Pese a la devaluación y el in del cómputo del “dólar turista”, durante los tres primeros meses del año hubo un incremento de casi el 2% en las divisas solicitadas para hacer frente a pagos en el exterior por turismo. En cambio, por primera vez desde 2013 dejó de caer la liquidación de dólares procedentes de los extranjeros que visitan Argentina.

Con mucho menor ruido mediático que en los años anteriores, el Banco Central publicó la semana pasada su informe de la evolución del Mercado Único y Libre de Cambios (MULC) durante el primer trimestre de 2016.

La primera novedad es que, pese a la devaluación, no hay cambios en el impacto de la salida de dólares por Turismo. De hecho, en los tres primeros meses del año respecto al mismo período de 2015 hubo un incremento moderado de casi el 2% en las divisas solicitadas para hacer frente a pagos en el exterior por turismo. En total los egresos netos por Turismo y viajes y Pasajes fueron de US$ 2.210 millones, la cifra más alta desde 2013.

Un resultado que se da pese a que desde este año la venta de billetes (los llamados “dólar turista”) ya no se computa en la cuenta de Turismo, sino como “compras de activos externos”. De todos modos, eran apenas el 6% del total de las divisas achacadas al emisivo.

Lamentablemente, este informe del BCRA ya no explica la composición de la cuenta Turismo. Recordemos que en el MULC sectorial los polémicos gastos con tarjeta incluyen las compras online en el exterior. Dato no menor si se tiene en cuenta que ese ítem (gastos con tarjeta) representaba en promedio el 68% de los egresos de dólares por Turismo, mientras que las ventas a operadores y los pasajes solían repartirse el 30% restante.

MEJOR PERO NO ALCANZA.

La buena noticia es que por primera vez desde 2013 dejó de caer la liquidación de divisas procedente de los turistas extranjeros que visitan Argentina. Una variación que se explica fundamentalmente porque la unificación cambiaria hizo que los visitantes ya no recurran al mercado informal para sacarle jugo a la brecha entre el oficial y el blue. Sólo así se explica que frente al primer trimestre de 2015 haya crecido un 28% el ingreso de dólares a las arcas oficiales por turismo receptivo.

De hecho, desde 2013 hasta el año pasado ese indicador había acumulado un retroceso del 42%. En el primer trimestre de 2016 esa brecha negativa se acortó a un 26%.

BALANZA DESBALANCEADA.

Desde 2010 que la balanza entre ingresos y salidas de divisas en el MULC es negativa. Aunque desde la puesta en marcha en 2012 del cepo cambiario el déficit se multiplicó, superando los US$ 2.000 millones en cada primer trimestre del año. Sin ir más lejos, en lo que va de 2016 –ya sin controles– el resultado fue un rojo de US$ 1.800.

Fuente: Ladevi
13/05/2016

 

Artículos Relacionados