Sabores de mendoza

Sabores de mendoza

A pocos kilómetros de la ciudad de Mendoza y en plena naturaleza un circuito por Colonia El Zorzal y sus productores de delicias típicas, especialistas en turismo rural. Entre viñedos y montañas, nuevos sabores para descubrir en Mendoza.

Mendoza es como su vino. Para disfrutarla a pleno hay que tomarla sorbo a sorbo, en modo slow (lento). Al pie de la Cordillera de los Andes, y a pocos kilómetros de la ciudad de Mendoza, hay rincones secretos, integrados a la naturaleza donde poder sentarse saborear delicias, elaboradas con ingredientes de primera calidad, recién cosechados de sus propias huertas.

Lugares que son doblemente apreciados ahora en tiempos de pandemia, por su tranquilidad lejos de las aglomeraciones, y en contacto estrecho con la naturaleza. Aquí, un recorrido con fragancias a aceites de oliva, cerezas, ciruelas, tomates, remolachas y más tentaciones.

 

Aceites de oliva en Colonia El Zorzal

Una buena idea para estar en sintonía con el movimiento slow es alquilar un viejo Citroen descapotable. No circulan a más de 60 kilómetros por hora. Nostálgicos, la experiencia es auténtica. Se circula sin aire acondicionado. Quienes se alojen en el hotel Esplendor Mendoza, by Wyndham, en el departamento de Maipú, a 15 kilómetros de la ciudad de Mendoza, podrán recibir el coche en la puerta, punto de partida para salir a explorar este departamento conocido como cuna del vino, porque fue el lugar elegido por inmigrantes italianos y españoles para mantener viva su tradición vitivinícola. A paso lento, para disfrutar del paisaje, se puede programar una visita a Colonia El Zorzal, y su grupo de emprendedores, especialistas en turismo rural.

En Colonia El Zorzal recibe la familia Pisi, con sus aceites de oliva extra virgen Nobile. Todo comienza con un agricultor italiano nacido en Parma que se instaló en estas tierras, en 1883, y comenzó a cultivar olivos. Lo cuenta su nieto Juan Carlos Pisi, que asegura que consume aceite de oliva desde que nació. Hoy lleva adelante este emprendimiento con sus hijos, uno de ellos, ingeniero agrónomo. Alrededor de plantas de unos 160 años, este hombre comparte su pasión por estas plantas tan amadas en el Mediterráneo y se lamenta de que en Mendoza estén siendo taladas indiscriminadamente por desarrollos inmobiliarios. Fincas que terminan convirtiéndose en barrios privados.

Quien visite Nobile, aprenderá que las aceitunas siempre son verdes y que se ponen negras cuando las dejan madurar en la planta. Que se requiere un día para cosechar una planta y que se pueden extraer 250 kilos de aceitunas. Y cada 100 kilos se puede hacer 10 litros de aceite. Con los Pisi se pueden catar aceites en dos variedades, arauco y blend (arauco, manzanilla, farca y frantoio). Son apasionados de su elaboración, que cuidan con mucho esmero y comparten todos sus secretos al visitante.

 

Cerezas y ciruelos

Enfrente, está la familia Dueñas, con su finca Frutta Roja, sembrada de cerezos y ciruelos. Con poner un pie, uno ya quisiera regresar en primavera, cuando los cerezos explotan de flores blancas. Pero lo bueno es que se puede saborear esas cerezas. Y también sus ciruelas dulces, que Facundo Dueñas, ingeniero agrónomo, nos invita a “catar” al pie del pequeño árbol, acercándonos una escalera. Vive allí en Colonia El Zorzal desde los 13 años, cuando sus padres apostaron por un cambio de vida. La madre de Facundo, es la autora de las recetas de todas las conservas gourmet. Empezaron vendiendo las frutas, pero más tarde fueron creciendo, elaborando un gran surtido de conservas naturales, sin conservantes. En el ingreso, hay una planta de elaboración, que se puede ver desde su espacio de cata. Actualmente, ofrecen 25 propuestas, que van más allá de lo dulce. Algunas delicias para probar y llevarse a casa, de lo más recomendables: la cremolacha y el zanahioli, el pesto de albahaca, las pastas de porotos colorados picantes y las mermeladas de ciruela, cereza y membrillo.

 

Comer a orillas del río Mendoza

A 20 minutos de Colonia El Zorzal, se puede ir a almorzar muy cerca del Río Mendoza, en el distrito de Maipú, llamado Lunlunta. Enormes sauces y más árboles añosos que envuelven en enormes galerías hasta llegar al restaurante Divina Marga, especializado en cocina argentina. Se trata de una casona de 160 años, rodeada de grandes jardines. En el subsuelo está su cava, cuyo salón de entrada recibe con pinturas dedicados a la vid y viejas barricas. Los comensales eligen dentro de una selección de vinos para paladares exigentes -con varias propuestas de la zona-, que acompañarán sus carnes asadas, pescados, pastas y más especialidades, como por ejemplo, el tomate a la cal con humita, o la palta con maíz. Es posible comer al aire libre.

