Cerro de La Gloria

Cerro de La Gloria

El Cerro de la Gloria se ubica a escasos metros de la ciudad de Mendoza. Se trata de un espacio turístico, de paseo y de actividad física.

Emplazado en el Parque General San Martín, el Cerro de la Gloria asoma hacia el oeste de la ciudad de Mendoza, casi en la zona precordillerana. Muestra una extraña vegetación, pensando en que sus laderas están cubiertas de arbustos, plantas y árboles, de un verde vivo, mientras que Mendoza, en general, es terreno árido, como varias veces se ha explicado en este sitio. Y, si bien se trata de un cerro, lo cierto es que su altura no es de destacar, en absoluto. Apenas un “chichón del suelo”.

Ingresando por los “portones del parque”, subiendo por la Avenida del Libertador, encontraremos, al final de su recorrido, el Cerro de la Gloria.

A medida que se avanza por el parque, se logran apreciar distintas fuentes de agua de delicada manufactura con diferentes tamaños y formas, enmarcadas por una exuberante vegetación. La ruta comienza a ganar altura y pronto se transita por el zigzagueante camino que lleva al cerro.

Se pasa frente al teatro griego Frank Romero Day, donde año tras año se efectúa la Fiesta de la Vendimia y cerca de 23.000 personas sentadas disfrutan de espectáculos musicales de primer nivel. Un poco más atrás, se encuentra el estadio de fútbol donde Argentina jugó uno de los partidos en el Mundial ´78.

Este trayecto puede hacerse caminando, corriendo, en bici, patinando o en vehículo. Una vez en la base, podemos subir de múltiples maneras. Una calle asfaltada asciende hasta la cima, con curvas y pendientes. Esta puede completarse en cualquiera de los medios de transporte descriptos anteriormente. Pero, para los que se la aguantan un poco más, existen unas escaleras, muy empinadas, que suelen ser recorridas por los más entrenados deportistas.

Una vez en la cima, la vista se lleva todo. Hacia el oeste se contempla el cordón montañoso, denominador común de nuestra provincia. Hacia el este, la ciudad, con vista panorámica. Pero eso no es todo, en la cumbre del cerro hay ofertas gastronómicas, quioscos y, lo más importante, un monumento histórico al Ejército de Los Andes.

 

El monumento que tuviste en tus manos

Sí, el monumento que está en la punta del cerro también estuvo en tus manos alguna vez. Aunque en sentido figurativo, claro. Es que el obsoleto billete de 5 pesos lo muestra en su reverso, detrás del rostro de José de San Martín. Sí, ese es el monumento al Ejército de Los Andes.

En principio, se compone de una serie de escalinatas muy largas y pronunciadas. Mientras que, al subirlas, y después de recuperar el aire a la sombra, se levanta la majestad del monumento. Fue realizado por el escultor uruguayo Juan Manuel Ferrari, que fusionó dos modelos de maquetas iniciales en uno solo.​ Consta de una base de rocas de varias toneladas y de unas grandes esculturas en bronces que se realizaron en Buenos Aires.

Ferrari comenzó armando la torre trunca, luego se pusieron los frisos de los laterales y finalmente se subió la magnifica e imponente parte superior del monumento utilizando un sistema de roldanas y sogas. Las piedras fueron todas traídas de la alta montaña mendocina, más precisamente, de la zona de Uspallata.

Cabe destacar que el escultor uruguayo no dejó ningún detalle al azar a la hora de confeccionar cada una de las imágenes que conforman el monumento del Cerro de la Gloria. También el momento de su inauguración, un 12 de febrero a las 16:00 hs., fue significativo; en esa fecha se conmemora la batalla de Chacabuco, uno de los enfrentamientos más importantes por los que debió pasar el Ejército de los Andes, y a las 16:00 fue la hora en que partió el ejército en su campaña libertadora desde El Plumerillo.

En la piedra central se lee: “La Patria al Ejército de los Andes”. Más arriba se encuentra la figura del general don José Francisco de San Martín cruzado de brazos y mirando hacia la estancia Canota; observa como sus dos tropas van avanzando hacia las altas montañas mendocinas. San Martín se encuentra con una mirada pensativa y muy tranquila, arriba de un caballo criollo con las cuatro patas sobre la tierra, lo cual significa que el prócer murió en su vejez.

Hacia el lado izquierdo se ven las figuras de seis granaderos, que representan la partida del Ejército de los Andes y los seis pasos que utilizó San Martín para cruzar a Chile: paso de los Patos, de Uspallata, de Portillo, del Planchón, de la Iguana, del Norte y el paso del Mata Caballo.

Para un mejor entendimiento de la obra se recomienda girar de izquierda a derecha. Se ven imágenes de gente criolla y de negros mulatos que acompañan a fray Luis Beltrán, quien explicaba cómo hacer las cureñas que iban a trasportar los cañones.

El hombre que está de brazos cruzados denota que todo se hizo con la fuerza del hombre, por lo cual se muestra su musculatura, mientras que el que se está secando el sudor de la frente alude a que todo se hizo con el sudor del hombre.

Luego se logra apreciar la imagen de las patricias mendocinas, que están donando las joyas para el Ejército de los Andes con sus rostros un tanto de mal humor.

En el friso de arriba están nombrados todos los jefes más importantes de la campaña. Del otro lado se aprecian imágenes de mujeres que lloran por la despedida de sus hijos o maridos, y de otras que daban comida para abastecer al ejército.

En la parte superior, se ve la imagen de la Libertad, que gracias a la Patria y al Ejército de los Andes pudo volar más alto que el cóndor.

 

Alguna vez hubo un zoológico

Hasta hace algunos años, en la ladera este del Cerro de la Gloria, funcionó el zoológico provincial. Un camino asfaltado permitía a los visitantes completar el recorrido, pasando por las jaulas y los reductos de animales autóctonos, pero, también, de otros tantos exóticos. El sufrimiento de estos últimos suscitó la decisión de cerrar las puertas del zoo y transformarlo en Ecoparque. Buena medida.

 

Fuente: Ser Argentino.com, por Exequiel Nacevich y Welcomeargentina por Marcelo Sola