Turismo interno: marchando hacia la incertidumbre

[banners_zone id=102]

Luego del derrumbe del turismo interno en la primera parte del año, el ministro Gustavo Santos, quien había admitido que durante la temporada de verano el desplome rondó el 20% respecto de 2015 debido en gran parte a la distorsión cambiaria de Brasil que incentivó los viajes al exterior, alegó que comenzó la reactivación del mercado. No obstante, desde el sector privado se mantienen en alerta y algunos desconfían de las cifras comunicadas.

En la reunión de seguimiento en la Casa Rosada, el máximo referente de la cartera turística, Gustavo Santos, en compañía de parte de su gabinete, le presentó al presidente Mauricio Macri –entre otros temas– la buena performance alcanzada en los destinos turísticos del país durante las vacaciones de invierno y en el último fin de semana largo.

“El feriado por el Paso a la Inmortalidad del Gral. José de San Martín tuvo un buen movimiento de turismo interno. Se generaron más de $ 3.000 millones de impacto económico y viajaron dentro del país alrededor de 1,8 millones de turistas, cuya estadía y gasto promedio fueron de 2,6 noches y $ 1.842, respectivamente”, le detalló Santos al primer mandatario, y agregó: “Este fin de semana largo continúa la tendencia de los dos anteriores y de la buena temporada de invierno. La cadena de valor turística de todas las regiones del país se vio beneficiada por el gran movimiento”. Por su parte, y pese a que la Cámara Argentina de Turismo (CAT) informase que la tendencia positiva del movimiento turístico registrado en las vacaciones de invierno en distintos destinos del país tuvo su correlato en el fin de semana largo por el Paso a la Inmortalidad del General José de San Martín, el sector se mantiene en alerta y hasta desconfía de las cifras comunicadas.

Sin embargo, desde la Confederación Argentina de la Mediana Empresa comunicaron que el comportamiento y la actividad comercial durante dicho feriado fueron tranquilo y escasa, respectivamente, y explicaron que muchos argentinos optaron por visitar Río de Janeiro en virtud de los Juegos Olímpicos en lugar de optar por el turismo interno. “Entre el viernes 12 y el lunes 15 de agosto, 580 mil turistas viajaron por el país, gastando $ 959 millones en las ciudades que forman el circuito turístico nacional”, estimaron.

A su turno, Roberto Brunello, presidente de la Fehgra, afirmó que en la temporada invernal hubo una reactivación para el sector hotelero, y subrayó: “Durante el invierno vivimos un ´veranito´ pero subsistió lo que duró la temporada”. Asimismo remarcó que este período fue a pérdida: “Este invierno ha sido vendido en febrero o marzo, pero con el aumento que hubo en los servicios, fue imposible recuperar el dinero”.

En esta línea, Aldo Elías, titular de la AHT, manifestó que en las vacaciones de invierno la ocupación hotelera fue aceptable a lo largo del país.

En lo que va de 2016 ya hubo cinco fines de semana largos, en los cuales viajaron 6,5 millones de turistas que dejaron ingresos directos por $ 11.872 millones en las economías regionales del país; mientras que un año atrás y en este mismo período, habían viajado 7,2 millones de turistas, cuya derrama había sido de $ 11.123 millones.

[banners_zone id=103]

 REALIDADES PARALELAS

“La temporada termina el 30 de septiembre pero los primeros números son más que positivos”, dijo Fernando Larreategui, socio gerente de Routelle Viajes, y añadió: “Si bien las ventas comenzaron tarde, al momento hemos duplicado la operación en Valle Nevado e incrementado en un 25% las ventas a Las Leñas y a Portillo, en comparación con el año pasado”. Asimismo comentó que la comercialización a San Carlos de Bariloche y Ushuaia alcanzó los mismos índices que en 2015, y advirtió que se debió a la fuerte competencia que vende el producto. “Las cifras que difundió el MinTur no me sorprenden. Para esos días tuvimos un 100% de ventas y no había lugar en ningún lado”, remarcó Larreategui.

