Te invitamos a conocer Uspallata, el valle más verde de la cordillera del norte mendocino. Deporte aventura, gastronomía y turismo histórico a sólo 90 minutos de la ciudad.

Este otoño, y el incipiente invierno también, Uspallata los espera con los brazos abiertos. Uspallata ofrece montañas, ríos, aventura y toda la majestuosidad de sus paisajes.

Recordado por ser el lugar elegido en 1996 para filmar “Siete años en el Tíbet”, Uspallata se ubica a 105 kilómetros de la Ciudad de Mendoza y ofrece una amplia variedad de actividades para conocer hasta sus más escondidos paisajes. Gastronomía tradicional, paseos recreativos y deportes de aventura son sólo algunas de las opciones que el Valle ofrece.

Conforme se transita la Ruta Internacional 7, el paisaje se va transformando y pintando de diversos colores, los cerros muestran amplias tonalidades por el juego del sol con los minerales que componen su geografía, y un oasis verde, se abre paso en medio de un escenario pétreo. 

Cabalgatas, rafting a orillas del río Mendoza, escalada, tirolesa y mountain bike podrán practicar quienes visiten Uspallata. Además de visitar áreas naturales protegidas como el parque arqueológico municipal Cerro Tunduqueral, el cerro Siete Colores y las minas de Paramillos, sin olvidarnos de las Bóvedas de Uspallata, importante sitio que forma parte de la historia sanmartiniana.

Turismo Histórico

Son varios los antecedentes que le dan a las bóvedas, características de lugar histórico, por haber sido destinadas a molinos y trapiches de minerales.

Según investigaciones, este edificio fue construído exprofeso por los jesuitas para ser utilizado como refugio y protección frente al asedio de los indios, por lo tanto no fueron cuarteles del Ejército Libertador -ni en ellas se fundieron cañones, ya que estos fueron fundidos en la maestranza ubicada a 3 km del campamento El Plumerillo-, sin embargo, probablemente para la época de los preparativos de la campaña libertadora, el molino de minerales y la fundición que contenía, producía parte de la materia prima que Fray Luis Beltrán utilizaba para la confección de armas y equipos para el ejército sanmartiniano.

Las Bóvedas de Uspallata se ubican a 2 km de la villa de Uspallata, sobre la ruta provincial 39, en dirección al valle de Calingasta de San Juan. Es un sitio muy pintoresco que vale la pena visitar. 

 Cerro 7 Colores

Hacia el Este, a tan sólo 9 km de la villa cabecera, -por la Ruta Provincial Nº13- encontramos el Cerro Siete Colores.

La formación deslumbra con sus múltiples tonalidades; las franjas de diferentes colores que la cruzan conforman uno de los espectáculos visuales más asombrosos de la provincia y uno de los sitios de visita obligada para todos los viajeros que llegan a Uspallata.

Parque arqueológico municipal “Cerro Tunduqueral”

Por Ruta Provincial N° 52, a 7 km al norte de Uspallata y a 2.000 m.s.n.m, encontramos el cerro Tunduqueral; un área natural protegida de gran valor arqueológico por sus grabados rupestres que datan de entre el 800 y el 1000 d.C., etapa agro-alfarera regional.

El cerro, es considerado un lugar sagrado para los pueblos originarios de la zona. Parte de esas manifestaciones son los gravados que se pueden apreciar sobre roca renegrida, la “patina del desierto”. 

El parque es manejado en conjunto por el Municipio de Las Heras y la Universidad Nacional de Cuyo; cuenta con informador turístico y servicio de guía en horario fijo de 10 a 18 horas todos los días del año.

Uspallata es una parada obligada en el camino de Alta Montaña, si venís a Mendoza ya sabés que no podés dejar de probar sus vinos y recorrer sus caminos de montañas, así que Uspallata es parte esencial de tu próximo viaje a Mendoza.

Fuente: Revista “Caminos”

Artículos Relacionados