El organismo quiere promover un plan de urbanismo para mejorar el tránsito vehicular y evitar el ingreso al centro.

 Tres son las obras troncales que Mendoza necesita para mejorar el tránsito vehicular. O al menos son tres la que tienen en carpeta, las que se priorizan, las que se consideran vitales dentro del plan urbanístico que están impulsando los funcionarios de Vialidad provincial: la ruta 82, que se conoce como Panamericana; la ruta que debe conectar la 82 con la 40 y la circunvalación que conectará de manera oval el Gran Mendoza sin necesidad de pasar por el centro, cuyo tránsito suele colapsarse en los horarios pico.

De todas maneras, el plan está en ascuas por ahora, ya que la única obra que empezó es la de la ruta 82, que será doble vía desde la Shell de la Puntilla hasta la rotonda Ortiz, en Vistalba, la del último boliche.

Las demás son intenciones pero aún no están definidas. En criollo: están verdes. Porque la ruta que vinculará la 82 con la 40 no se sabe por dónde lo hará. “La idea es que conecte por el Corredor del Oeste y llegue hasta al Aeropuerto. Pero aún no sabemos bien por dónde irá. Sabemos, sí, que no vendrá una topadora y tirará todo sino que vamos a usar lo que hay y lo vamos a conectar inteligentemente.

Abriremos algunas calles que sean claves. Pero va a ser en busca siempre del bien común”, dijo Oscar Sandes, administrador general de la Dirección Provincial de Vialidad.

Respecto a la circunvalación, el funcionario explicó que es una obra que está insinuada desde hace años, pero nunca pasó de intenciones.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.