En tanto, Mónica Acuña, titular de Mecohue Viajes, enfatizó que durante los primeros seis meses del año el mercado no respondía, y explicó: “En las vacaciones de invierno la demanda hizo un click, y lo que no se vendió en tres meses, lo hicimos en 15 días; lo cual no significa que se mantengan para el verano”. No obstante, y pese a reconocer que tuvieron una mayor operación que en el invierno pasado, la ejecutiva dijo: “Desde hace varios años que las ventas se contrajeron, y es una respuesta lógica a la coyuntura actual, situación que se acentuó a partir del cambio de gobierno. En estos momentos es cuando debemos ser más profesionales; en nuestro caso identificamos el público que continúa viajando y programamos nuevas salidas combinadas en Argentina y Brasil, y en Argentina y Chile”.

Consultada por el comportamiento de la demanda en los fines de semana largos, Acuña indicó que el movimiento de turismo interno existe pero se realiza en forma particular. “Hace un tiempo que durante estas fechas no hay empresas transportistas que agreguen servicios de ómnibus. Este desplazamiento se está disminuyendo paulatinamente, y en estas fechas sólo viajan aquellos que tienen una casa en la costa o en las sierras”, expuso.

Desde Dominor Tour Operator, su titular, Hugo Marinoni, reconoció que la merma del turismo interno data de hace cuatro años y que 2016 no fue la excepción. “En invierno la operación fue similar a la de 2015 y eso no es bueno. El poder adquisitivo de la clase media baja disminuyó notablemente y no está viajando. Tenemos un gran número de consultas que no se reflejan en las concreciones”, especificó, y puntualizó: “Antes el turismo era masivo, ahora se perdió al turista que viajaba en bus, y ello es una pauta de cómo estamos”.

Comentando que están resistiendo a la crisis a partir de la comercialización del 50% de su oferta total, Marinoni explicó que “ésta responde a una clientela fiel y a que mantienen las tarifas atractivas a raíz de la renegociación continua de los convenios con los hoteles”. Respecto de los registros oficiales anteriormente mencionado el ejecutivo sostuvo: “Son datos que se tiran y no se publican los sustentos. Hablo seguido con hoteleros y agentes receptivos del interior del país y me cuentan que el movimiento está muy tranquilo. Estas cifras son números políticos y no me generan confianza”.

Por su parte, Gabriel Stoppel, socio gerente de Stoppel Viajes, señaló que la operatoria continúa estancada y que la reactivación apenas abarcó el período invernal, siendo Bariloche el destino más elegido. “La actualidad del mercado responde a la lógica económica que está atravesando el país y no creo que para el verano cambie la ecuación”, comentó, y añadió: “Ni siquiera los feriados largos han inclinado la balanza”.

A su turno, Vanesa Goya, gerenta comercial de Akun Viajes, admitió que la temporada invernal rompió con la monotonía de las escasas operaciones. “No había expectativas para el invierno pero tuvimos muchas ventas de último momento y completamos todas las salidas programadas”, detalló, y advirtió: “La crisis sigue estando, pero la gente considera que es una buena inversión gastar en turismo. Hay mucha incertidumbre en la demanda pero igual optan por viajar para disfrutar”.

Habiendo apostado este año a las salidas durante los fines de semana largos, Goya indicó que las salidas fueron muy bien recibidas por el público.

“La cantidad de reservas de hoteles y paquetes turísticos para las vacaciones de invierno estuvo un 40% abajo respecto de 2015”, sostuvo Daniel García, presidente de la Cámara de Turismo de San Carlos de Bariloche, y explicó: “La ciudad está afectada por dos realidades crudas. Por un lado, el ajuste en el consumo de los argentinos, y por otro la incertidumbre que significa hoy el mercado brasileño”.

En la provincia de Buenos Aires, los hoteleros y gastronómicos denunciaron que la demanda estable bajó muchísimo en el último tiempo. No obstante, manifestaron: “En muchos casos el impacto positivo de los fines de semana largos y las vacaciones de invierno permitió la subsistencia de las empresas. Las perspectivas para el verano no son muy alentadoras”.

Según la Cámara Hotelera Gastronómica y Afines de Salta la demanda en vacaciones de invierno fue muy buena. “En el Norte tuvimos una temporada mejor que la de 2015. En julio tuvimos un promedio del 75% de ocupación y el fin de semana largo de agosto registramos un promedio de ocupación del 82%”, comunicaron.

Desde el centro del país, la Asociación Hotelera y Gastronómica de Villa Carlos Paz (Ashoga) informó que el receso invernal no ha sido un período de gran ocupación para la ciudad, pese a que para incrementar el flujo turístico contaban con tarifas especiales y descuentos para los visitantes.

Fuente: Ladevi
26/08/2016

 

[banners_zone id=104]