Atractivos en el Sur de Mendoza

Atractivos en el Sur de Mendoza

Malargüe y San Rafael atraen con propuestas como trekking, rafting, canopy y asombrosos laberintos naturales.

El Valle de Las Leñas, la Laguna de la Niña Encantada, Valle Hermoso, Nihuil o Los Reyunos, los sitios emblemáticos del sur de Mendoza son los favoritos de este verano en pandemia. El motivo de esta elección es simple: paisajes solitarios, aire puro y relax.

La capacidad permitida de los alojamientos es del 75%, y en especial, los fines de semana hay un alto nivel de ocupación en los complejos de montañas y frente a los diques. En cambio, para los hoteles y albergues céntricos la ocupación no llega al 30%, según las distintas cámaras de turismo local.

“Los turistas han elegido destinos de naturaleza con esparcimiento pero ligados a actividades en un entorno natural. Sin embargo, el mayor porcentaje de camas disponible están en la ciudad de Mendoza y los hoteles no están teniendo tanta actividad”, explico Arturo González, presidente de la Cámara de Turismo de Mendoza.

El costo de una cabaña o un lodge de montaña en San Rafael y Malargüe, varía entre $ 5.000 y $ 7.000 para cuatro personas. En los alojamientos con piscina privada y desayuno sale por encima de los $ 10.000 por noche.

Un camping al lado de la Laguna de Valle Hermoso, el paraíso remoto a una hora en camioneta por camino de tierra desde el valle de Las Leñas, cuesta $ 300 por persona. Tiene baños con ducha y proveeduría.

 

Hacia el sur

Malargüe, a 350 kilómetros al sur de Mendoza por la emblemática Ruta Nacional 40, ha sido reconocido con el sello Internacional “safe travels” del Consejo Mundial de Viajes y Turismo, junto a 61 destinos del país.

Desde comienzo de año, las redes sociales se llenaron de posteos de mendocinos que, por primera vez, confiesan vacacionar en el sur de la provincia en lugar de ir a las playas chilenas. El océano Pacífico está a la misma distancia que Malargüe, pero permanece cerrado el cruce Cristo Redentor para los turistas argentinos por la pandemia.

El Circuito de los Valles, por la ruta provincial 222, permite llegar a paisajes sorprendentes: La Laguna de la Niña Encantada, Los Molles, Pozos de las Ánimas, Valle de Las Leñas y Valle Hermoso. En el recorrido hay variedad de cabañas, hoteles, refugios y camping, inmersos en parajes tranquilos de la Cordillera de los Andes.

Es un paseo en caminos ondulantes para disfrutar de la paleta de naranjas y ocres de las montañas, las flores autóctonas y las vertientes. Y en distintas paradas, el destino invita a probar su oferta gastronómica regional, como un cordero al disco maridado con un vino Malbec, o una fondue y wraps de chivito, servido en el complejo termal de Los Molles.

Es también un circuito de pesca con mosca en sus ríos y arroyos, con el desafío de la captura y devolución de las truchas. A diferencia de otros sitios del país, Malargüe tiene aguas más rápidas y de colores variables, unos 500 kilómetros de ríos accesibles por rutas transitables.

En San Rafael, la principal ciudad del sur mendocino y con vuelos semanales con Buenos Aires, los circuitos están diseñados siguiendo el curso de las aguas transparentes de los ríos Diamante y Atuel. Los diques Nihuil, Los Reyunos y Valle Grande son los elegidos de los fanáticos de los deportes aventura  y sus disciplinas, como el rappel, rafting, canopy y tirolesa.

Uno de los recorridos más visitado es el circuito del Cañón del Atuel, que completa 144 kilómetros ida y vuelta desde San Rafael. Tiene cabañas, restaurantes y paradores que son elegidos por los jóvenes.

Los operadores turísticos de la ciudad de Mendoza han comenzado a ofrecer viajes a los destinos más remotos del sur: “Armamos minivacaciones de dos días, una noche, durante los fines de semana para los viajeros que quieren conocer San Rafael y Malargüe”, dice Claudia Yanzón, desarrolladora del bus vitivinícola, que recorre las zonas productivas y este año viajan con los micros de Cata al sur provincial.

Las salidas en bus desde la ciudad de Mendoza y una noche de alojamiento en San Rafael (250 kilómetros de distancia) o Malargüe (350 kilómetros) incluyen cena y almuerzo, y una media tarde en el campo. Y la fascinante visita a los Laberintos de Carmona. El costo es de $ 14.100 por persona, en habitación doble.

 

Por los laberintos

El sur mendocino tiene dos de los ocho laberintos naturales que hay en el país. Son símbolos de misterio y juego. Los laberintos aparecen en la mitología griega, en la arquitectura medieval cristiana, en la producción literaria del siglo XX y en el cine.

El más conocido es el Laberinto de Borges. Inaugurado en 2003, en la Finca Los Álamos, 18 kilómetros al sudoeste de San Rafael. Esa obra inicialmente surgió de charlas entre la amiga de Borges, la escritora Susana Bombal y Randall Coate, un ex diplomático británico, diseñador de laberintos y admirador y conocedor de la obra del escritor.

Abarca un espacio de 96 por 76 metros que puede apreciarse completa a lo alto de un mirador. Esa perspectiva permite detectar la palabra “Borges” en espejo, formada por más de 8 mil plantas, entre las que se recortan 2.500 metros de senderos.

En la ciudad de Malargüe es cada vez más concurrido el paseo a los Laberintos de Carmona. Fue creado por Jorge Carmona, un vecino que sembró las plantas y diseñó los laberintos. Tiene más de 100 mil almácigos de ligustrino y arabia, y una frondosa arboleda de más de 15 variedades entre álamos y sauces, zapallos gigantes y almácigos.

El predio tiene un primer laberinto como un cuadrado, que mide 70 metros por 70 metros y 31 pasillos. El segundo laberinto es circular y contiene en el centro la “fuente de los deseos”,  con asientos para la contemplación y el relax. Completa el paseo un mirador de 8 metros de altura con una rampa para observar todo el circuito desde arriba. Abierto todos los días, de 10 a 20, tiene un juegos infantiles, churrasqueras y un quincho cerrado para comer asados y disfrutar del verde profundo.

Un dato para los viajeros que temen restricciones en sus vacaciones, Mendoza ha anunciado que mientras se mantenga la “pausa epidemiológica” con una meseta de contagios en torno de los 130 casos diarios, no habrá toque de queda sanitario por las noches. Tampoco se exige seguro de Covid-19 ni hisopados negativos.

 

Fuente: Clarín por Roxana Badaloni

Artículos Relacionados