Viaje de turismo aventura entre diques y majestuosos paisajes naturales cuyanos!

Desde terrenos secos y áridos a embalses y diques llenos de verde, de alta montaña a cañones y cuevas, San Rafael y sus circuitos turísticos son ideales para quienes quieran disfrutar de las inmensidades de los paisajes y refrescarse en las termas o lagos. No sólo eso, sino practicar todo tipo de deportes náuticos y de aventura como rappel, tirolesa, rafting, trekking, etc. Pero también se pueden degustar vinos y olivas en las bodegas tradicionales de la ciudad. 

​Al haber amplitud térmica por ser clima de montaña, por la mañana y a la noche baja la temperatura, pero durante el día hacía calor tanto como para meterse en los embalses y diques para refrescasrse.

​No es necesario ninguna vacuna ni nada, sólo llevar protector para el sol porque pega fuerte. Recomendación: tomar agua constantemente para no deshidratarse en el clima seco de altura.

Es recomendable alquilar un auto con kilometraje libre ya que siempre hay algo más por recorrer y no dependes de nadie ni de horarios.

Salí a la noche de la terminal de ómnibus de Retiro a la noche y llegué a las 9 am después de un trayecto de 12:40 hs y 983 km por la Ruta 188 hasta San Rafael en la provincia de Mendoza (en auto son 2 hs menos aproximadamente).

La ciudad está situada entre los ríos Atuel y Diamante a 232 km al sur de la capital mendocina, entre valles, montañas y embalses ideales para hacer turismo aventura y actividades de todo tipo. Por eso este punto neurálgico es perfecto para hacer base y moverse durante la estadía por los alrededores en busca de experiencias en contacto con la naturaleza ya sea deportiva o gastronómica.

 

Día 1: San Rafael y Reyunos

Ya habiendo heho el checkin en el hostel, empecé a caminar la ciudad como para conocer un poco, más allá de que San Rafael no es el atractivo, sino las maravillas naturales de sus alrededores.

Recorrí Plaza Francia y el Parque Sn Martín, sumado al museo ferroviario. También está la opción de ir a la Bodega Suter o a la Bianchi, pero no era de mi interés hacer un tour vitivinícola. Eso fue durante la mañana ya que a la tarde había planeado ir al dique de los Reyunos.

Después de almorzar, puse rumbo a pie hacia el embalse los Reyunos a 9 km de San Rafael. Había empezado a caminar hasta que una camioneta de una familia me levantó y me llevó hasta el dique El Tigre que genera el embalse de mismo nombre donde se pueden hacer actividades náuticas y también, que fue lo que hicimos, cruzar por un cable de acero de punta a punta en tiro bungee.

A la salida de El Tigre nos fuimos al embalse los Reyunos, por camino de ripio entre las montaños, al Club de Pesca y pasamos toda la tarde en el sector del camping que tiene piletas, parrillas, actividades y practicamos kayak por todo el espejo de agua.

Ya al atardecer volvimos a San Rafael por la ruta 150.

 

Día 2: Malargue

La noche anterior había coordinado en el hostel la excursión de este día que sería por la zona de Malargue durante toda la jornada. Esta ciudad está a 1400 metros sobre el nivel del mar y a 188 km al suroeste de San Rafael por la ruta 144 para después empalmar con la famosa Ruta Nacional 40.

Malargue es un punto clave para poder recorrer varias formaciones naturales como la Caverna de las Brujas, la Cascada Manqui Malal y su paseo paleontológico, la Laguna Llancanelo, el Castillo de los Pincheiras, la Payunia y además ser tener el centro de esquí de las Leñas. 

Nuestra primera parada fue en Malargue donde recorrimos la ciudad pasando por el Centro de Convenciones, Museo Regional, la Plaza San Martín y el reloj del Cincuentenario (no hay mucho por visitar), pero previamente habíamos atravesado la Cuesta de los Terneros en el camino de la ruta 144.

