Circuitos guiados, senderismo o travesías 4×4 son algunas de las propuestas de la reserva, uno de los sitios emblemáticos de Mendoza. Allí se puede disfrutar de un día distinto en el entorno de un área natural protegida.

La Reserva Natural Villavicencio, a sólo 50 km de la Ciudad de Mendoza, es uno de los sitios emblemáticos de Mendoza como destino turístico y ofrece múltiples opciones para disfrutar de un día distinto en el entorno de un área natural protegida.

 

Para quienes disfrutan de conocer la historia, recorrer sitios patrimoniales, admirar la arquitectura y la belleza escénica, se recomienda realizar el tradicional circuito guiado por el hotel, acompañados por los guías de sitio de la Reserva Natural Villavicencio, donde se recorren los alrededores de este Monumento Histórico Nacional, sus terrazas, jardines –diseñados por Carlos Thays hijo– y la capilla contigua. Un verdadero paseo en el tiempo. 

 

Estos recorridos guiados tienen una duración aproximada de una hora. Toda la actividad se realiza al aire libre, por lo que se sugiere llevar abrigo y vestimenta adecuada.

 

Para los espíritus aventureros, senderismo o travesía en truck 4×4.

Este majestuoso paisaje precordillerano, modelado por el viento y el agua, resulta de interés para quienes disfrutan de hacer camino al andar y observar la fauna autóctona que habita en el lugar. Estos circuitos tienen una duración aproximada de tres horas y presentan una dificultad baja/media. Es necesario realizar reserva previa.

 

En cuanto al truck, la experiencia es única, una perfecta combinación de adrenalina y disfrute. Tal cual lo recita su eslogan “llegamos a donde nadie llega”, esta unidad, especialmente diseñada con comodidades y equipamiento acordes para caminos inaccesibles, ingresa al corazón de la Reserva, acercando a sus pasajeros a sitios de alto valor cultural y natural. Para más información acerca de los programas de aventura, recomendamos contactarse con Andes Truck, empresa de turismo local que cuenta con la licencia para operar dentro del área natural protegida.

 

Para los amantes de la gastronomía, el Parador Villavicencio sorprende con su menú de montaña, elaborado con los ingredientes más nobles, respetando sus ciclos y tiempos de cocción. La excusa perfecta para hacer un alto en el camino y disponer los sentidos a disfrutar, contemplar, escuchar y saborear de una naturaleza intacta.

Durante período escolar, de marzo a junio y de agosto a diciembre, funciona el Programa de Visitas Educativas en la Reserva Natural Villavicencio. Está orientado a dar a conocer y poner en valor la biodiversidad de nuestra provincia y el patrimonio histórico.

 

En esta aula a cielo abierto que es la Reserva se descubren los tres ambientes que la conforman: monte, cardonal y puna, sus características, paisaje, y sobre todo sus habitantes, así se profundiza sobre la flora y fauna del lugar.

 

Este programa está dirigido a todos los niveles educativos, ya que los contenidos y las dinámicas se adaptan a la temática que los alumnos estén viendo en clase y a las edades.

En temporada baja, la Reserva Villavicencio abre sus puertas de miércoles a domingo y los fines de semana largos también se puede visitar. En temporada alta, permanece abierta todos los días.

 

Fuente: Prensa Gobierno de Mendoza

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.