 

Huertos y vinos de lujo

Para lujos gastronómicos en bodegas, que incluyen en sus menús sabores de sus propios huertos, hay dos opciones: Casa Vigil y Espacio Trapiche.

En Chachingo, Casa Vigil seduce a los viajeros. Es uno de los proyectos personales de Alejandro Vigil, el enólogo jefe de Catena Zapata e ingeniero agrónomo. En 2018 se convirtió en el primer argentino en recibir el mayor reconocimiento de la prestigiosa revista Wine Advocate. Logró 100 puntos para sus vinos Gran Enemigo Single Vineyard Gualtallary Cabernet Franc 2013, de su propia bodega y otros 100 para Catena Zapata Adriana Vineyard River Stone 2016, de manera que se convirtió en el primer enólogo argentino de América latina en recibir 200 puntos del prestigioso puntuador Robert Parker.

Casa Vigil es pura sofisticación. Al ingresar por sus galerías por donde trepa su vid envuelta en luminarias, uno pierde la noción de dónde está. Podría ser un viñedo de un enclave europeo. No hay duda, Mendoza está a la altura de los grandes viñedos del mundo, tanto por la calidad de sus vinos como por la experiencia que se le ofrece al visitante.

El espíritu de familia de Vigil y su visión de vida se funden con el arte y la literatura, en un homenaje a la Divina Comedia de Dante Alighieri. A Chachingo, hay que ir con tiempo para apreciarlo como se merece y descubrir quién es El Enemigo, nombre de una de sus elegantes familias de vinos. Entre la maravillosa vid y huertos, se celebran el vino, con la posibilidad de hacer una cata sin maridaje. “Cada cual decide”, explica la sommelier.. En las cenas de 10 pasos, se sirven 10 vinos que cada uno decidirá a gusto cómo hacerlo. Da gusto permanecer sentado durante horas catando, escuchando el tintineo de las copas y concentrados en las explosiones de sabores de cada creación de este experto, mientras desfilan platos deliciosos, como truchas con espuma de cítricos, ragú de hongos, gazpachos. Todo es fresco y elaborado en la casa, como sus aceites de tres albahacas, que no se vende. Solo se disfruta allí, para que todo comensal regrese por más, más allá de sus vinos.

Con vistas a sus viñedos, Trapiche tienta con propuestas gastronómicas del reconocido chef Lucas Bustos, regadas con los vinos más distinguidos de Daniel Pi, primer enólogo de la bodega. Papas, calabazas, olivas, tomates y verduras de estación llegan a la mesa sin escalas, de su propia huerta. Frescura al por mayor. ¿La propuesta? Maridar vinos de toda clase, de diferentes terroirs, de nuevas cosechas, reservas, iniciativas de los enólogos. Y a hablar de vinos, no más, durante horas y con todo el tiempo del mundo. Habrá que reservarlo con tiempo suficiente y no en el destino, debido a los nuevos protocolos y la habitual demanda.

La novedad es el estreno de un vagón al aire libre, Estación 83, donde se sirve vino tirado y un surtido de platos para disfrutar con buena música. Si se opta por un menú, se podrá elegir un plato chico, más un plato grande con una copa de vino tirado, por 1500 pesos. Algunos ejemplos de platos chicos para tentarse: hummus de la casa, más pan a la chapa; o papas, huevo de la granja, más crema de quesos y panceta ahumada. Entre los platos grandes: ternera con vegetales de la huerta al rescoldo o chorizo ahumado, también con huevo de la granja, papas, criolla y más opciones. Los vinos tirados consisten en partidas limitadas creadas especialmente para Estación 83 por el Chief Wine Maker Sergio Case. Más opciones para los amantes del vino: cócteles. Para descubrir sabores habrá que probar el Andén, de Sauvignon Blanc + menta + limón + almíbar o el Estación 83: Rose, pomelo, romero y almíbar.

Hay que hacer reservas. 0261 15-305-3919

 

La magia de Valle de Uco

Lleva un nombre mágico y es una gran novedad en Valle de Uco, 93 kilómetros al sur de la ciudad de Mendoza. Nunca Jamás es el restaurante alojado en el corazón de la pequeña bodega que lleva el mismo nombre.

