Flanqueado hacia el oeste por las altas cumbres del Cordón del Plata e integrado por los departamentos de Tupungato, Tunuyán y San Carlos, a unos 70 Kilómetros de la capital provincial, se trata de un sitio que congrega en Mendoza a un número creciente de turistas.

El Valle de Uco, oasis situado en el centro oeste de Mendoza; y San Rafael y Malargüe, al sur de la provincia, son los sitios más elegidos por quienes visitan la provincia y atraen a los que eligen disfrutar de la naturaleza, el turismo aventura, recorridos por viñedos y bodegas, y degustaciones de vino y gastronomía.

El fértil Valle de Uco deslumbra con sus bellezas naturales; y el vino y la gastronomía son la principal, pero no la única, oferta que proponen las reconocidas bodegas de esta importante región vitivinícola.

Esta zona ofrece estadía en posadas rurales, hoteles de todas las categorías, cabañas y campings a la orilla de ríos y arroyos.

En San Carlos, una de las principales atracciones naturales es la Laguna del Diamante, que, en verano, invita a turistas y pescadores a recorrer extraordinarios paisajes naturales hasta desembocar en la impresionante imagen del volcán Maipo reflejado en su inmensidad en el espejo de agua.

Otro atractivo interesante para recorrer es el desierto de las Huayquerías que, formado por escalonados paredones de tierras arcillosas, se va sumergiendo en pintorescos laberintos, desde la Villa de San Carlos hacia el Este.

En Tupungato también tienen una demanda espontánea el enoturismo y los circuitos gastronómicos. En paralelo a los Caminos del Vino (Ruta 89), se han abierto circuitos complementarios con una oferta variada y se destacan los distritos de La Arboleda y San José. Sumado a esto, la Asociación de Prestadores conformada por pequeños y medianos empresarios del turismo local, en conjunto con el Municipio, proponen paquetes, promociones y servicios a precios muy accesibles.

Visitantes atraídos por los encantos del Valle de Uco

Promocionado por las agencias de viaje que confían en poder dejar contentos a sus clientes, recomendado de boca en boca o puntuado de manera excelente en las páginas digitales o las revistas más confiables a la hora de elegir destinos, el Valle de Uco es uno de los sitios predilectos para los turistas. Lo que más los motiva al momento de elegir visitarlo es el renombre que han logrado sus vinos y bodegas en el mundo y que está ubicado en un lugar predilecto para apreciar la montaña.

Familiaridad y buenos platos
“Bienvenidos a nuestra casa que también es tuya”, está escrito con tizas en una pizarra que da la bienvenida a La Azul, el restorán de la bodega boutique homónima ubicada en la ruta 89, en Tupungato. La sencillez del anuncio se traslada inmediatamente a la escena, apenas uno se asoma a la galería, en donde a los comensales los aguardan mesas de madera y sillas de totora de colores o sillones sobre el pasto, a la luz del sol y con la montaña de frente, mientras suena una chacarera de fondo y Ezequiel Fadel Hinojosa, su dueño, los recibe.
“Sentimos felicidad. Estamos encantados, es un lugar para expresar amor. Pero no tenemos palabras para describirlo”, comentó Elio Moro, oriundo de Brasil, mientras degustaba un Malbec nacido de la viña que se ubica en la parte posterior de esta finca y que es una de las cuatro variedades que se maridan con la propuesta de 5 pasos. El menú empieza con una sopa de espinaca con crotones fritos y pimentón ahumado y continúa con pizza a la parrilla, empanadas al horno de barro y distintas carnes a elección.
Con su mujer, este turista extranjero comentó que, incentivados principalmente por conocer destinos relacionados al vino, se decidieron por Mendoza antes que Italia –era su otra opción– y que llegaron a este restorán del Valle de Uco a partir de las recomendaciones en internet y encantados por las imágenes que veían. “Teníamos un poco de miedo porque no conocíamos la finca y no sabíamos si en verdad era así, pero este escenario es encantador. Es más bonito de lo que pensábamos”, aseguró. Este turista no buscó disimular en ningún momento la satisfacción que sentía y que lo llevó, luego, a expresar sin tapujos: “Dios no es brasileño, Dios es argentino”.

Mientras, un contingente de norteamericanos oriundos de Arizona empezaba a sacar fotos de la vista de la cordillera de los Andes ya antes de sentarse y desde otra mesa se escuchaba que una mujer decía: “¿Me sacás una fotito? Esto es impagable”.

