Desde las entidades financieras confirmaron que prevén realizar un ajuste por semestre. Para bonificar el aumento fijan un consumo mínimo anual de entre $ 25 mil y $ 40 mil.

Cuando cada vez más argentinos coinciden en que se necesita reactivar la economía y el consumo, y el Gobierno insiste en una meta inflacionaria no superior al 18% este año, se suman señales en contra.

Al nuevo incremento tarifario de luz, medicina prepaga, telefonía y el transporte, ahora se suma la comisión por mantenimiento de cuentas y de renovación de las tarjetas de crédito con hasta 23%, según la entidad emisora.

El techo en el caso del ítem gastos de mantenimiento, que incluye la emisión de resúmenes, ya perforó los $ 75 mensuales. Para volver a emitir un plástico ya vencido arranca en alrededor de $ 200 y llega a rozar los $ 800 de acuerdo a la entidad emisora, aunque algunos eximen a sus clientes.

Pero no es lo único: como parte de la estrategia para promover el financiamiento con los plásticos, los bancos también elevaron el consumo mínimo anual para conceder una bonificación de hasta el 100%. Así, de acuerdo a la firma, habrá que comprar en cuotas hasta $ 40.000 por año para eludir el nuevo incremento.

Montemar, entre las 10 primeras entidades financieras según el ranking del Banco Central, este mes pasó de $ 49,59 (antes $ 41,32) a $ 59,21 más IVA ($ 72 final), para la Montemar Shopping, 19% de suba. Mastercard, en tanto, que comenzó el año con $ 59,51 por tal concepto, llegó a $ 71,41 (20%), aunque busca contrapesar con costo cero de renovación.

“Se intenta trasladar en lo posible la inflación del año. Compensar los costos estructurales, sobre todo el salarial”, explica Jorge Ledesma, responsable de Marketing de la firma.

Ningún operador se mantiene ajeno. En una proporción casi idéntica, los usuarios de CMR Master Falabella, que sumaban desde el año pasado $ 49,50 (sin impuesto) por ese ítem al final del resumen, de a poco se enteran que con la emisión del resumen de marzo tendrán que sumar $ 72,48 finales.

Pero también la cadena de origen chileno ajusta el costo de obtener una tarjeta nueva o por renovarla a $ 471,90 (IVA incluido), con la posibilidad de poder pagar hasta en 3 cuotas.

Mientras algunas firmas ya empezaron a cambiar los costos en enero y otros anticipan que lo harán a partir de marzo, también están las que notifican a sus clientes que empezará a reflejarse en los resúmenes de febrero.

En el caso de Nevada (Tarjetas Cuyanas S.A.), líder de la plaza mendocina en cantidad de plásticos (800 mil), la comisión mensual por servicio pasa de $ 55,90 a $ 68,76 en marzo, lo que equivale a un ajuste del 23%. Así lo confirmó su gerente general, Pablo Kemec, al mencionar que es una de las dos actualizaciones anuales, la segunda de las cuales suele aplicarse después de junio, “como parte de una decisión que por lo general va de la mano de la suba de costos, y empezamos a notificar con sesenta días de anticipación”.

Compre más, pague menos

Lo dicho: si no querés pagar más por el uso o por recibir el resumen de tu tarjeta cada mes tendrás que usarla más. Es, palabras más, palabras menos, el mensaje de ciertos bancos y financieras que aplican bonificaciones a sus clientes, luego de elevar los topes de consumo mínimo anual a un promedio de $ 25.000 (quienes lo alcancen pagarán la mitad del incremento de la comisión) y $ 40.000 o más (hasta 100%, o sea, cero aumento), en tiempos en que el programa Precios Transparentes genera dudas sobre las ventajas de endeudarse a plazo.

Precios transparentes

Mientras Pymes y comercios se aventuran a un futuro gris con más caída de consumo producto del programa Precios Transparentes, que obliga a bancos y entidades financieras a discriminar el costo de las compras financiadas y de contado, los emisores empiezan a medir paulatinamente los resultados.

¿Ya se percibe una baja del consumo en cuotas? fue la consulta de Los Andes.

Horacio Hernández, supervisor comercial de Montemar, augura una retracción de precios de contado en los próximos 3 meses. “Debería empezar por las grandes cadenas. No es que la gente no compre sino que el comercio no vende financiado hasta que se aclare el panorama”, analiza.

En tanto, observa, las compras en un pago “se resumen a lo necesario. Todo apunta a que el cliente asuma la potestad de elegir la tarjeta que le dé más beneficios”.

Para Kemec “los mendocinos hasta ahora se aferran mucho al financiamiento, pero mientras esperamos qué va a pasar con el Ahora 12 desde marzo, es prematuro saber cómo impactará la nueva medida.

Fuente: Diario Los Andes
18/02/2017

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.