Los servicios habilitados tienen que ver con la gastronomía y el alojamiento. Por el momento, no está permitido asistir a reservas naturales, ni las visitas a bodegas. Alternativas para el descanso.

El receso invernal que comienza mañana será recordado por ser completamente diferente a todos los anteriores. Los niños no estarán desesperados por dejar de ir a la escuela, no habrá concurrencia masiva a cines o teatros, ni la provincia se llenará de visitantes. Así, el panorama de las vacaciones en el marco de la pandemia se anticipa menos movido y con mendocinos recorriendo distintos puntos de la provincia sin olvidar usar barbijos, distanciamiento y números de DNI.

De todas formas, dentro de esta limitación geográfica se abren algunas posibilidades de actividades y la oportunidad de visitar sitios cercanos que habían quedado postergados. Las principales continúan siendo, desde el fin de semana del 13 de junio, la gastronomía y el alojamiento. Esta última mermada, ya que sólo un puñado de hoteles planea abrir sus puertas durante el receso, aunque en mayor proporción lo harán cabañas y establecimientos chicos.

“Lo que se prioriza tiene que ver con la reactivación económica y con la posibilidad de sostener el empleo”, explicó la ministra de Turismo y Cultura, Mariana Juri, quien destacó que en ambas actividades se están cumpliendo los protocolos con mucha responsabilidad. “Es siempre con reserva, lo que permite conocer el nexo epidemiológico en caso de que haya algún positivo”, señaló. En tanto, adelantó que están trabajando para que ambos servicios brinden la posibilidad de pagar en cuotas con el programa “Ahora 12”.

También están permitidas las actividades deportivas individuales, lo que abre la puerta a propuestas como senderismo, cabalgatas, entre otras, siempre respetando lo dispuesto por las autoridades. Lo que no se puede hacer son asados o “mateadas”, por ejemplo en el perilago, ni en el Parque o en otros lugares al aire libre.

Tampoco están habilitadas las reservas naturales provinciales para su visita. “Lo estamos evaluando y vamos a esperar a las próximas horas a ver qué se decide, sobre todo pensando en el fin de semana largo de julio”, adelantó Juri. Y aclaró que, si bien están abiertos los restaurantes de las bodegas, no se puede realizar recorridos por las mismas. Por último, subrayó que el panorama actual está sujeto a las condiciones sanitarias que presente la provincia y pueden modificarse si se considera que la situación epidemiológica lo amerita.

 

Los favoritos

Desde la Cámara de Turismo de Mendoza anticipan que los lugares más concurridos por los coprovincianos serán los periféricos del Gran Mendoza, tales como Cacheuta, Potrerillos y Uspallata. Pero también los departamentos del Valle de Uco y en el Sur provincial, principalmente Malargüe, ya que en San Rafael continúa prohibido el turismo interno por pedido expreso del intendente Emir Félix.

De todas maneras, no prevén una temporada demasiado auspiciosa para el sector. “El turismo interno para mendocinos no va a modificar la crítica situación que estamos atravesando; más que nada abrirán complejos chicos con poca estructura, a los cuales el costo de abrir no les implique mucho más que estar cerrados”, consideró Arturo González, presidente de la mencionada Cámara. A su vez, hizo hincapié en la necesidad de que San Rafael habilite el turismo interno para evitar un mayor perjuicio a los prestadores del departamento.

Desde la Asociación Mendocina de Agencias de Viajes y Turismo (Amavyt) aseguraron estar a la espera de que abran algunas actividades más para comenzar a planificar paquetes. “Esperamos que habiliten las reservas naturales lo antes posible”, deseó Pablo García, presidente de Amavyt.

También remarcó que están esperanzados con que se permitan las visitas en bodegas. “Una vez que se habiliten, las agencias tendrán que pensar en algún tipo de paquete o producto pensado en los locales”, anticipó y reconoció que son minoría los mendocinos que recurren a las agencias para estos paseos. “Por eso tendremos que ver de qué forma poder atender al turista local porque sabemos que el turismo se va a ir reactivando de esta manera”, manifestó.

Desde la Reserva de Villavicencio están esperando el permiso para abrir por estos días. Desde allí la idea en un principio fue permitir el ingreso durante los fines de semana, pero para las vacaciones tienen previsto hacerlo de miércoles a domingo. Además van a proponer actividades familiares de miércoles a viernes. Apenas reciban la autorización, se podrá acceder a las entradas ingresando en la web www.rnvillavicencio.com.ar.

 

El Valle de Uco y el Sur provincial se perfilan como “imanes”

La vistosa imagen del Cordón del Plata nevado seguramente atraerá a más de un mendocino al Valle de Uco. Desde allí se están preparando para ofrecer diversas actividades respetando los protocolos. “Vamos a empezar a operar con todo lo que es el sector cabañas y pequeños hoteles”, explicó Diego Stortini, presidente de la Cámara de Comercio, Industria, Agricultura y Turismo de Tunuyán. Además resaltó que la gran mayoría de los restaurantes estarán abiertos y muchos de ellos en bodegas.

Otra alternativa que allí piensan ofrecer tiene que ver con los deportes individuales. “En el Manzano Histórico-Portillo de Piuquenes tenemos programas para hacer senderismo y también cabalgatas, un verdadero atractivo para este invierno”, resaltó. También piensan apostar por el turismo rural y la visita a granjas orgánicas, entre otros.

Como anticipó Stortini, los prestadores lanzarán programas especiales para mendocinos. “Sin dudas, el Valle de Uco ofrece dentro del contexto de pandemia, la mejor oferta turística y precios accesibles, ya que entre un 80% y 90% de los prestadores han sacado ofertas”, adelantó e invitó a visitar la web de la cámara para más información: www.cciat.com.ar.

El Sur de la provincia, salvo San Rafael que no habilitó el turismo, también espera la llegada de gran cantidad de mendocinos. Constanza Segura, secretaria general de Desarrollo Social de Malargüe, destacó que allí tienen una gran variedad de opciones a pesar de las limitaciones propias de la pandemia. “Tenemos un récord de nieve como no hemos tenido en más de 10 años que puede disfrutarse sin problemas”, subrayó. Si bien reconoció que Las Leñas no abrirá esta temporada, señaló que hay otros lugares que brindarán la posibilidad de realizar actividades de nieve turísticas y recreativas, como esquí fuera de pista, caminata con raquetas de nieve, entre otras.

La funcionaria también mencionó al hotel de Los Molles, que cuenta con termas y una gran oferta gastronómica. “Queremos hacer hincapié en lo tradicional de la ciudad, en el turismo rural y vivencial”, adelantó Segura.

 

Fuente: Los Andes
08/07/2020