La centenaria y tradicional bodega Trapiche mendocina redobla la apuesta tras conseguir el Oro del “Global Best Of Wine Tourism”.

Bodega Trapiche está decidida a jugar a lo grande. Galardones no le faltan. Tras alzarse en la última edición con un oro como mejor arquitectura en bodega en el “Global Best Of Wine Tourism” de las Grandes Capitales del Vino en 2014, está construyendo un nuevo restaurante en los jardines de su restaurada y multipremiada bodega en Maipú, con lo que se suma un jugador de peso en un corredor turístico en franca expansión como son los caminos del vino en Maipú.

La obra está en marcha y se erige en un sector de los importantes jardines que tiene la bodega ubicada en Nueva Mayorga al 5513 a pasitos del estratégico carril Urquiza en Maipú.

El restorán estará inaugurado en marzo de 2016 y tendrá capacidad para entre 70 y 80 cubiertos, funcionará todos los días en horario de almuerzo con la posibilidad a futuro de abrir también por las noches. La obra proyecta grandes galerías que permitirán, de ser necesario, ampliar el número de cubiertos disponible.

La otra novedad importante es que Trapiche está en conversaciones con el chef Lucas Bustos, también ganador pero en 2013 de un oro en gastronomía en la “Global Best Of Wine Tourism”, para que se haga cargo de administrar el restaurante. Aun no está cerrado el acuerdo pero la idea es que sea él quien maneje el restaurante a partir de la experiencia y reconocimiento ganado en Ruca Malén.

La idea es avanzar con la obra para que esté lista en marzo de 2016. Si se llega, esperan abrir para la Vendimia, admiten desde el área de marketing de Trapiche.

Como punto diferencial, el restaurante tendrá una cava subterránea con techo de vidrio para admirar desde el piso del establecimiento y ofrecerá un recorrido histórico por los vinos de la bodega, con joyas especialmente seleccionadas para que el visitante conozca el patrimonio y la trayectoria de la bodega.

La marca Trapiche data de 1883 y es una de las bodegas más tradicionales de Mendoza y pionera en la conquista de mercados internacionales. Pertenece al Grupo Peñaflor y está ubicada en Maipú, cuna del vino, rodeada de un paisaje natural y con viñedos con prácticas biodinámicas.

El edificio que hoy explota desde lo turístico fue construido en 1912 con un estilo florentino, y luego de un periodo de abandono, fue adquirido y puesto en valor por Trapiche, manteniendo las líneas clásicas arquitectónicas e incorporando la más moderna tecnología para la elaboración de vinos.

Este esfuerzo de restauración y puesta en valor fue coronado en noviembre de 2014 con un oro del “Global Best Of Wine Tourism”, la máxima distinción mundial que las Grandes Capitales del Vino entregan en la categoría “Mejor experiencia en arquitectura y paisaje” en bodega.

La incorporación de un restaurante en una bodega de la talla de Trapiche potenciará claramente la oferta y atractivo de un corredor turístico en auge como es el de Maipú, que se conecta con Luján de Cuyo y tiene la particularidad de estar mucho más cerca que Valle de Uco de la Ciudad y que miles de turistas ya recorren en auto, micros y hasta en bicicleta para conocer los vinos y atractivos de bodegas como La Rural, López, Navarro Correas o Tapiz entre varias más.

Fuente: Sitio Andino

 

 

Artículos Relacionados