El empresario y ex presidente de la Aaavyt se refiere en esta columna a lo que considera son las causas del fracaso de la temporada estival para el sector y reclama decisiones de fondo por parte de la nueva gestión, que corrijan el rumbo heredado.

En estos días el sector del turismo suele ser nota destacada en los medios. No pocas veces aludiendo al fracaso de la temporada en el país, con fotos de nuestras playas vacías, restaurantes con pocas mesas ocupadas, o estadísticas exhibiendo porcentajes comparativamente menores a otros años.

Todo ello ante el esfuerzo de empresarios reduciendo tarifarios y promoviendo ofertas que permitan rescatar visitantes.

Y también la otra cara de la moneda, comentando el éxito de la plena ocupación y el significativo aumento de los arribos en destinos del extranjero y el aporte de turistas argentinos a países limítrofes como Brasil, Uruguay y Chile. ¿Cuál es la causa de estos extremos?

RAZONES DEL FRACASO DEL SECTOR.

De un rápido análisis surgen las siguientes razones. Que el clima en la Costa no ayudó, que Brasil devaluó, que Uruguay hizo otro tanto con su moneda y que las compras en Chile son realmente atractivas. Pero también hubo medidas inteligentes y oportunas que optimizaron la oferta de estos países hermanos. Por ejemplo, la devolución del IVA a los pagos con tarjeta del exterior. Mientras que los pedidos de adopción de similares condiciones no fueron ni son escuchados en este país y siguen siendo un reclamo de larga data. Mientras que aquí los viajes al exterior se pagaban en 18 cuotas en pesos y a un dólar de $ 9. Y Argentina sigue cara.

Muchas otras serían las razones para explicar el fracaso que señalamos. Pero lo fundamental es que es producto de una política turística nefasta, llevada a cabo por la administración anterior. Especialmente por el Ministerio de Turismo, encabezado por Enrique Meyer y sus acólitos, en cuanto al segmento oficial. Pero más grave aún es que fue avalado por las cámaras y asociaciones empresariales, que lo único que hicieron fue aplaudir su gestión, mientras el empresariado se quejaba de los perjuicios que soportaban.

Hoy ha cambiado el gobierno y el ministro es otro, aunque muchos de los funcionarios siguen en sus cargos. Asimismo, sorprenden las reiteradas declaraciones formuladas por éste expresando su acuerdo con lo realizado y hasta anunciando su continuidad. También él las aprobó durante varios años, como integrante del Consejo Federal de Turismo, al cual asistía como presidente de la Agencia Córdoba Turismo, y no existe constancia alguna de su desacuerdo en la política consumada desde Suipacha 1111. Frente a la requisitoria periodística intentó justificarse afirmando que no disentía por no confrontar.

Pero habría omitido esta mención del pasado, si observara actitudes, resoluciones o declaraciones al menos, que anticiparan algún cambio, que haga honor a la premisa del “Cambiemos” que votó la mayoría. No se han promovido las auditorías correspondientes a la administración de recursos en el ámbito del MinTur, que provocaron severos dictámenes de la Auditoría General de la Nación.

Ha expresado el ministro que manejará “con mano dura” el Instituto Nacional de Promoción Turística. Ente que dispone de un millonario presupuesto del cual no se ha rendido cuenta y es uno de los íconos del fracaso, con dispendiosos viajes a países de los que no ha venido un solo turista, descuidando nuestros tradicionales centros emisivos. Lo prueba el hecho de que el turismo receptivo ha caído más de un 35% en relación a la temporada pasada (la cual ya había sido mala). El funcionario debió haber agregado que también lo manejará con “mano eficiente”, para recuperar la competitividad perdida.

El receptivo es una industria que trae monedas fuertes, en cambio el emisivo se las lleva. Este año más de tres millones de argentinos han cruzado la frontera, aprovechando las ventajas y los errores cometidos. Solo Brasil anunciaba que este año 2,2 millones de argentinos –que ya tocan los tres millones- vacacionarán en sus costas. Con una estadía promedio de 10 días y un gasto diario estimado en US$ 60, arroja -sin contar el traslado- la bonita suma de US$ 1,2 mil millones, sin tomar en cuenta los otros 800 mil viajeros que optaron por otros destinos. Detrás de las frías cifras, veamos efectos sociales: ¿Cuántos puestos de trabajo se perdieron, mientras se calcula que la desocupación llegará a dos dígitos?

PROPUESTAS.

A efectos de comenzar a revertir esta situación sería viable una ley que tome en consideración lo gastado en turismo interno para deducirlo de pagos de Ganancias. Tal medida haría más atractivo quedarse y viajar por el país, aumentaría la recaudación (ya que se necesitaría una factura) y se blanquearían todas las operaciones. Una reglamentación ágil y ejecutiva, moderaría la estacionalidad de los destinos y produciría una reducción en los costos. Es impostergable la ley de eximición del IVA al turismo extranjero. Chile no lo cobra y Uruguay lo devuelve; y han crecido los ingresos a sus países dando más trabajo a sus compatriotas. No es inoportuno recordar cómo se levantó España con el turismo. Solo un ejemplo para los escépticos.

La implementación de una política aerocomercial es otro tema clave. Hoy sale casi tan caro hacer tres destinos en Patagonia como venir de Madrid. Habrá que promoverla con vigor, inspirado en la experiencia comparada. Ya no se puede improvisar con el dinero de la gente.

Me permito recordarle respetuosamente al Sr. Ministro que Argentina se pronunció en las urnas por un cambio radical, dijo basta a la corrupción, al autoritarismo y a la falta de diálogo. Promueva reuniones y contactos directos con quienes están en la actividad, escuche a todos –sin exclusivismos corporativos–, y haga una política de puertas abiertas, aceptando opiniones, sugerencias y hasta críticas, que ayudan más a construir que los aplaudidores crónicos. Todo el sector anhela una bocanada de aire fresco, revirtiendo la situación y que se abra camino a una transformación exitosa, a cuyos efectos descuento contará Ud. con la colaboración de quienes hemos dedicado una vida a esta pasión común que es el

Fuente: Ladevi
05/02/2016

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.