Aerolíneas Argentinas – Muchos medios anticiparon medidas de un plan que no está delineado aún y que no tiene definidos todos sus items. De hecho, trascendieron algunas ideas como la suspensión de vuelos internacionales, la desprogramación de los A340 y un retiro voluntario para 1.500 trabajadores, que pueden o no estar en la versión final. Lo más inquietante, en realidad, es que el Gobierno estaría dispuesto a aportar apenas un tercio de lo que la empresa necesita este año.

Es una falta de respeto, porque se habla con mucha soltura de rutas que sí y rutas que no, y la verdad es que detrás de cada una hay gente, empleados que se preocupan quizás innecesariamente”, afirmaba, no sin un dejo de tristeza, una alta fuente de Aerolíneas Argentinas. Desde que arribó al sillón de presidencia, Isela Costantini anticipó que elaboraría un plan de acción. Y en esta semana comenzó a correr fuerte la versión de que se están ultimando los detalles de ese conjunto de medidas. Sin embargo, más allá de lo que afirman muchos medios, la verdad es que no hay decisiones tomadas. La propia conducción habría consultado algunas ideas con la dirigencia gremial y al parecer trascendieron muchas medidas que ya se dan por ciertas. Incluso se produjo el corrillo de una reunión el viernes para presentar el plan ante el presidente Macri, cuando éste, en realidad, se encontraba en Roma para entrevistarse con el papa Francisco.

QUE DICEN LOS RUMORES.

La mayoría de los medios coinciden en señalar que el plan consiste en algunos ítems fundamentales. Por un lado la eliminación de rutas no rentables, y se citaron como ejemplo Barcelona, Roma y Nueva

York. De cumplirse el vaticinio esto reducirá la presencia directa de AR en Europa. De hecho, la empresa mantendría sólo el vuelo a Madrid, es decir un despliegue incluso inferior a la etapa privada (sin contar con que AR alguna vez voló a destinos hoy casi exóticos como Ámsterdam, Fráncfort y Londres, entre otros). El único dato que juega “a favor” es que la pertenencia a SkyTeam, alinea a AR con las redes de empresas europeas como Air France-KLM y Alitalia.

Abandonar Nueva York, del mismo modo, significa quedarse sólo con Miami, aunque, nuevamente, tener de aliado a Delta Air Lines abre el panorama de distribución en Norteamérica.

También se escuchó que no habría despidos y sí un plan de retiros voluntarios que tiene como meta la reducción de 1.500 puestos de trabajo inicialmente.

Otro de los items escuchados es la desprogramación de los Airbus A340 que operan en la flota y que se alinearía con la reducción de los destinos en Europa. De hecho, sí la únicas rutas de largo alcance que se conservarían serían Madrid y Miami, hasta “sobrarían” también una parte de los A330. La eliminación de los A340 apuntaría a reducir costos.

Finalmente, también se habría filtrado la idea de AR de utilizar los Embraer para volar a destinos en un rango de 1.500 a 1.800 kilómetros y disponer de los Boeing B-737/800 para destinos más lejanos. Si se aplica esta distancia a un mapa (los 1.800 km.), tomando como epicentro a Buenos Aires, se ve que cubre casi todo el país, dejando afuera solamente el extremo patagónico y alcanzando diversas escalas regionales.

El problema con el cambio, o la cuestión a considerar, vuelve a ser la oferta. Apenas un ejemplo: Mendoza tiene 39 vuelos semanales, la mayoría de ellos (29) cumplimentados con Embraer E190 y apenas 10 con Boeing B-737/700 y 800. Esta combinación produce una oferta semanal de 4.184 asientos. Si la totalidad de los vuelos pasa a estar cubierta exclusivamente con el Embraer, la oferta cae a 3.510, un 16% menos. Y hay ejemplos más notorios: la totalidad de la oferta de vuelos actuales a Bariloche está basada en Boeing. Con lo cual vale preguntarse si se dejarán las cosas así, reduciendo en definitiva la oferta, o se compensará la cuestión incrementando las frecuencias.

SIN DEFINICIONES.

Sin embargo, las fuentes consultadas aseguran que el plan como tal, como conjunto de medidas, no está definido. De hecho, los medios hablan de la idea de unificar Aerolíneas y Austral, algo que desde el entorno de Costantini aseguran que jamás se barajó.

Fuente: Ladevi
04/03/2016

AEROLÍNEAS ARGENTINAS: UN PLAN QUE NADIE CONOCE PERO SOBRE EL QUE TODOS OPINAN

En Aerolíneas Argentinas anteponer a un comentario la frase “esto es confidencial” o “te lo cuento a vos pero no lo comentes” es garantía para que el mensaje en forma de rumor llegue rápidamente a todos los empleados, los gremios y los medios. Inclusive por vía aérea a todas las escalas del interior y exterior. La semana pasada un supuesto plan que incluía una reducción de los subsidios, la desprogramación de los costosos A340, la cancelación de los vuelos a Roma, Barcelona y Nueva York, los más deficitarios, el retiro voluntario inicial para 1.500 empleados y la fusión, finalmente, de Austral y Aerolíneas inundó todos los rincones de la compañía. Pero después nadie se hizo cargo de la criatura. La dirección de la empresa reconoció que trabajan en el armado de un plan pero que no era necesariamente -ni mucho menos- el que trascendió y que no era cierto que esta semana debían presentárselo a Mauricio Macri como se dijo. Si bien nadie presume que el Gobierno esté dispuesto a llevar los subsidios este año a los U$S 1.100 millones -compromisos con los que se encontró Isela Costantini al asumir- tampoco nadie supone que llegarán solo los U$S 350 que figuran en el presupuesto anual elaborado por el kirchnerismo. Un número probable de subsidios estaría en los U$S 660 millones aunque el objetivo de Costatinti es bajarlo a por lo menos U$S 430 millones. La teoría que recorrió los rincones de la empresa y los medios esta semana -en algunos casos no necesariamente inocentes- sostenía que la llegada de más A330, inclusive dos prevenientes de la taiwanesa Eva Air (llegarían a una flota de 10 este año) aceleraría la salida de los A340 lo que llevaría a la desprogramación de algunas rutas internacionales deficitarias como Barcelona, Roma y Nueva York. Algunos de estos aviones aun tienen dos años de contrato por lo que se pagaría, para alegría del lessor, se usen o no. La desprogramación de los A340 -la salida de dos ya estaba prevista para este año- haría que sobraran 270 pilotos y 340 tripulantes de cabina. El supuesto plan abría también el retiro voluntario, inicial, para 1.500 empleados. Los gremios saben que con esto no alcanza si el plan es lo que se dice, por lo que velan armas por estos días. Lo que si fue desmentido enfáticamente es la posible fusión de Austral con Aerolíneas. ¿Para qué generarnos un nuevo conflicto en este momento?, se preguntó Costantini delante de Aviación News un mes atrás.

Fuente: SGR