Atractivos de Mendoza

Atractivos de Mendoza

Originales tours en bicicletas adaptadas para 12 personas; villas privadas al pie de la montaña, degustaciones en bodegas, y los mejores paisajes para hacer turismo aventura.

Mendoza es una de las provincias más buscadas para estas vacaciones y siempre cautivó desde lo turístico. No solo porque cuenta con el pico más alto del hemisferio Sur y Occidental, el Aconcagua, con 6962 metros, sino también por sus maravillosos viñedos que originaron una de las fiestas más importantes del país: la vendimia.

Por si esto fuera poco, la ciudad multiplica sus atractivos que año a año convocan a más visitantes. Atenta a todo esto la revista estadounidense Times, la ubicó, en 2021, como uno de los 100 mejores lugares del mundo.

 

Aquí un recorrido por sus múltiples propuestas mendocinas.

City tour por las plazas

Apenas llegues a Mendoza no dejes de recorrerla. Más allá de los sitios históricos esta ciudad cuyana se caracteriza por sus fantásticas plazas. Desde la Plaza Independencia, rodeada por sus cuatro plazas satélites (Chile, Italia, San Martín y España) hasta el imponente Parque General San Martín con el Cerro de la Gloria incluido.

En este último se encuentra el Monumento al Ejército de los Andes que recuerda la gesta patriótica del cruce de la cordillera, comandado por el general San Martín para liberar a Chile y Perú.

 

Villa privada

En sintonía con las últimas tendencias mundiales, en la que los servicios de lujo se alejan de los centros urbanos, Casa Naoki se suma al movimiento del private housing. A 30 minutos de la ciudad y 40 del Valle de Uco, Dartley Family Wines cuenta con este maravilloso hospedaje que ofrece una experiencia inolvidable. Aquí los servicios y la atención se igualan a los mejores hoteles 5 estrellas y la propiedad entera se pone a disposición para quien la reserve. Rodeada de un ambiente natural y en perfecto equilibrio con la flora y fauna autóctona, la villa sorprende por su impactante vista a la Cordillera de Los Andes.

En septiembre del año pasado se celebraron los premios Best Of Mendoza’s Wine Tourism y Naoki se alzó con el oro al Mejor Hotel de vinos de la Argentina.

 

Degustación a ciegas

Luego de una clásica visita a la bodega Kaiken, recorriendo el viñedo y la cava de añejamiento, se ofrece una degustación a ciegas. Con las etiquetas de las botellas tapadas, se observa el color de cada vino en la copa, se siente el aroma y, finalmente, se prueba en boca para descubrir de qué vino se trata. Este proceso no solo enseña mucho sobre el producto sino también sobre las sensaciones del consumidor. Se presentan dos vinos blancos para calibrar los descriptores y 5 tintos se degustarán a ciegas. Precio: $4.800 por persona.

 

Desierto de las Huayquerías

Formado por escalonados paredones de tierras arcillosas, este paseo se va sumergiendo en laberintos mágicos, desde la Villa de San Carlos hacia el este. Médanos de arena dan lugar a un circuito donde los baqueanos, guías experimentados, dirigen a sus grupos por zonas de canteras y huellas antiguas.

El recorrido comienza en vehículo y continúa a pie. Es aproximadamente una hora de caminata hasta llegar al final del cañadón con su impactante vertedero. La excursión concluye en un mirador desde donde se puede ver el atardecer, la Cordillera de Los Andes y las luces del Valle de Uco. Cabe aclarar que este sector del Desierto es propiedad privada, la Municipalidad de San Carlos, solo promociona el atractivo.

 

Cabalgar por viñedos

Francois Lurton, cuya familia está íntimamente ligada a los mejores vinos de Burdeos y del mundo, llegó a nuestro país en los ‘90 y compró una finca al pie de la Cordillera. Allí plantó sus viñedos y levantó su bodega, Piedra Negra. Hoy propone un recorrido muy particular… a caballo.

La cabalgata comienza desde la bodega para descubrir el camino de los viñedos y sus variedades excepcionales, ubicadas a sólo 20 kilómetros de la montaña. Es una oportunidad única para conocer todo sobre esta familia y sus vinos. Al finalizar el tour se pueden recorrer las instalaciones y solicitar una degustación de vinos, un exquisito almuerzo en el quincho con vista panorámica o bien un delicioso picnic en el jardín.

