El pueblo de Uspallata se encuentra en el camino a la alta montaña y frontera con Chile. La localidad es la puerta de entrada a la Cordillera de los Andes.

 

Uspallata es un pueblo histórico que se encuentra relacionado con el Cruce de los Andes en la luchas por la independencia. Fue en este lugar donde se reunieron las tropas del Ejército de los Andes del General Don José de San Martín y quienes a mando de Juan Gregorio de las Heras marcharon por uno de los pasos cordilleranos hacia Chile en el año 1817.

Junto a la ciudad corre el Río Uspallata que se une más adelante con el Río Mendoza. El pueblo cuenta con alojamiento, restaurantes, estación de servicios, algunos comercios, taller mecánico, puesto médico y el Regimiento de Infantería de Montaña del Ejército. En el pueblo se puede visitar la Iglesia Nuestra Señora del Carmen de Cuyo.

Uspallata se encuentra en un cruce de caminos (Ruta 7, Ruta 52 y Ruta 149), tomando la Ruta 7 se llega hasta el Túnel Cristo Redentor en el límite con Chile, pasando antes por Los Penitentes, Puente del Inca, el Parque Provincial Aconcagua y Las Cuevas.

 

Por la Ruta 52 se llega por medio de un camino de curvas conocido como Los Caracoles hasta la localidad de Villavicencio. Y por la ruta 149 hacia el norte se llega las poblaciones sanjuaninas de Barreal, Tamberías, Calingasta y Parque Nacional El Leoncito. 

 

Distancias desde Uspallata: Ciudad de Mendoza 120 km, Puente del Inca 70 km, Túnel Cristo Redentor 86 km, Villavicencio 56 km, Barreal 115 km.

 

Las Bóvedas de Uspallata

Este Monumento Histórico Nacional, situado sobre la Ruta Nacional 149 y a 3 km de la villa cabecera de Uspallata, se destacó durante la gesta sanmartiniana, en los preparativos para el Cruce de los Andes, ya que estas bóvedas fueron utilizadas como cuartel del Ejército de los Andes del Libertador General San Martín y cumplieron la función fundamental de ser hornos de fundición de los metales que se extraían de las minas cercanas. Algunos estudios estiman que las construyeron los jesuitas a principios del siglo XVII.

 

El museo tiene cuatro salas destinadas a mostrar elementos de cultura indígena, fundición, mineralogía y sanmartiniana, en las que se pueden apreciar elementos indígenas, herrería, metales de la zona, minerales y maquetas. 

 

Las Bóvedas de Uspallata ya están bajo la protección de la UNESCO con la idea, entre otras, de señalizarlas y ponerlas en valor.

 

Cerro Siete colores

El Cerro Siete Colores es una formación natural de la pre-cordillera. A 8 km del centro de Uspallata, se accede a través de un camino de ripio. El mismo sale directamente en forma contraria a la Ruta 7 cuando se realiza una curva de 90°, hacia la izquierda (a la izquiera está el ACA y a la derecha la oficina de Turismo).

Se transita por una avenida muy ancha y asfaltada, pero pronto comienza el ripio. Por momentos el camino se pierde, y se transita por un cauce seco. Circulando despacio y parando para disfrutar el paisaje, se puede recorrer en menos de 2 horas. Hay que tener mucho cuidado porque el camino comienza lentamente a transformarse en huella.

En el Cerro Siete Colores, los minerales se alinean en franjas rojizas, púrpuras, amarillentas, verdes, que cambian según la luz del día.

 

Es un lugar ideal para hacer caminatas y observar los coloridos paisajes y realizar avistajes de fauna como guanacos, cóndores y zorros. (párrafo destacado)

 

Puente Picheuta

En el camino entre Uspallata y Los Penitentes se puede visitar el Puente Picheuta sobre el arroyo que lleva el mismo nombre. El puente original fue construido por el Ejército de los Andes en su marcha hacia Chile. Es un buen lugar para caminar y admirar los paisajes de las montañas.

 

Mina de Paramillos

La mina de Paramillos se encuentra a una altura de 2.600 msnm. y tiene su origen en el siglo XVII con los conquistadores españoles que comenzaron con la explotación de diferentes minerales.

 

En la actualidad las ruinas de las instalaciones y la mina son el lugar elegido para realizar diferentes actividades como el trekking minero, rappel, tirolesa y otras actividades de turismo aventura. 

 

La Quebrada del Alumbre

Si nuestro cuerpo nos pide alejarnos de la cotidianidad y renovar energías realizar un trekking a la hermosa Quebrada del Alumbre es una oportunidad a poco kilómetros del centro de Uspallata.

Para este trekking iniciaremos nuestro recorrido a los 1600 metros sobre el nivel del mar e iremos ascendiendo mientras disfrutamos de un paisaje bellísimo. El lugar elegido como punto final para emprender el retorno es la confluencia de la Quebrada del Alumbre con la Quebrada del Telégrafo, lugar por el que transcurría, hace muchos años, el sistema de comunicación telegráfica que unía Mendoza y Uspallata.

Caminando con paciencia infinita, nos adentraremos en la quebrada que nos conducirá, entre otros, al cerro Alumbre, que es el que le da también el nombre a la quebrada.

La Quebrada del Alumbre es sumamente amplia y cuenta con mucha vegetación por lo que se pueden apreciar una gran variedad de colores en sus laderas. En su recorrido se distinguen distintos arroyos que son fruto del deshielo de los glaciares de cerros cercanos. Es de fácil tránsito puesto que el sendero está bien marcado.

 

Fuentes: El Ciudadano, Tuiti Trekking, Viajar con descuentos y Mendoza Turismo

Artículos Relacionados