En 1985 decíamos a través de la prensa que Mendoza necesita un museo vendimial en el teatro griego, iniciativa que ahora parece estar impulsándose en las esferas de gobierno.

Efectivamente, como lo dijimos entonces , Mendoza necesita su museo de la Vendimia para que mendocinos y visitantes puedan tener todo el año (fuera de los festejos tradicionales) , una visión panorámica de esta fiesta con tantos años de historia.-Y el ámbito ideal, a nuestro juicio, es el teatro griego Frank Romero Day, escenario de las más grandes e impactantes fiestas vendimiales de los últimos 40 años y en vías de franco deterioro y abandono y de inadecuado aprovechamiento.

«Estamos frente a una necesidad de urgente atención ya que en una sociedad globalizada debemos afirmar y señalar las particularidades que nos distinguen en el mundo entero»,

La Fiesta Nacional de la Vendimia ha sido y es una de esas imprescindibles particularidades que nos definen como cultura y como tal no podemos permitir que las huellas de su historia se pierdan, a 75 años de sus comienzos.

Concientes de esa urgente necesidad ya en 1984 creamos un pequeño museo vendimial en el subsuelo de la hoy Secretaría de Turismo, aunque posteriormente las piezas que con mucho esfuerzo del personal y donaciones habíamos reunido, incluso afiches de fiestas similares del exterior, comenzaron a desaparecer.

La provincia cuenta en sus depósitos vendimiales con miles de trajes y piezas de indumentaria y utilería que se han ido acumulando y reciclando en el curso de los años. Por otra parte, numerosos vehículos antiguos (carreta, calesas, sulkys, tranvías, etc) que pertenecen a la ex Comisión Vendimia están dispersos y entregados en custodia bajo recibo a distintas entidades que disponen de lugar para guardarlos durante el año, hasta que son requeridos para el carrusel.-Nos preocupa la posibilidad de que en algún momento se disponga el desalojo de las instalaciones que el vestuario vendimial ocupa en los subsuelos de Turismo y tengan un destino no querido.

Muchas personas disponen de elementos que podrían enriquecer el museo (fotografías, diarios, videos) correspondientes a fiestas anteriores y podrían estar dispuestos a cederlos en caso de que se les pueda asegurar su guarda y protección adecuadas.

Las fotografías de todas las reinas desde 1936 pueden integrar una interesante galería en la que además de observar su belleza, se puedan analizar los distintos estilos de vestuario y peinados de sus respectivas épocas.

Los cetros y coronas vendimiales pueden ser exhibidos en cajas de acrílico transparente con pie para que las piezas puedan ser admiradas en perfecto estado de conservación.

Los afiches promocionales de todas las fiestas vendimiales desde 1936 son susceptibles de ser hallados o reproducidos para exhibirlos. Muchos de ellos pueden ser originales.

Pretendemos que este museo no solamente sea un lugar para resguardar nuestro rico pasado vendimial, sino a través de él proyectar la vendimia hacia el futuro, revalorizando su importante aporte como recurso turístico.-Discos compactos (CD) elaborados con toda la información sobre la fiesta en audio e imágenes podrían venderse a los visitantes del museo.

En algunas bodegas pueden obtenerse en comodato antiguas maquinarias usadas en la molienda y elaboración. Se puede solicitar a ellas a través del Instituto Nacional de Vitivinicultura, la Bolsa de Comercio, el Fondo Vitivinícola , el Centro de Bodegueros (hoy Bodegas de Argentina) y las litografías dedicadas a su impresión, el aporte de modernas y antiguas etiquetas de vinos, algunas históricas, para incluirlas en el proyecto.

A través de las embajadas en la Argentina de países con producción vitivinícola, podemos obtener como ya lo hicimos en 1984, afiches de singular belleza de las fiestas vendimiales que se realizan en ellos.-Suiza, Austria, Chile, España, Francia, México, Uruguay, Yugoeslavia y Perú, son solamente algunos de los países que respondieron generosamente en su momento a esta requisitoria.

Al Correo Argentino se le puede solicitar la estampilla original y una ampliación color del sello postal alusivo editado en 1986 con motivo del cincuentenario de nuestra fiesta máxima y la serie editada más recientemente y lanzada en un simpático acto patrocinado por la Bolsa de Comercio de Mendoza.

Al archivo temático de la Subsecretaría de Turismo, se le podría solicitar la cesión de todo el material relacionado con la vendimia, para ubicarlo en el museo y que allí pueda ser conservado y consultado por periodistas e investigadores .

Sería interesante recurrir a los 18 municipios para que donen la documentación de sus fiestas departamentales que puedan estar conservando aún.

Se podría solicitar a los artistas plásticos mendocinos pinturas y esculturas con temas vendimiales para una exposición permanente y a la Escuela de Diseño de la Universidad Nacional de Cuyo todos los bocetos de afiches vendimiales elaborados por sus alumnos año a año y que, una vez calificados, son simplemente archivados sin una posibilidad de cierta de aprovechamiento posterior de esa creatividad.

A los diarios locales se le podrían solicitar reproducciones a tamaño natural de las portadas de sus ediciones en las que cada año han anunciado y publicado el nombre y fotografía de la reina electa.

La elaboración de una folletería exclusiva del museo puede encomendarse a la Coordinación General de Prensa del gobierno o al mismo organismo de Turismo en cantidades suficientes para una adecuada promoción y su entrega a los visitantes como recuerdo.

La posibilidad de obtener el padrinazgo de las principales bodegas a cambio de la exposición permanente de sus vinos es otra alternativa de financiación que no debe descartarse.-Se podrían organizar cursos de cata de vino y degustaciones periódicas.

El proyecto es ambicioso pero se justifica por la importancia que la Fiesta Nacional de la Vendimia tiene en nuestra cultura.-El cobro de una entrada mínima podría permitir la financiación del mantenimiento y cuidado y remunerar a los guías que trabajen en el proyecto, incluyendo al museo en los circuitos turísticos de la ciudad.

La necesidad de crear un espacio para la memoria y el crecimiento de la cultura de los mendocinos requiere para concretarlo simplemente una decisión política y una ejecución prolija.-Y podría servir, instalándolo en el teatro griego, para el aprovechamiento de éste durante todo el año, recibiendo los visitantes que llegan a Mendoza, abonando una módica suma que permita financiar su mantenimiento y contratación de cuidadores.

Por ALFREDO A. DEL GIUSTI

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.