 

Laguna del Diamante

Declarada Reserva Hídrica, esta laguna es una antigua caldera volcánica con forma de olla. Producida por el colapso de un volcán del periodo Cuaternario. Su aguas son aportadas por los deshielos y tienen una profundidad aproximada de 70 metros. Es en esta laguna donde nace el Río Diamante, ideal para practicar rafting. Junto a ella se eleva el Volcán Maipo y al reflejarse en el espejo de agua se puede ver la figura romboidal del diamante que da origen al nombre de esta reserva. Queda a 130 kilómetros de la Villa de San Carlos.

 

Arborismo en la reserva

Al pie de la Precordillera de los Andes y con una extensión de 72.000 hectáreas se encuentra la Reserva Natural Villavicencio. En ella no sólo se protegen los manantiales de agua mineral, declarados de importancia internacional por la Convención Ramsar, sino también un ecosistema que comprende tres eco-regiones: monte, cardonal y puna.

Dentro de la reserva se encuentra el Villavicencio Park, un parque de aventura y arborismo donde experimentar la adrenalina de un bosque aéreo. El circuito consta de 15 actividades para que los aventureros -equipados con arneses- vayan desafiando cada tramo. El parque se encuentra a tan solo 50 kilómetros de la ciudad de Mendoza. Más información en www.conextur.tur.ar

 

Experiencia en multibici

WineBeetle es una original bicicleta con capacidad para 12 personas. Ideada por Nicolás Caggiano (ingeniero industrial y mecánico) y Hernán Vega (ingeniero civil) con el objetivo de mostrar lo mejor de Mendoza a través de una experiencia innovadora, sustentable, saludable y única.

La propuesta invita a pedalear entre viñedos, bodegas y olivícolas incluidos en Los Caminos del Vino de Mendoza. Al mismo tiempo se degustan los mejores vinos y una picada con los más ricos productos regionales (fiambres, aceites de oliva, aceto balsámico y otros).

 

Payunia y Caverna de las Brujas

Ubicado en el departamento de Malargüe, por la ruta 185, la Payunia es un gran territorio colmado de silenciosos volcanes que dejaron increíbles geoformas. Por la particularidad de su relieve, es considerado como uno de los campos volcánicos más vastos de América del Sur, con más de 900 volcanes.

Su nombre viene del pehuenche “Payen” que se refiere al lugar donde hay mineral de cobre. La Payunia contiene además los rastros del “río” de lava más grande del mundo, 181 kilómetros, llegando a territorio pampeano.

Para visitarlo solicitar turno en la página oficial de la provincia de Mendoza (www.mendoza.gov.ar).

Muy cerquita está la Caverna de las Brujas, en el cerro Moncol a 1839 metros a nivel del mar y a 75 kilómetros al sur de la ciudad de Malargüe. Se trata de una reserva natural y monumento nacional formado por rocas calcáreas y sedimentarias de la era Jurásica. Sus singulares estalactitas y estalagmitas, galerías y grandes salas abovedadas son definitivamente dignas de conocer.

 

Adrenalina en San Rafael

Rafting, kayak, doky y cool river adquieren más emoción si se practican en el marco del hermoso Cañón del Atuel y las aguas turbulentas del río del mismo nombre. Quienes lo prefieran podrán llegar hasta el embalse de la presa Valle Grande y deleitarse con paseos en catamarán y pesca deportiva. Las formaciones montañosas que modelan el relieve del lugar permiten disfrutar de otras actividades como trekking, rappel, senderismo, escalada y tirolesa.

También es un sitio ideal para vuelos en parapente, safaris fotográficos y cabalgatas. Los amantes de la aventura sobre ruedas podrán hacer travesías en 4×4, cuatriciclo o enduro.

 

Paseo en globo

Luján de Cuyo y Junín son los dos municipios en donde se puede vivir esta experiencia en dos modalidades diferentes. En Luján se trata vuelos cautivos. Esto es cuando el globo aerostático se encuentra sujeto al suelo, en un lugar determinado, y realiza ascensos de hasta 20 metros, subiendo y bajando con pasajeros a bordo.

En Junín, en cambio, la empresa Mendoza Balloons ofrece vuelos de 45 minutos de duración desde el despegue hasta el aterrizaje. Se flota al compás del viento siguiendo su dirección y velocidad. El contacto con la naturaleza es permanente y se pueden visualizar las especies animales típicas de la zona y el contraste que generan los distintos tipos de plantaciones locales.

 

Fuente: La Nación, por Silvina Ocampo

Artículos Relacionados