Sus vistas dan a la Cordillera. A pocos pasos, está su huerta orgánica, un pequeño hotel -una casona de adobe de 9 habitaciones- y viñedos dentro de esta finca de 15 hectáreas. Nunca jamás es el sueño hecho realidad de Diego Stornini, contador, heredero de la pasión de su abuelo, pionero de la industria vitivinícola y su mujer Caroline Loock, oriunda del norte de Francia, pero con apellido flamenco. Ella es miembro del movimiento Slow y quién cultiva una huerta sorprendente por la variedad de cultivos, también es el alma del restaurante y de la deco del hotel, como buena francesa. Nos cuenta que sus platos son sencillos. Y que los ingredientes son los grandes protagonistas. Los amantes de los huertos orgánicos estarán en su salsa, entre tantas variedades protegidas por flores benéficas. Los huéspedes que quieren colaborar en la huerta, podrán hacerlo. “Yo no armo actividades turísticas, como recolectar cuando no hay que hacerlo. Lo que se hace en la huerta corresponde a la actividad del día”, explica Caroline sobre las tareas que pueden realizar los visitantes.

Súper recomendable su gazpacho, las flores de zapallo con queso de cabra y emulsión de remolacha, los sorrentinos de berenjenas asadas con queso y nueces y salsa de tomate fresco. La huerta también saboriza sus carnes, que se cocinan lentamente durante 7 horas, con el sabor de apios, hinojos, zanahorias amarillas del doubs, zanahorias cosmic purple, nabo blanco Icicle y aromáticas diversas y cebollas de verdeo y un puré hecho con papas cocidas al rescoldo, que deja un sabor ahumado.

A todo comensal, la pareja presentará la bodega, que está a la vista, tras un enorme vidrio en el mismo restaurante. Y a cada uno de sus vinos, una expresión viva de los terroirs de Vista Flores y Chacayes, en Valle de Uco (entre 900 y 1700 msnm), donde se fusionan concentración aromática, complejidad de taninos, gran equilibrio y cierto aporte mineral (de Chacayes). Algunos vinos de Finca Nunca Jamás: el Nunca jamás reserva 2016 Blend Malbec Cabernet Franc; Capítulo 1 (2020), tienen Malbec de Chacayes o un Malbec de Vista Flores; otra recomendación, el Sauvignon blanc, de unas notas cítricas para probar.

Cada mes, cambia la carta, por lo tanto siempre habrá novedades y más motivos para volver.

 

Datos útiles

La ida y vuelta a Mendoza, volando por Jet Smart, cuesta aproximadamente 10.000 pesos.

Alojamiento: la noche en el hotel boutique Esplendor by Wyndham Mendoza, cuesta unos 8 mil pesos, en base doble, con desayuno. Con magníficas vistas a la Cordillera, el establecimiento está situado en Maipú, dentro del complejo Arena Maipú, a 15 minutos de la ciudad y dentro de la ruta del vino. Desde que lanzó su campaña Cuenta con nosotros, en el incio de la pandemia, la cadena implementó en sus hoteles el uso constante de desinfectantes de alta gama, dentro de un paquete de medidas que elevan aún más los niveles de estándares de higiene y salud.

Postales Hotel Boutique & Resto. Finca del Nunca Jamás, Valle de Uco. Para los jueves del verano proponen su Sunset con música en vivo y menú a la llama, por 1500 pesos. Almuerzos en bodega los fines de semana por 1800 pesos. Web: postalesarg.com

Quien visite Valle de Uco, se recomienda hacer un alto en Tunuyán, para dar una vuelta por Parque Temático Manzano Histórico y el Monumento Retorno a la Patria, que rinde homenaje a José de San Martín, en su regreso a la patria, vestido de civil y su encuentro en el Paso del Portillo argentino con el Coronel Olazábal, en 1823.

Paseos en viejos Citroen. Slowcar.com. La tarifa del alquiler por el día es de usd 120; se paga en pesos argentinos al tipo de cambio vendedor del Banco de la Nación Argentina. +54 9261-6001787.

Divina Marga: restó. http://www.divinamarga.com.ar/ Calle Pública s/n · Lulunta · Mendoza +261 509 2634

Nobile: Juan Vargas 1772, Russel, Maipú. Email: fattoriasa@gmail.com

Frutta Roja: Juan Vargas 1765, Russel Maipú 0261 15-624-9979

Casa Vigil, Chachingo. Hay almuerzos de tres pasos y cenas con menú especial de seis pasos en el que se degusta todo el portfolio El enemigo.Videla Aranda 7008, Chachingo, Maipú. www.universovigil.com

Espacio Trapiche. Reservas en su sitio www. trapiche.com.ar

 

Fuente: La Nación por Gabriela Cicero

 

Artículos Relacionados