20 razones para amar a Mendoza

Mendoza Parque Aconcagua

La revista oficial de la línea brasileña Gol, que se distribuye en sus más de 900 vuelos diarios, incluye un artículo dedicado a Mendoza. Se trata de una guía con las mejores atracciones, bodegas y restoranes del nuevo destino de Gol a la Argentina

Beber vino es una buena razón para conocer Mendoza. Esta ciudad argentina, una de las principales regiones vitivinícolas de América del Sur es el nuevo destino de GOL con dos vuelos semanales directos.

1. Pedalear entre los viñedos
Uno de los programas clásicos de Mendoza está montando una bicicleta entre los viñedos y disfrutar de los hermosos paisajes de la región; los dos mejores lugares para ello son Maipú y Luján de Cuyo, donde las bodegas están más cerca entre sí. Varias agencias ofrecen tours que van a través de dos o tres bodegas en el mismo día, en circuitos que llegan a 14 kilometros.

2. Ir a pie al Mercado Central y al Parque de la Ciudad
Mendoza es una región desértica, pero tiene un sistema de canales que traen agua del deshielo de los Andes para el riego de la ciudad, sistema de riego que tiene varios siglos de antigüedad: el resultado es un paisaje urbano lleno de árboles con hojas verdes, que hacen que cualquier paseo sea aún más agradable: caminar hasta el Mercado Central, que cuenta con numerosos puestos con quesos y embutidos locales, tomar un café en la acera de la Peatonal Sarmiento y terminar el recorrido en el Parque San Martín. La vista desde el Cerro de la Gloria, en el Parque, es muy hermoso. Vale la pena echar un vistazo desde arriba.

3. Comprender la historia de la uva Malbec
Fundada hace 117 años, la Bodega López es una de las más antiguas de la Argentina y su historia tiene una relación directa con la popularización de la uva Malbec en el país. La cepa es originaria de Francia pero sólo se hizo famoso en todo el mundo después de llegar a Mendoza en el siglo 19, donde encontró las condiciones ideales para el desarrollo. Esta y otras historias se cuentan en el museo de la bodega, que también expone máquinas y documentos antiguos. En una hora, se puede entender como el Malbec llegó a ser tan bien conocido. En la bodega López, la visita es gratuita e incluye una visita al museo. Al final, lo más gratificante es la degustación de un vino espumoso y un tinto.

4. Almorzar al pie de los Andes en Resto La Azul
Situado en el Valle de Uco, el Restó de La Azul es prueba de que no se necesita mucho para crear un ambiente encantador en Mendoza. Instalada en el desierto, con los Andes en el fondo, el lugar parece un viejo almacén y se destaca por su rusticidad y buena comida. Hay pocas mesas y un horno de barro en el jardín, donde se preparan empanadas y la carne, como bondiola de cerdo, almuerzo cinco pasos, armonizado con los grandes vinos de la casa.

5. Probar budín de pan… con dulce de leche

En el Valle de Uco, ya en la pre-cordillera andina, el grupo Huentala Inversiones Hoteleras instaló su bodega, Huentala Vinos y está poniendo en marcha la construcción de lujo Gualtallary viñedos, para aquellos que quieren tener su propio viñedo. La idea ha comenzado a dar sus frutos – el primer vino llega al mercado este año – pero por ahora hay una bodega, un pequeño hotel y un restaurante que sirve un menú único, asado con ensalada y un budín de pan con dulce de leche y crema como no se ha probado nunca otro….

6. Hospedarse en Chacras de Coria
Este distrito de Luján de Cuyo es famoso por sus calles arboladas y tranquilas, ideal para paseos. Los bares y restaurantes también abundan: vale la pena la visita. Una buena alternativa para aquellos que quieren permanecer en Maipú es el acogedor Casa Glebinias, que cuenta con un hermoso jardín y suites.

7. Comer en María Antonieta
Moderno y despojado, es considerado uno de los mejores restaurantes de la ciudad. Aparte de las pastas, sirve carne y verduras, y se destaca por el uso de productos de temporada. Una especialidad: los spaquettis con langostinos y pesto y el ojo de bife con salsa de chile a la parrilla. Entrada: berenjena asada cubiertas con queso de cabra y tomates. Otros grandes opciones en la ciudad son Azafrán y Bistro Anna.

8. Conocer la Bodega de Carmelo Patti
El italiano Carmelo Patti es venerado en todo el mundo por el vino de autor que produce. En su pequeña bodega denominada “El Lagar”, conserva los viejos métodos y técnicas tradicionales, como la fermentación en depósitos de cemento – en lugar de depósitos de acero inoxidable – el uso de la levadura y el envejecimiento en barricas de roble. Carmelo Patti cultiva su propio viñedo, es un viticultor legítimo, trabaja con las uvas de su propia cosecha que convierte en vino y monitorea personalmente todo el proceso de vinificación hasta el embotellado. Pero su trabajo no termina ahí. «Dejo en reposo las botellas de vino durante dos años por lo menos antes de venderlos», dice Patti. También enseña al turista a descubrir sus propias preferencias, almacenamiento, servicio y degustación. En resumen: una visita a “El Lagar” vale la pena. Es gratis, pero hay que programarla.

