Una invitación a recorrer este pueblo de montaña, lleno de historias y paisajes.

Uspallata está ubicado a 104 km de la ciudad de Mendoza, se puede llegar a través de diversas rutas pero la de más fácil acceso y más conocida es por la Ruta Nacional N 7 camino a Chile. Nosotros llegamos por esta vía desde la ciudad de Mendoza y regresamos por la Ruta Provincial 52 atravesando la Reserva Natural de Villavicencio.

 

Nos sorprendimos al ver que son más los visitantes de otros países y provincias que los mismos mendocinos los que se acercan a este Valle que, más allá de ser un lugar de paso para llegar hasta el vecino país, ofrece muchas actividades y espacios para disfrutar de la montaña y la naturaleza. Además muchos viajeros que fueron sólo por turismo hoy son parte de la comunidad de Uspallata y construyen sus vidas en este pueblo.

En Uspallata nos encontramos con paisajes que nos dejaron sin palabras: el Cerro Siete Colores, el Parque Arqueológico Cerro Tunduqueral (rico en historia andina), Las Bovedas, San Alberto, son algunos de los paseos que merecen ser realizados. Y los más aventureros pueden realizar excursiones en mountain bike, rappel, escalada, tirolesa, rafting y trekking.

 

Este Valle encanta por las montañas de colores, por las arboledas que con su verde contrastan con el horizonte, por la energía del lugar que muchos la relacionan a las antiguas comunidades que allí vivieron, los huarpes.

 

Otros, los más esotéricos, hablan de vórtices de energía en puntos específicos. Y además, hay quienes aseguran que en el lugar han tenido encuentros con seres extraterrestres y haber visto OVNIS.

Para sumarle méritos fue la locación elegida para rodar el film “Siete años en el Tíbet” protagonizada por Brad Pitt. Su similitud con los paisajes tibetanos hizo que fuera seleccionada por Hollywood y que toda la provincia se moviera para la producción de esta película que dejó anécdotas en estas tierras montañesas.

Todo eso hace que Uspallata sea uno de los pueblo de montaña más mágicos de Argentina, un lugar donde se conjuga la historia, la naturaleza, lo místico, el relax y la aventura.

 

Uspallata, un valle que se abre paso entre mendocinos y turistas

Se trata de uno de los polos turísticos más relevantes de la provincia en estas vacaciones.

Presente en el calendario de vacaciones de invierno, la localidad montañosa de Uspallata, en Las Heras, se presenta como un paisaje de sensaciones marcado por historias de pueblos milenarios, huellas coloniales y recuerdos de la Independencia.

 

Recorrer los 100 kilómetros que une la ciudad de Mendoza con el valle de Uspallata es un encuentro íntimo con la naturaleza montañosa de la región, un recorrido sensitivo desde el piedemonte hasta llegar a la precordillera, con el fondo imponente de la alta montaña lasherina con el cerro Aconcagua como observador privilegiado. Un circuito que en invierno será conocido como “Uspallata Auténtico” y que se encuentra enmarcado en el calendario turístico de invierno 2018.

 

Un valle con características únicas

 

El Municipio despliega una serie de recorridos y salidas gratuitas, que incluyen al valle de Uspallata.

 

Uspallata se convierte en este sentido en un libro de magia y de historias: los hornos de fundición de las Bóvedas son vestigios de la influencia jesuítica colonial; el camino del Inca, la mayor red vial del imperio incaico, con el Chapaq Ñan, dejó sus huellas en estas tierras; los petroglifos del cerro Tunduqueral, con más de 14 mil años, son un mapa de la mística que convivía con los primeros hombres del lugar.

 

“Al visitante lo cautiva la abundancia de colores y tamaños que entrega el camino montañoso hacia Uspallata, uno recorre un cajón estrecho entre imponentes cerros hasta que luego, a un kilómetro del Valle, se abre el paisaje que es un verdadero placer visual transitarlo”, así lo define Fernanda Ramírez, guía turística del Municipio de Las Heras y del equipo de profesionales que forman parte del calendario de salidas semanales.

 

“Con estas acciones de promoción de los atractivos de Las Heras se apunta a dar a conocer a mendocinos y visitantes los servicios y productos que tiene Las Heras para ofrecer, y por otro lado, empezar a generar acciones de promoción que la ubiquen como principal destino turístico de la región oeste del país”, sostuvo José Carmona, coordinador de Turismo de Las Heras.

 

Un circuito imperdible y gratuito para recorrer

 

El paseo «Uspallata Auténtico» comprende un itinerario de visitas a las Bóvedas de Uspallata, Cerro Tunduqueral y el centro comercial de la villa.

 

Las Bóvedas de Uspallata: sitio declarado Monumento Histórico Nacional y que recientemente recibió el Escudo Azul de protección mundial por la ONU. Se encuentra ubicado a dos kilómetros de la villa de Uspallata, sobre la ruta nacional 149. La construcción de las Bóvedas data de fines del siglo XVIII y fueron destinadas al laboreo del oro y plata que los españoles extraían de las Minas de Paramillos.

 

Cerro Tunduqueral: a unos siete kilómetros desde la ciudad uspallatina por la ruta provincial Nº52 se encuentra el Cerro Tunduqueral. Este tesoro patrimonial del Valle de Uspallata da testimonio de gran parte de nuestros antepasados. Aquí se encuentran los petroglifos del Cerro Tunduqueral. Estos grabados rupestres datan probablemente desde el 600 y 1.000 D.C, de la etapa agro-alfarera regional.

 

La duración de la salida es  jornada completa, se sale a las 10 desde San Martín y Peatonal Sarmiento (Ciudad) los días 21 y 28 de julio próximos. Como los cupos son limitados (18 personas), desde la Dirección de Turismo solicitan inscribirse con anticipación a través del mail turismo@lasheras.gob.ar o bien llamar al 4440240, de 7.30 a 16 de lunes a viernes.

 

Fuente: Mdz y Mendovoz

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.