Vinculados al mundo del vino, los tres restaurantes que recomienda la famosa guía apuestan a la “cocina del km 0”, utilizando productos locales y de la propia huerta.

Michelin Éditions du Voyage (la guía “verde”) es una guía francesa muy famosa y prestigiosa en todo el mundo, que tiene como objetivo recomendar sitios turísticos en distintos países, incluyendo restaurantes.

 

Recientemente, representantes de esta guía pasaron por Mendoza y recomendaron tres restaurantes de la provincia, dos de ellos ubicados en bodegas.

 

Se trata de Casa Vigil, del enólogo Alejandro Vigil, y los restaurantes de las bodegas Ruca Malen y Trapiche, ambos a cargo del chef Lucas Bustos.

 

Casa Vigil

Es un emprendimiento del enólogo Alejandro Vigil (enólogo jefe de la Bodega Catena Zapata y copropietario de Bodega Aleanna junto a Adrianna Catena), que está ubicado en la zona de Chachingo, en Maipú, a 26 kilómetros de la ciudad de Mendoza.

 

El restó, siguiendo la tendencia de los últimos años, apuesta por la utilización de insumos propios de la huerta y productos locales, además de contar con un centro de arte.

 

El lugar antes se llamaba Casa El Enemigo, en honor al vino que Vigil labora junto a Adrianna Catena.

¿Qué dijo Michelín del lugar? “Otro estilo, otro ambiente (…) El enólogo acoge invitados en su casa de estilo contemporáneo y propone menús que realzan sus néctares, vinos de autor que expresan la quintaesencia de sus terruños. En el plato, las verduras de la horticultura, frutas de huerta y carnes locales, simplemente procesadas pero con exactitud. También un centro de arte que exhibe artistas contemporáneos locales. Un lugar atípico y atractivo”.

 

Ruca Malén

Lucas Bustos también es un defensor de la “cocina del kilómetro 0”, es decir, se centra en la utilización de los numerosos productos que ofrece la provincia cuyana, como carnes, especias y especialmente frutas y verduras, además de, claro sus famosos vinos.

 

En Ruca Malen, el chef de restaurante es Juan Tomás Ventureyra, y ya en 2013 la bodega ubicada en Luján de Cuyo había sido distinguida con el premio “Medalla de Oro” del Global Best Of Wine Tourism, en la categoría “Mejor Experiencia en Restaurante de Bodega del Mundo”.

 

En la Guía Michelin se dijo: “De las bodegas que albergan restaurantes, ésta es de excelente calidad. Ofrece la combinación ideal de productos locales sublimes y los mejores vinos de la región. Se trata de un entorno excelente, en el medio de los viñedos y con los picos nevados de la montaña de fondo”.

 

Espacio Trapiche

Ubicado junto al hermoso edificio de la centenaria bodega, Espacio Trapiche se especializa en combinar a la perfección los vinos de Daniel Pi, elegido “enólogo del año” en el Reino Unido, con los platos de Lucas Bustos, que se distinguen por utilizar productos locales y aplicar el concepto de “KM 0”, minimizando la distancia entre el origen de los ingredientes y la cocina, buscando frescura, calidad y bajo impacto ambiental.

 

La Guía Michelin Éditions du Voyage señaló: “Tiene estilo contemporáneo y elegante, está rodeado por la huerta orgánica y la imponente bodega de estilo florentino construida en 1912”. Y agregó que “su paisaje, la ambientación, sus vinos combinados con los platos autóctonos puestos de manera delicada y elegante, fueron factores que cautivaron a los críticos”.

 

Además, la guía destacó a otras cuatro bodegas como destinos turísticos a visitar en la provincia: CaRo, Finca Decero, Matervini y Zuccardi Valle de Uco.

 

La guía Michelín fue creada en el año 1900 por André Michelin como una guía publicitaria que se regalaba con la compra de neumáticos y contenía información valiosa para los pioneros del automóvil: lista de mecánicos, médicos, planos de algunas ciudades y otras curiosidades. Comenzó a incluir restaurantes entre sus recomendaciones en 1920, el mismo año en que salió a la venta por primera vez.

 

Fuente: Clarín

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.