Visitando Bodegas y conociendo hacedores de destilados y vino en San Martín.

Voy a hacer un “mea culpa” y reconocer que aunque la invitación era tentadora, ir para el Este mendocino a probar grapa y vino, no pensé que la jornada iba a terminar siendo de las más divertidas que he vivido.

Así que haciendo honor a un viejo dicho que reza “vos echá a andar la carreta que los melones se acomodan solos”, calcé gorro, bufanda, mucho abrigo y con un grupo de mujeres enamoradas de la cultura del vino (en Instagram las encuentran como @wonderwine) partimos un frío sábado de junio, mate en mano, bien tempranito rumbo a San Martín.

Así llegamos a nuestro primer destino donde conoceríamos a quien nos guiaría en todo el recorrido, el enólogo del Plan Bonarda de la Municipalidad de San Martín, David Palma.

 

El pintoresco hotel La Tebaida

Ver la galería del hotel te hace suspirar y querer entrar rápido a cobijarte entre sus paredes cubiertas por barro y donde las antigüedades juegan a las escondidas con cada uno de los rincones de La Tebaida, un hotel, restaurant y productora de aceite y grapa a solo 40 km de la ciudad de Mendoza.

Este hotel fue la casa del Ingeniero Juan Antonio Argerich, uno de los primeros impulsores del malbec en Luján. Allá por el año 2000, cuando se muda a Chacras, su hijo Miguel decide comenzar el proyecto de hospedaje, agregando habitaciones y refuncionalizando el lugar para atender a los turistas.

 

Origen del nombre

El molino La Tebaida está ubicado en los terrenos que el gobierno le dió al General San Martín y donde tenía sus chacras, y como él disfrutó mucho el tiempo que pasó en este lugar, cuando se retira a Francia, suspiraba diciendo “Como me gustaría volver a mi Tebaida” comparándola con Tebas, la mítica y enigmática ciudad griega donde se desarrollan muchas de las historias de Edipo y Dionisio.

 

¿Cómo no enamorarse?

Fue Javier Lescano, encargado del lugar, quien nos explicó el proceso de producción de aceite de oliva y nos mostró la maquinaria antigua que Miguel específicamente buscó y recicló para dar vida a este sistema de molienda en frío que en la actualidad no existe en la provincia, ya que la aceituna entra completa al molino, las piedras giran y amasan a la vez porque al ser a baja temperatura es más difícil extraer el aceite.

 

Nos relató todo el proceso de elaboración de la grapa a partir de orujos de malbec y con un alambique, cosa que no les voy a contar porque les sacaría lo delicioso que es escucharlo y ver cómo se va creando este elixir. Vayan y véanlo en vivo y en directo.

 

Cada 100 kilos de orujo sacan 14 litros de grapa con un grado promedio de 80 pero como esta prohibido vender ese grado alcohólico, se rebaja con agua de una vertiente de San Carlos para llegar a 40º.

 

Orujo de malbec

De allí partimos hacia la Bodega Buono B., la B es de Benito, el fundador oriundo de Ischia, una isla de Italia, que vino a nuestro país con solo 13 años luego de la segunda guerra mundial y se puso a trabajar con el viñedo.

Daniel Buono, su hijo, estaba esperándonos para contarnos que hace 70 años que elaboran uva y 14 años de producir vino. El resto se los dice él mismo.

El 90% de su materia prima es uva propia, orgánica y el concepto rector de la bodega es “La forma de entender el trabajo define nuestra manera de pensar, de ver las cosas; nuestra forma de vivir y ayudar, por medio de esta bebida milenaria, a alegrar el corazón de mujeres y hombres.”

 

Con el pecho lleno de orgullo, nos llevó a recorrer la gran obra de ampliación de la bodega que consta de planta de fraccionamiento y guarda del vino con una gran parte subterránea donde se llega a tener una temperatura de entre 10º a 18º logrando mantener el vino sin ningún tipo de sistema artificial. Pulgar arriba para los Buono!!

 

Algo de lo que se produce en este establecimiento es un Reserva Malbec, Sauvignon blanc y un blend de tintos (malbec, cabernet y shiraz), no tuvimos la suerte de poder degustar alguno de ellos, y fue el único punto en contra de los Buono, porque la atención de Daniel fue excelente y estuvo atento a todas las inquietudes de diez mujeres ávidas de conocimiento.

 

Fuente: Mendoza Post, Por Andrea Mendoza Ghinaudo

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.