TURISMO INTELIGENTE. La mayor concentración en la intermediación exige una mayor inteligencia para competir