Con escenarios ideales para la práctica de turismo de aventura, el departamento ubicado al sur de la capital de Mendoza se convierte en un punto atractivo para las vacaciones.

Sabemos que San Rafael es tierra de riquezas turísticas, la naturaleza hace del lugar un paisaje en sí mismo.

 

Espejos de agua, hermosas arboledas, una ciudad con movimiento. Pero también sabemos que es tierra de deportes de aventura. Y sus escenarios naturales son ideales para para experimentar la velocidad, desafiar las alturas o recorrer zonas casi inexploradas todo el año. 

 

El turismo aventura permite disfrutar a pleno en lagos, montañas, dunas, ríos, cerros y valles, actidades que se pueden disfrutar sin ser deportistas expertos, con opciones para adultos y niños, por lo que también es una buena plaza para aprovechar en familia.

 

Las opciones más buscadas y más atractivas son:

Rafting: Es una de las actividades más características de San Rafael. Se practica en el río y en equipo. Todos los tripulantes de una balsa reman y orientan su peso de manera coordinada para recorrer los rápidos y mantenerse a flote. El guía, que debe conocer al detalle cada parte del río, es quien dirige los movimientos de la embarcación. Las empresas prestadoras brindan a cada tripulante los accesorios para disfrutar al máximo de la aventura (remos, casco, chaleco salvavidas, chaqueta seca e incluso traje húmedo de neoprene que aísla del frío).

 

Tanto el Río Atuel como el Río Diamante tienen un recorrido ideal para la práctica del rafting, con diferente grado de dificultad. En Valle Grande, Cañón del  Atuel, se hace rafting para todas las edades, para disfrutar en familia de una experiencia segura, agradable y diferente, con trayectos que oscilan entre los 6, 10 y 16 km de recorrido, con una duración que lleva entre 40 minutos y 2 horas.

 

Los niveles de dificultad son de 2 y 3  (en una escala de 1 a 6) considerándolo un “Río Escuela”. Para aquellos que ya tienen experiencia se ofrece alternativas grado 4 en el Río Atuel superior a la altura de El Sosneado o en el Río Diamante, el grado de dificultad llama a los apasionados de la adrenalina ya que es entre grado 5 y 6.

 

Catamarán: Tanto en el lago del Valle Grande como en Los Reyunos se realizan paseos en catamarán durante todo el año. Es una forma de disfrutar de las tranquilas aguas de los diques tomando fotografías desde perspectivas poco conocidas. Los catamaranes realizan recorridos de una o dos horas e incluso salidas por medio día con posibilidades de pesca. En el lago Valle Grande, durante la época estival, estas embarcaciones se utilizan para cruzar a quienes quieren disfrutar de la playa de arena en la margen opuesta al paredón del dique que contiene al lago y que no posee otra forma de acceso.

 

Kayak: Los kayak pueden tener uno o dos puestos. Ideal para los adptos a deportes extremos, consiste en mantener el punto de equilibrio de la embarcación en ríos y la agresividad de la implacable masa de agua en los rápidos, que pone a prueba el temple de estos intrépidos navegantes. La habilidad de maniobrar se alterna con algunas piruetas, a veces jugando en los huecos o hidráulicos que el río forma detrás de las piedras existentes en su cauce. En los ríos sanrafaelinos se puede practicar esta actividad la mayor parte del año.

 

Doki: Consiste en un balsa neumática doble e inflable, en cuya parte posterior va un guía experimentado encargado de mantener equilibrada la balsa y de hacer disfrutar al pasajero la salida. Esta actividad es lo más parecido a descender un río en una embarcación por sí mismo. El hecho de ir sentado en la proa, frente a frente con el río, da la sensación de tener el control de la embarcación mientras se percibe en el rostro toda la energía del río.

 

Parapente: Es uno de los deportes que combinan el placer de su práctica con la posibilidad de disfrutar un lugar desde una perspectiva distinta. El nombre de “parapente” proviene de las palabras “paracaidismo”  y de “pendiente”. El parapente se considera como vuelo libre. Se trata de conseguir despegar, volar y aterrizar con un ala flexible por los propios medios. El despegue se realiza a pie, normalmente desde el borde de una ladera encarada al viento. El piloto se sienta en un arnés, unido a la vela mediante dos mosquetones. San Rafael con sus singulares características invita a realizar esta actividad al ingreso del Valle Grande en el Cerro Victoria.