9. Admirar la arquitectura de las bodegas
Mendoza también se destaca por la audacia en los diseños arquitectónicos de sus bodegas. La bodega O. Fournier es el más interesante de todos. Su techo plano en el horizonte se funde con el paisaje. Es una gran estructura, un proyecto muy bien resuelto. Allí se producen reconocidos vinos, algunas etiquetas sólo pueden ser adquiridas en la bodega.
10. Cenar en el restaurante de la Chef Nadia O.F.
La chef argentina de moda hace una cocina de autor y rescata las recetas tradicionales con un toque contemporáneo, incorporando nuevas ideas para la preparación de sus platos, pero sin mentiras. El menú es sencillo y diseñado de acuerdo a los ingredientes de temporada. Otra opción para variar el menú en el centro de Mendoza es marisquería Praga, que sirve pescado y marisco: el menú incluye la cazuela de mariscos, una cazuela con pescado, pulpo, mejillones, almejas y salsa de tomate.

11. Practicar Deportes de Aventura
La región de Mendoza cuenta con un variado menú de atracciones para aquellos que disfrutan de los deportes de aventura. La combinación de desierto y montañas nevadas, la proximidad a los Andes y la topografía de la región creó grandes lugares para la escalada en roca, trekking, mountain bike, parapente, canopy, e incluso paracaidismo. El rafting es una actividad tranquila la mayor parte del año, pero es más radical en el verano, cuando el deshielo de los Andes colma los lechos de los ríos y rápidos. Uno de los puntos más emocionantes de la región se encuentra en el río Mendoza, más arriba de la presa de Potrerillos.

12. Tomar cerveza artesanal
Así es, la cerveza! Vale la pena dejar por un momento el vino sólo para degustar una pinta en la cervecería Jerome que se encuentra en El Salto, Potrerillos, casi 2.000 metros de altitud. El agua utilizada es pura, proviene del deshielo de los Andes. En la ciudad no es muy difícil encontrar bares que sirven una de sus cinco etiquetas, de hecho hay una cervecería Jerome en la famosa Avenida Arísitdes Villanueva.

13. Cabalgar las montañas
Hay varios puntos panorámicos de los Andes donde se puede llegar a pie o a caballo. En ambos casos, el recorrido sigue aproximadamente la misma ruta: se sale por la Quebrada del Cóndor, al pie del Cordón del Plata, y se sigue hasta el Mirador de La Hoyada, a 2.800 metros de altitud. Estas excursiones suelen incluir desayuno, barbacoa y traslado al hotel.

14. Dormir sobre los viñedos
El hotel de moda “Entre Cielos” tiene varias suites con encanto y un loft muy moderno por encima del nivel de los viñedos. Ofrece servicios de baño turco a grupos de hasta 20 personas. El circuito clásico incluye seis pasos: baños, vapor y agua caliente, la exfoliación y la relajación.

15. Hacer su propio vino
Susana Balbo es uno de los nombres más importantes en la elaboración del vino argentino. Produce etiquetas de calidad y siempre busca la innovación. En su bodega, Dominio del Plata, los turistas pueden hacer su propio vino mientras disfrutan de la vista del Cordón del Plata. Combinando uvas como malbec, cabernet sauvignon y syrah, el visitante es guiado por un enólogo para producir un corte o una original mezcla.

16. Pruebe su suerte en un casino
En Mendoza, el juego es legal. En el centro de la ciudad, el Casino de Mendoza es una de las más antiguas de la región – su historia remonta a 1924 – y es considerado patrimonio de interés social y cultural de la provincia. También hay hoteles con casino, el Park Hyatt, por ejemplo, cuenta con un salón equipado con 656 máquinas y 22 mesas de juego. otros 1.400 metros cuadrados.

17. Tener una clase de cocina en Terrazas de los Andes
En Terrazas de los Andes saben combinar muy bien lujo y simplicidad. Es una empresa del grupo LVMH, el mismo que produce el Moët & Chandon en Francia, La bodega está ubicada en Luján de Cuyo y ofrece clases de cocina para grupos de cuatro a diez personas, incluyendo la visita a la viña y el almuerzo con degustación de vinos.

18. Conocer la montaña más alta de América
El Parque Aconcagua se encuentra a 180 kilómetros de la ciudad de Mendoza y debe su nombre a la montaña más alta de las Américas, un pico de 6.962 metros de altitud. Es un viaje que dura todo el día y muestra espectaculares vistas de la Cordillera.

19. Comer en una parrilla con fuego a leña

En Mendoza, la parrilla se hace siempre con leña, nunca con carbón, eso nos dicen en el tradicional restaurante llamado Don Mario, donde, además de la barbacoa, sirven pescado, pasta y diversos platos.

20. Conocer un vino orgánico
La Bodega Familia Cecchin ya cuenta con su tercera generación: Alberto es el que recibe a los turistas y muestra la vida cotidiana de un viñedo orgánico, su proceso de producción y las diferencias con los métodos tradicionales. Dice que sus vinos, 100% malbec orgánico, no contiene conservantes ni sulfito. También nos contará “que cultiva flores y frutas para que las plagas dejan su viñedo en paz».

Fuente: revista GOL vuelo, producido por el editor VIAJE.