No es el título de un cuento infantil. Es una de las atracciones que propone el departamento de Maipú, cuna de las aceitunas y la olivicultura.

Desde hace algún tiempo, la oferta turística del departamento de Maipú se diversificó. Ubicado a 12 kilómetros de la Ciudad de Mendoza, este lugar es un ícono en cuanto a la Ruta del Vino y al enoturismo en general. Sin embargo ya se instaló una nueva opción para los visitantes: “La ruta del olivo”. Es que, gran parte de las almazaras que existen en Mendoza están emplazadas en Maipú. Así, los turistas, y también los mendocinos, pueden visitar estos establecimientos, conocer cómo se hacen los diferentes productos provenientes de las aceitunas y, finalmente, después de tanto desearlos, probar esas exquisiteces.

Las zonas de producción de aceitunas, como Maipú, se caracterizan por tener un clima semiárido con escasas precipitaciones, debiendo complementar las necesidades hídricas de los cultivos con diversos sistemas de riego artificial como en las demás provincias del oeste argentino.

En Mendoza, un alto porcentaje de las aceitunas producidas se destinan a conservas, con predominio de las variedades Arauco y Manzanilla. La producción restante se destina a la fabricación de aceites de oliva, principalmente Arbequina, Farga, Empeltre y Frantoio.

 

El recorrido.

Maguay, un paraíso para el paladar más exigente. En las afueras de Maipú, sobre la calle Ozamis Sur bajo el número 1491 se encuentra este establecimiento llamado Maguay, con más de 30 años de trayectoria familiar en la elaboración y comercialización de aceites de oliva extra virgen, varietales y aceitunas, todos ellos obtenidos a partir del cultivo de olivares propios que se pueden visitar.

Apenas bajamos de nuestro vehículo, fuimos recibidos amablemente por los dueños de casa, quienes nos invitaron a caminar entre los olivares para ir haciéndonos a la idea de cómo empieza todo, qué tipos de aceitunas existen. Descubrimos saberes que para nosotros resultaron novedosos, como la diferencia entre las aceitunas verdes y las negras, o cómo se obtiene un buen aceite de oliva.

Todas las preguntas tienen respuestas. Fuimos recorriendo los procesos de elaboración de cada producto, que terminan en una excelente degustación dentro de la finca Maguay. Un lujo para el visitante.

 

Pasrai, calidad intacta desde el año 1920. Un par de cuadras más, sobre Ozamis Sur, pero al 2731, llegamos a Pasrai. Reconocida por la calidad de sus aceites y aceitunas, la historia de Pasrai se remite a 1920 y abarca hasta el día de hoy cinco generaciones que se han dedicado a continuar con esta tradición familiar. La visita guiada incluye un viaje al pasado y al presente. El visitante puede observar mediante fotos y a través del relato de los guías cómo empezó todo, incluyendo las formas elementales con que antes se cultivaban y cosechaban las aceitunas para luego elaborar el famoso aceite de oliva.

La guía, una verdadera experta en la materia, procedió a realizar el recorrido que todos los días del año disfrutan turistas llegados no solo de Argentina, sino de todas partes del mundo. Seguimos los pasos desde el cultivo y la cosecha, hasta cada una de las máquinas que intervienen en el proceso de segmentación entre el mosto, el carozo y los jugos, que luego darán origen al aceite.

Es un verdadero placer apreciar las fotos de las primeras cosechas y descubrir cómo era todo en los primeros años, cuando no existían las novedades tecnológicas y el trabajo del hombre se destacaba por encima de todo.

 

Olivícola Simone, otro clásico de Maipú. Ubicada dentro del mismo circuito, sobre la transitada calle Ozamis Sur al 1500, se encuentra esta olivícola que todos los días del año abre sus puertas a los turistas para que conozcan las bondades de la aceituna y sus aceites, y para que entiendan un poco más cómo se elaboran estos productos que llegan a la mesa diaria de los argentinos.

Aquí, las degustaciones se llevan un párrafo aparte, ya que luego de la clásica visita guiada con la que el visitante conoce la explicación técnica del proceso de elaboración de los aceites y del cultivo de las aceitunas, distintas mesas servidas enseñan a quien quiera probar de qué se trata cada producto.

Basta con probar para empezar a entender diferencias, gustos y aromas. “Hay para todos los gustos”, dijo la guía y no se equivocó. Las aceitunas también son un mundo aparte.

 

Aceite extra virgen. Más de una vez nos habremos preguntado qué significa la leyenda “extra virgen” en los envases de aceite de oliva. El procedimiento consiste en que las aceitunas son trituradas y prensadas para extraer el aceite. A ese óleo, producto de ese primer pensado, se denomina “extra virgen”. El que se obtiene en los comprimidos siguientes tiene menor calidad.

A esto hay que añadir que para poder utilizar el término “virgen”, durante todo el proceso de fabricación, no debe haber ningún tipo de tratamiento químico, ya que esto restaría calidad al producto final, aunque sólo se utilizase el primer prensado.

 

Fuente: SerArgentino.com, por Exequiel Nacevich y WelcomeArgentina por Pablo Etchevers

Artículos Relacionados