 

Escalada: La escalada consiste en ascender una pared de roca valiéndose de un equipo especial y de guías entrenados. Sogas, arneses, nudos de seguridad, todo está preparado para asegurar una experiencia única. Un deporte que requiere, además de fuerza, un gran instinto y sagacidad para encontrar el punto de apoyo correcto.

 

Rappel: Es lo inverso a la escalada, en este deporte por medio de cuerdas y equipo especial, se desciende de cualquier tipo de risco, pared o precipicio, sin importar la inclinación que este tenga. Esta actividad posee un alto grado de adrenalina, debido a que se realiza a alturas comparadas con edificios de varios pisos, es totalmente seguro si se utiliza el equipo necesario. En algunos casos se combina con la escalada, ya que existen lugares de difícil acceso a los cuales solo es posible llegar escalando, para posteriormente practicar el Rappel. Si se busca un deporte extremo con un alto grado de adrenalina es una buena opción.

 

Tirolesa: Consiste en deslizarse por un cable o cuerda desde un punto a otro por medio de una roldana, mosquetones y arnés de cintura. Puede practicarse a cualquier edad y sin exigencia de conocimientos o estado físico. Combina la sensación de vuelo y la seguridad de llegar a tierra firme.

 

Tirobangi: Es una variante de la tirolesa, consiste en deslizarse por una cuerda por arriba del embalse con un sistema de frenado automático a la llegada. Apto para todo público ya que el recorrido se hace de cara al agua, boca abajo con las manos libres, el arnés les sostiene el cuerpo y suma la posibilidad de sacar fotos y disfrutar más del paisaje de Los Reyunos, cuando llegan al otro lado una lancha los trae de vuelta.

 

Mountain Bike: San Rafael posee una geografía muy rica y variada, que lo convierte en el escenario ideal para la práctica de ciclismo de montaña. Podés llegar en bicicleta a lugares magníficos, realizar ejercicio y hasta desafiar a la montaña en las bajadas veloces.  Como las opciones de itinerarios son muchas, las empresas que ofrecen estos paseos brindan el asesoramiento necesario, con guías especializados para armar un recorrido ideal y acorde a las aspiraciones de cada visitante y equipamientos de seguridad como cascos y rodilleras. Las unidades son ultralivianas, con sistemas de suspensión, con cambios y frenos de precisión preparadas para sortear diferentes obstáculos.

 

Cabalgatas: A caballo se pueden recorrer senderos de montaña, valles, encontrar cascadas naturales, vertientes y disfrutar la naturaleza en su estado más puro. Lo ideal es realizar esta actividad con un guía en caballos acostumbrados a trasportar gente por los distintos circuitos. No presentan considerables grados de dificultad, ni restricciones de edad o condición física. En una cabalgata corta por la zona de Valle Grande no es necesario saber montar, una rápida charla con el guía es suficiente para tomarle la mano a las riendas y a la boca del animal. En Alta Montaña las excursiones guiadas a la Cordillera de Los Andes son de varios días, con campamentos a orillas de lagunas naturales, recorridos por glaciares permanentes y montaña de múltiples colores.

 

4X4: Consiste en recorrer circuitos de aventura con diferentes dificultades de manejo arriba de vehículos de doble tracción, mediante técnicas de manejo especiales a cada terreno. De acuerdo a los grupos puede estar combinada con safaris fotográficos, trekking, etc.

 

Trekking: Es una caminata por senderos de montaña para disfrutar en familia y en contacto con la naturaleza. San Rafael ofrece imponentes paisaje con distintos recorridos que varían la intensidad y duración.

 

Windsurf: Es un deporte náutico que permite desplazarse sobre una tabla provista de una vela, ayudado únicamente por el movimiento de las olas. Es una de las principales actividades del verano en El Nihuil, uno de los lagos más grande de la provincia, donde los amantes de este deporte despliegan sus velas generando un paisaje multicolor inigualable.

 

Pesca: Esta actividad se presenta como un pasatiempo. Dentro de los diferentes tipos de pesca, la deportiva es la que se ha consolidado como fuente de esparcimiento para los amantes de la naturaleza, con variados escenarios durante todo el año. Lo que se pesca se devuelve al agua.

 

Buceo: En San Rafael el bautismo de buceo se desarrolla en Los Reyunos, es una actividad apta para mayores de 10 años sin necesidad de experiencia previa y también para buzos certificados y escuelas de buceo que quieran vivir la experiencia.

 

Fuente: Mendoza Extremo, Turismo de San Rafael.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.