El sector espera la ayuda del Estado nacional para pagar salarios. Además trabaja en un protocolo preventivo que permita recibir algunos visitantes en octubre.

Los empresarios vinculados a la actividad turística de Mendoza dan por perdida la temporada invernal y planifican la reactivación total recién para la Vendimia 2021. Es uno de los sectores más afectados y se estima que será uno de los últimos en regresar a la normalidad.

Ante la situación, referentes del sector se reunieron con ministra de Turismo, Mariana Juri, y dialogaron sobre las posibles alternativas para enfrentar la situación.

El encuentro dejó varios interrogantes. Entre ellos, las medidas preventivas a seguir el día después del aislamiento y el regreso a la actividad con normalidad, pensada definitivamente para el verano. Además, conversaron acerca del pago de salarios, una de las preocupaciones urgentes del sector que congrega a más de 20 mil empleados formales en la provincia.

 

Los pasos a seguir hasta llegar a la reactivación

Pasó una época clave para el turismo como Semana Santa, sin visitantes por la pandemia, y una situación similar se prevé que ocurra en las vacaciones de invierno. Sin embargo, los empresarios ya analizan los pasos a seguir para una posible reactivación.

“Mendoza se ha consolidado a nivel internacional como uno de los destinos más importantes dentro de Sudamérica y hay que seguir trabajando en ello para no volver a empezar. A pesar de que la actividad está frenada, las negociaciones siguen y se deben profundizar”, dijo Fernando Barbera, presidente de la Asociación Empresaria Hotelero Gastronómica y Afines de Mendoza (AEHGA).

Gabriel Bessone, titular de la Cámara de Turismo de San Rafael, manifestó que ahora hay que trabajar para “el día después” de la cuarentena. Por ello, lo ideal es focalizarse en el desarrollo de protocolos preventivos que brinden seguridad y tranquilidad a los visitantes y a los trabajadores.

“Hemos estado llevando adelante, con diferentes profesionales de la salud y vía internet, capacitaciones anti COVID-19 y estamos listos para garantizar las medidas pertinentes”, dijo el empresario.

Diego Stortini, de la Cámara de Turismo de Tunuyán, se pliega a las medidas preventivas y agrega la necesidad de empezar de inmediato con esos mecanismos. Pero también el dirigente del Valle de Uco entiende que el turismo debe replantearse nuevos ejes de cara a futuro.

“Los hoteles, la gastronomía y el turismo en sí sufrirán una quietud de 3 a 4 meses, aproximadamente. Esto llevará a que recién en octubre se pueda pensar en una posible reactivación, siempre y cuando se habiliten las fronteras. En ese caso no se habla de turismo internacional sino de turismo interno. Se piensa en una nueva promoción con gente de la provincia, de provincias cercanas o incluso de Chile”, comentó Stortini.

“San Rafael está preparado para el turismo interno ya que posee varios espacios naturales y al aire libre que es lo que se elegirá de ahora en más para disfrutar durante las vacaciones. Se acabaron las playas multitudinarias o espacios colmados. El distanciamiento social es lo que nos marcará de ahora en más”, expresó por su parte Bessone.

Ante esta realidad, Pablo García, de la Asociación Mendocina de Agencias de Viaje y Turismo (AMAVYT), mostró su preocupación ya que la mayoría de las agencias ofrece paquetes al extranjero y a destinos nacionales.

Sobre la reactivación como destino internacional, la propuesta más fuerte de la provincia, todos coincidieron que recién en la Vendimia 2021 podría notarse. “Hay que trabajar para ese momento y no descuidar el lugar ocupado por Mendoza. Es una provincia elegida por visitantes del mundo entero y no se pierde de un día para otro”, comentó el titular de la Cámara de Turismo de Tunuyán.

 

La preocuación por el pago de salarios

“Hoy una de las preocupaciones de los empresarios es el tema de los salarios de los empleados. Hasta el momento, han percibido sus sueldos, el problema es que para el próximo mes hay ingreso cero, cómo hacemos”, admitió Stortini.

Barbera coincidió con el empreario tunuyanino admitiendo que se está trabajando en conjunto con el Estado provincial para hacer frente a la situación. “Además de los sueldos, acá hay que pensar en otros gastos que hacen a la empresa y que siguen corriendo”, sostuvo.

La ministra Juri les propuso trabajar sobre tres lineamientos, entre ellos, está el compromiso de reunirse con el Fondo para la Transformación y el crecimiento a fin de alcanzar créditos para pagar sueldos.

De hecho, este jueves el Estado nacional reabrirá el registro para anotarse al programa Asistencia al Trabajo y la Producción (ATP), que gestiona la AFIP. En el mismo ya se inscribieron 420.000 empresas para recibir ayuda del Poder Ejecutivo para pagar salarios. La ayuda equivalente al 50% de las remuneraciones cobradas y es para empleados de rubros impactados.

“Acá lo que hacen falta son medidas de mayor impacto para sostener el sector. Necesitamos que se autorice o avale la negociación laboral por empresa, que los empresarios podamos arreglar salarios por substistencia. Apelamos a una política pública que subsidie los salarios, con ingreso cero será difícil pagarlos”, culminó Stortini.

 

Fuente: El Sol Online
23/04/2020

Artículos Relacionados