,5 km; desnivel: 250 m; duración: 2,5 horas; dificultad: baja; recomendaciones: volver por la misma senda. El recorrido finaliza en unos paredones de roca evidentes; no intentar escalarlos.

Por último, se encuentra el Circuito 4. Se trata de Cabeza del Indio, un trekking que se caracteriza por ser un sendero que transcurre por el nivel superior de un antiguo camino tallado en la montaña. Excelente mirador del valle de Zonda, los esteros del mismo nombre y el autódromo. Distancia: 2,5 km; desnivel: 250 m; duración: 2,5 horas; dificultad: baja; recomendaciones: volver por la misma senda.

Por otra parte, el territorio sanjuanino es uno de los mejores del mundo para la práctica de carrovelismo, en El Barreal Blanco, y el espacio más propicio para la demostración de destreza en windsurf, en el dique Cuesta del Viento, así como otros tantos sitios en los que el desarrollo del turismo aventura despierta la adrenalina.

Parque Nacionales. Lindante al Parque Nacional Talampaya se vislumbra el magnífico Valle de la Luna, sorprendente paisaje desértico plagado de formaciones arcillosas, historia y geología, que se extiende a lo largo de más de 60 mil hectáreas en la provincia de San Juan. Se constituye como el único espacio del planeta en reunir la secuencia completa de sedimentos continentales del período Triásico de la era mesozoica.

Denominado oficialmente Parque Provincial Ischigualasto, exhibe en su territorio deslumbrantes geoformas entre las que resulta ineludible mencionar El Gusano, La Esfinge, El Submarino, El Hongo y Cancha de Bochas. El Valle Pintado, un entorno de suaves lomadas con capas de colores ocres, violáceos y gris ceniciento, donde se han hallado los restos fósiles más importantes, y el Paisaje Lunar, que encanta la mirada de todo aquel que se acerca a este sitio casi mítico, son otros de los sitios que hacen ineludible la visita a Ischigualasto, declarado por la Unesco Patrimonio Natural de la Humanidad.

Otros dos parques nacionales para visitar en San Juan son: El Leoncito, una extensa y reseca planicie que ocupa el espacio que hace millones de años perteneció a un deslumbrante lago, situado al sudoeste de la provincia de San Juan, en el departamento Calingasta; y San Guillermo, de invalorable importancia ecológica, que extiende su superficie de 150 mil hectáreas en el extremo norte de la provincia y alberga la mayor tropilla de vicuñas y guanacos de la Argentina.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.