Esta opción se completa para muchos con una visita guiada a la bodega. Entre los que más los eligen, su dueño aseguró que el 70% es extranjero (en especial de Brasil) y el resto argentino, con mucha afluencia del mendocino.  

“Es como venir a comer a la casa de un amigo, es como sentarse en su patio y que él te sirva”, cerró su anfitrión, revelando lo que considera el secreto para dejar conforme a sus visitas.

Degustaciones a elección
Los Caminos del Vino se vuelve una marca identitaria de la región en materia enoturística y eso hace que distritos como Gualtallary, Los Árboles, Los Chacayes o Vista Flores sean recorridos diariamente por cientos de personas.

Con el propósito de conocer esta ruta llegaron a la bodega Domaine Bousquet, también en Tupungato, tres parejas de brasileños que viajaron a Mendoza atraídos por el Aconcagua y para conocer más del mundillo del vino.
Por eso, en la agenda que ellos mismos fueron armando incluyeron a la región como uno de los destinos imperdibles en el itinerario. En la jornada en el Uco conocieron la bodega La Azul, almorzaron en Tupungato Divino y finalizaron el recorrido en la cava de esta bodega de dueños franceses, reconocida a nivel internacional por sus vinos orgánicos.
“Tomamos mucho vino de Argentina y de Chile. Los del Valle de Uco se escuchan allá”, contó Emanuel Reis Botello, comentando que ellos pertenecen a un club de vino que funciona en la web a través del cual pagan para que les lleguen a sus domicilios en Minas Gerais las botellas más recomendadas por los especialistas, entre las que afirmaron que se encuentran algunas de este terroir.
“Son diferentes, son buenos, en su mayoría nos gusta el Malbec. Lo que más nos atrae en bodegas son las más tradicionales”, expresó Ana María Moraes Elisei, destacando también que además de la explicación detallada que recibieron sobre todo el proceso de producción del vino, recorrido que es demandado mucho en Bousquet, les ha había encantado ver la cordillera nevada.

Relax y comodidad de posada
A pesar de que la tarde anterior el granizo había caído en seco en las cercanías de la finca La Pampa y de la lluvia que le siguió, desde la Posada del espacio Salentein, en Tunuyán, el cielo lucía celeste la mañana del viernes, mientras el sol doraba los racimos. Con ese marco, desayunaba en el restorán del lugar la familia Tauziet, oriunda de Olivos.
“Vinimos para acá principalmente entusiasmados por la ruta del vino, que le gusta mucho a mi marido, que es el que más conoce, y nos habían dicho que esta posada era una de las más lindas. Más allá de todo eso, el paisaje es divino”, detalló Cecilia, mientras jugaba con Felipe, su pequeño hijo de 1 año y 4 meses. “Él es el que más está disfrutando”, acotó además de describir las comodidades y la excelente atención en este hospedaje que cuenta con 16 elegantes habitaciones con detalles hogareños pero de primer nivel y al que llegan, según comentó la supervisora Ivy Reynoso, turistas que buscan relajarse, disfrutar de la naturaleza y del paisaje valletano.

La tranquilidad que se percibe en el lugar, sus amplios espacios y la cercanía con la montaña fueron otros de los puntos altos destacados por la pareja bonaerense, que también resaltó la buena cocina, lo que ellos consideran importante: “La comida es fundamental para acompañar un buen vino”.

A pesar de que la estadía promedio allí es de dos noches, esta familia eligió pasar 4 días en esta posada, después de varios días en la ciudad de Mendoza. “Queríamos conocer las zonas más reconocidas por sus vinos. Ya fuimos a Luján y a Maipú pero queríamos venir al Valle de Uco, que es nombrado por sus vinos de altura y porque tiene bodegas muy buenas”, comentó Pablo.

Cómo llegar

Para recorrer el Valle de Uco hay que salir de la ciudad de Mendoza por la Avenida General San Martín hacia el Este y empalmar con la Ruta 40 hacia el sur. Luján de Cuyo se encuentra a 21 kilómetros de la capital provincial, Tupungato 78, Tunuyán 83 y Villa San Carlos 104. Es recomendable ingresa a Tunuyán y tomar hacia el oeste para dirigirse al sitio conocido como “Manzano histórico”.

Este valle encantado ya está en boca de todos…si aún no lo conoces te invitamos a recorrerlo con nosotros…hace muchos años que somos especialistas en Caminos del Vino!

Fuente: Uno, Alejandra Adi; El Día

Artículos Relacionados