Hace un año en el estudio elaborado por La Agencia de Viajes en virtud de su 26° aniversario, la mayoría de los encuestados (cerca del 80%) no quería la continuidad del modelo político de la expresidenta Cristina Fernández que encarnaban Daniel Scioli y Florencio Randazzo. Asimismo coincidieron en forma directa o indirecta de que el sector necesitaba un cambio de rumbo.

Ahora, con las primeras barajas sobre la mesa de la flamante conducción y con un puñado de meses al frente del timón, el 53% de los 465 empresarios encuestados consideran que las primeras medidas económicas del gobierno de Mauricio Macri no favorecerán el desarrollo de la actividad turística.

Sin embargo, al ser consultados por las expectativas de 2016, el sondeo evidenció que para el 32% este año no será ni mejor ni peor que 2015; y sólo un 21% de la torta auguró que el escenario empeorará.

Mirando el vaso medio lleno, el 73% de los consultados en los tres segmentos (turismo emisivo, receptivo e interno) opinó que 2015 fue un año bueno o regular. La oferta informal (competencia desleal y venta directa) y la devaluación entre las principales preocupaciones.

DIVIDIDOS, PERO NO TANTO.

En consonancia con la famosa “grieta” que separa en dos a la sociedad argentina, el Turismo no está ajeno. En estas aguas divididas, 217 personas de los 465 representantes de empresas del sector consideran que las decisiones económicas adoptadas por el actual gobierno son favorables para el desarrollo de la actividad. No obstante, del otro lado del río hay 245 empresarios (tres se abstuvieron de contestar) que indicaron que el manejo de la devaluación, la eliminación de la percepción del 35% de la AFIP y el fin del cepo repercutirá negativamente o de forma indiferente en la industria.

En esta tesitura, y cuasi como un amor de verano, el “cambió” parece no ser el soñado y sólo 39 individuos confían en que las ventas mejoren considerablemente este año. Buscando una explicación a este en apariencia drástico escenario, el boom de la venta anticipada de 2015, el temor de que el dólar se dispare o el fin de la financiaciones en cuotas sin interés calmarían los decibeles.

No obstante, y lejos de que la relación se marchite, los empresarios están expectantes pero al acecho. Al respecto, el 63% de los encuestados cree que las ventas se mantendrán en los mismos parámetros que el año pasado o tendrán una leve repuntada en 2016.

El turismo tiene hoy una oportunidad histórica (Gustavo Santos)

El turismo tiene hoy una oportunidad histórica. Sentados a la mesa del gabinete económico nacional, asumimos un rol protagónico en la generación de empleo.

El desafío es impulsar la actividad en cada rincón del país a partir de los diversos recursos naturales y culturales que dan cuenta de una potencialidad que merece ser tomada en cuenta

Para emprender la tarea, hemos creado un gabinete de turismo de alto perfil federal, en el que todas las regiones están representadas y la comunicación es fluida, horizontal, permanente.

En este marco, el Consejo Federal de Turismo se convierte en un socio estratégico para el armado de una agenda que exprese las necesidades y las propuestas de los gabinetes interprovinciales, atentos a las diversas identidades locales.

El objetivo es alcanzar un desarrollo equitativo del territorio nacional, con prioridad en la agenda para las provincias más relegadas. Innovación, tecnología y calidad son cuestiones claves para el turismo.

El trabajo conjunto de los actores públicos y privados es un punto fundamental. Los resultados alcanzados cuando todo el sector se pone en marcha sin distingos entre unos y otros nos marcan el camino.

Con esa mirada, desde el Instituto Nacional de Promoción Turística comenzamos a revitalizar el diseño de acciones que reposicionen a nuestro país como destino turístico internacional en los diferentes mercados, con la agilidad que requiere un mundo dinámico, complejo, interconectado.

Una nueva Argentina nos convoca a integrar un gran equipo en el que, entre todos, construyamos un futuro con bases sólidas. Creemos firmemente que, desde este presente, ese futuro es posible.

Las agencias de viajes tenemos mucho para aportar (Fabricio Di Giambattista)

Cada inicio de año el sector turístico renueva sus expectativas frente a los nuevos desafíos y obstáculos que nos tocan transitar. Hace más de 20 años que vemos con preocupación el futuro de nuestra actividad. Pese a las dificultades los agentes de viajes hemos ido sorteando los diferentes problemas que han surgido, incluyendo la baja de comisiones, las subas de impuestos, la aparición de Internet, y demás.

Han pasado distintos gobiernos pero los lobbies políticos parecen estar apuntados en otras direcciones, como resultado, las empresas PyMES a las que representamos han tenido poco apoyo del Estado. Otros sectores gremiales consiguen avanzar gracias a tener otras injerencias; el nuestro, por ser poco conflictivo y extremadamente heterogéneo, ha tenido que ganar su propio espacio.

Nosotros estamos convencidos de que las agencias de viajes son las grandes propulsoras que hacen visible y posible la comercialización de diferentes servicios turísticos. Se nos pide que fortalezcamos el turismo nacional y receptivo pero nadie repara en la realidad económica de las empresas a nivel nacional. Por el contrario se toman decisiones como la baja de las comisiones de la compañía aérea de bandera, para reducir el déficit, sin pensar en las bondades del turismo y de su principal canal de ventas.

¿Alguien puede pensar que las PyMES que hoy conforman el sector podrían todas convertirse en grandes OTAs? ¿A quién le interesa más vender Argentina, a una empresa extranjera o a una agencia de viajes nacional y provincial? ¿Las agencias argentinas están estigmatizadas como vendedores de turismo al exterior? Estos son algunos de los interrogantes que nos hacemos ante la expectativa de un nuevo escenario político.

Una de las conclusiones es que las agencias de viajes necesitan invertir en tecnología y capacitación, recursos que hoy no poseen, para ver estimulado su accionar.

Tenemos mucho para aportar en la construcción turística a corto, mediano y largo plazo, pero esto requiere de una tarea conjunta en la que podamos debatir y encontrar soluciones viables para los problemas que se plantean.

Esperamos ansiosos participar de los cambios que necesita nuestro país, pero entendemos imperioso que sean consideradas nuestras requisiciones como elementales para la transformación que el sector pretende y necesita.

El turismo en la República Argentina tiene mucho para seguir desarrollándose, esperamos que la actual gestión acompañe los objetivos propuestos e impulse la tarea de las agencias para poder ver realizado el cambio que esperamos.

Fuente: Ladevi
29/02/2016

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.