Después nos dirigimos a la Cascada Manqui Malal que se encuentra en las Bardas del Condor a 30km de Malargue, donde hay un paseo paleontológico para caminar entre restos fósiles del período Jurásico como amonites, ostras, caracoles y otros restos de otras criaturas del mar, ya que esa zona estaba bajo agua en aquella época. Al finalizar el trekking aparece la cascada de 30 metros donde también se pueden practicar actividades como escalada y rapel.

A la salida fuimos 15 km más al sur a la Caverna de las Brujas por la misma ruta y nos adentramos en las oscuridades de la montaña, siendo una de las cuevas más grandes de Argentina con cientos de formaciones geológicas y  5.000 metros de galerías, todavía hoy con muchos sin explorar.

Esta cueva era usada por los nativos para realizar sus rituales y cuenta la leyenda que dos mujeres se refugiaron de sus captores y debido a las lastimaduras que tenían al lamentarse resonaba el eco en la caverna, llamando la atención de quienes estuviesen cerca, por eso el nombre de las Brujas.

Por último al emprender el regreso a San Rafael pasamos por el Castillo de los Pincheiras que son formaciones de rocas erosionadas por la glaciación y los vientos, que asemejan la forma de castillos. Estos monumentos sirvieron entre 1811 y 1833 de refugio para los forajidos hermanos Pincheira y sus huestes.

 

Día 3: El Sosneado

Nuevamente excursión de día completo hacia el Sosneado «donde primero se ve el sol», que es la zona cuyo nombre proviene del cerro o Volcán Overo, ya extinto, con 5160 metros de altura, siendo el punto de entrada a la cordillera de los Andes por donde fluye el Río Atuel.

A 42 km del pueblo El Sosneado, adentrándonos en el camino de ripio que bordeo el Río, encontramos la Laguna El Sosneado a 2100 metros sobre el nivel del mar, llena de pastizales, lugares de descanso e ideal para la pesca e truchas.

Ya en el kilómetro 62 se estableció un hotel termal construido en 1930 en el medio de los andes que aprovechó las aguas termales que hoy siguen fluyendo del volcán.

Actualmente está abandonado y sólo quedan las estructuras de piedra después del alud de 1963.

Paseo para descansar, disfrutar del silencio y las bellezas naturales que enmarcan todo el recorrido.

En el verano, desde el Punto Arraya (km 21) parten expediciones a caballo, para rendir homenaje a los jugadores de rugby uruguayos de 1972 ya que el avión se estrelló en ese punto y es más accesible para dicha travesía. Hoy sigue estando el fuselaje del avión en la montaña.

 

Día 4: El Nihuil y Cañón del Atuel

Último día antes de regresar a la noche a Buenos Aires, lo usé para conocer el Dique el Nihuil y después descender por el Cañón del Atuel hasta volver a San Rafael.

El Nihuil es una villa urbana a 73 km al sur de San Rafael por la ruta 144 y después 180, que bordea el lago generado por el dique y la central hidroeléctrica aprovechando el Río Atuél. Ideal para hacer windsurf o kitesurf con un espejo de agua interminable y rodeada de montañas de múltiples tonalidades.

Desde allí empezamos a bajar por las paredes del Cañón formado por la erosión del río homónimo, hace 500 millones de años y cada vez se iban haciendo más grandes hasta llegar al lecho del curso de agua. Entre caminos serpenteantes, íbamos transitantdo por todo tipo de formaciones rocosas desde formas y colores debido a los distintos minerales de la zona como azufre/naranja, negro/carbón y rojo/hierro.

Al terminar el recorrido del Cañón desembocamos en el Valle Grande con otro espejo de agua imponente donde se puede apreciar la formación rocosa del Submarino y practicar actividades deportivas náuticas como jetski y rafting entre otras.

 

Fuente: Out of office

Artículos Relacionados