Potrerillos, a tan solo 60 km de la ciudad, es donde la montaña mendocina se despliega en todo su esplendor. Centro estratégico para el relax o para los deportes náuticos o bien para emprender el circuito de alta montaña.

DÍA   

Desayuno internacional: El sol se refleja en el espejo del dique Potrerillos, donde la belleza del paisaje minimiza la helada invernal. Los ventanales vidriados de Argentina Rafting invitan a apreciar el paisaje y disfrutar de un desayuno tipo americano con frutas, panes tostados y bebidas calientes, ideal para preparar un día a toda montaña. El ambiente internacional tipo distendido de la gente que frecuenta este espacio permite generar grupo para una expedición, mientras se comparten experiencias. Si el sol acompaña, el deck es seguramente un grato espacio para proyectar el día con una buena taza de chocolate caliente recomendable de este lugar.

Una parada para almorzar: La Villa de Potrerillos fue creada tras la erradicación del pueblo de Potrerillos cuando se hizo el dique.  En este pintoresco lugar, siguiendo los carteles de sus enredadas callecitas de tierra y realmente escondido se encuentra “La Escondida”, un restaurante familiar con una gran terraza que permite sentir la montaña en todo su esplendor. Este singular espacio genera la sensación de estar dentro del cuadro y no verlo desde lejos.

Mesas rústicas y un ambiente sencillo y cordial de fin de semana invitan a almorzar con un menú fijo, el cual consiste en una tabla de fiambres con empanadas, plato principal y postre. El plato principal se pavonea desde el ingreso a la explanada donde los fuegos mantienen el costillar y en el disco de arado se cocina el pollo. Otras opciones son pastas caseras y pollo deshuesado al limón. Mientras una propuesta de vinos mendocinos bastante modesta acompaña el menu.

Un toque de Aventura: Pese al frío, la aventura nunca deja de ser la joya de la localidad. En la misma estación de Argentina Rafting se puede empezar la jornada con un canopy cruzando el Río Mendoza o un trekking por las cumbres más cercanas. Otra opción es animarse a disfrutar el lago en su interior y contratar en la Asociación de Windsurf donde funciona la escuela de windsurf, kaisser y buceo, una de estas actividades inducidas por instructores que proveen equipos de alto confort.

Potrerillos a Vela: El agua completó un paisaje en medio de esa inmensa cordillera y ahora es posible explorarlo por dentro a fuerza de vela y viento, porque desde la Bahía de la Oficina de Náutica y la Asociación de Windsurf salen los veleros que navegan durante dos horas las aguas calmas con opciones económicas o más glamorosas compartiendo picadas o una cata de vinos con un sommelier a bordo. Como el veleros solo es conducido por las ráfagas la excursión se realiza en invierno de 12.30 a 18 ya que el viento solo parece con el sol. De esta manera, el velero ingresa a bahías y descubre rincones escondidos del lago, mientras que sus tripulantes pueden participar del timón y las actividades náuticas.

TARDE

Mediatarde de cuentos: Una casa de cuentos con dulzuras, chocolate y tentaciones envuelven los sentidos. Siguiendo los carteles azules desde Potrerillos hacia las villas cordilleranas, el camino lleva a Piedras Blancas para encontrar la magia en la Avenida del Sol de Hansel y Gretel. Lo que podría ser una fantasía se concreta en realidad en este lugar se exploran aromas y sabores junto al calor de la estufa hogar. Su estructura de piedra, madera y ventanales de cuento junto a la salamandra que despide aromas de vainilla generan un cuenco cálido para compartir la excepcional chocolatería de este lugar. Bombones, tabletas de chocolates y una buena cafetería que incluye hasta té orgánico.

NOCHE 

Bar de cerveza: El cielo estrellado en la montaña es un planetario en vivo y aunque ese podría ser su mayor encanto existen algunos pequeños bares que no olvidan la diversión. Jerome lleva años haciendo cerveza por el camino de Los Manantiales y con una onda particular entre bar de montaña y taberna alemana invita a una deliciosa cerveza artesanal con algunos tentempiés germanos. La noche se matiza con alguna banda en vivo que siempre pasa por el local y se entusiasma con un toque.

 

Spa en Pueblo del Río: Siguiendo por la Ruta Internacional a unos 7 kilómetros parece Pueblo del Río, un pequeño conglomerado de lindas cabañas con excelente servicio turístico que tiene el spa más completo y con mejor servicio en la zona, sin demasiada ostentación. Un lugar donde la claridad domina el espacio, con paredes de vidrio que constantemente permiten visualizar el río y la montaña funcionando como parte de la terapia. Se puede tomar distintas opciones: el circuito completo de agua que incluye baño vapor, hidromasaje, sauna y escocesa con masaje.

 

La oferta de esta villa montañesa es muchísimo más amplia, tenemos un amplio menú de actividades para ofrecerte, no dejes de comunicarte con nosotros, la Alta Montaña es nuestra especialidad.

 

Fuente: Diario Los Andes, Carla Luna

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.