Será entre el 13 y 21 de abril. Y es uno de los eventos más convocantes de la región que destaca bodegas, sitios patrimoniales y espacios naturales de Mendoza.

El ciclo mendocino combina arte, gastronomía y, lógicamente, buen vino. Entre el 13 y 21 de abril, Mendoza celebrará la vigésima edición de “Música Clásica por los Caminos del Vino”.

 

Más de 60 conciertos de proyección internacional se realizarán en distintas bodegas, sitios patrimoniales y espacios naturales de los cinco Distritos Culturales. Más de 1800 kilómetros recorrerán, de norte a sur y de este a oeste, la provincia de Mendoza. 

 

La mezcla entre música clásica, gastronomía y vino, se convirtió en uno de los grandes tesoros de la región de Cuyo. Organizado por el Ministerio de Turismo y Cultura del Gobierno provincial, el ciclo suele recibir a cerca de 20 mil espectadores. Quienes aprovechan la coincidencia del fin de semana largo correspondiente a Semana Santa.

 

Cabe destacar que, además, se realiza una convocatoria anual para las diferentes propuestas que se podrán disfrutar a lo largo del festival. Este año, fueron 37 las elegidas, entre ellas el joven dúo rosarino compuesto por María Luz Poirier y Gabriel Sánchez de la Vega y el pianista santafesino Franco Broggi. Se realizará el concierto homenaje al compositor armenio Komitas, a 150 años de su natalicio. El mismo estará a cargo del Ensamble Komitas; Zeffiro-vientos antiguos, con Una Notte Venexiane.

 

La entrada es libre, y se solicita la donación de un alimento no perecedero a beneficio del Banco de Alimentos.

 

El Festival Internacional Música Clásica por los Caminos del Vino se encuentra incluido dentro del calendario anual de las Actividades Artístico-Culturales de Mendoza, coincidente con los tradicionales festejos de Semana Santa, convirtiéndolo en uno de los mayores atractivos turísticos y artísticos de la provincia que cuenta ya con proyección internacional.

 

La crítica especializada ha destacado del Festival que “no extraña que en la provincia de Mendoza, donde la vista se pierde en un mar infinito de viñedos, la música clásica, por varios años, haya estado presente a través de festivales internacionales de otoño, envueltos por un clima de embriagadora hermosura”. 

 

Próximamente se informarán los distintos lugares que albergarán los diversos espectáculos.

 

 

Fuentes: Perfil y Sin Mordaza

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.