La Bonarda Argentina fue protagonista por una noche en Buenos Aires, en un evento organizado por la Municipalidad de San Martín para promocionar ese varietal. 

De la presentación participaron periodistas, bloggers y sommeliers. Es el primero de una serie de eventos de este tipo programados en esa ciudad para continuar promocionando el varietal.

Durante el cóctel, al que asistieron sommeliers y periodistas y bloggers especializados, así como miembros de la Academia Argentina de Gastronomìa, se pudieron degustar 27 etiquetas de las bodegas Giménez Riili, Iaccarini, Nieto Senetiner, Lamadrid, Durigutti, Dante Robino, Colonia Las Liebres, Familia Morcos, Mi Estancia, Altillos de Medrano, La Añorada, Tierra de Andes, Casa La Primavera, Crotta, Mi Terruño, Mendoza Red Wine, Familia Busetti, La Hilda, Tierra Franca, Finca Los Charabones y Almahuar.

El evento se desarrolló en las Galerías Zurbarán (Recoleta, CABA), en las salas de exposición y rodeados de obras de arte de Juan Lascano, Ernesto Bertani, Josefina Robirosa, Juan Manuel Jaimes Roy, Luis Falcini y una barrica intervenida por la artista mendocina Natalia Sánchez Valdemoros.

Además, un día después, los mismos vinos fueron degustados durante el ciclo cultural «Los Albores de la Patria», una serie de actos organizados por el Congreso de la Nación en el marco de los festejos del Bicentenario.

Un buen Bonarda, por lo general de buen precio y liberado de la influencia del roble, es un regalo que funciona muy bien al lado de una pizza, unos ñoquis, un osobuco o unos espaguetis con albóndigas.

Laura Saieg nos hizo llegar hace poco un interesante documento sobre el Bonarda que resumiremos apretadamente a continuación. “Bonarda es una uva roja originaria de Grecia, que luego se instala en Italia en el Piemonte. Llegó a Argentina junto al Dolcetto, el Grignolino, el Moscato y el Barbera, siendo confundida con ésta hasta que en los años sesenta se determinó su particularidad.

Esta variedad está ampliamente difundida en Mendoza, y ocupa la misma superficie implantada que el Malbec.

Luego de años de haber sido usada para vinos masivos con el objetivo de sacar provecho de su vigor y productividad, el Bonarda ha resucitado y hoy se sabe que con un buen trabajo en el viñedo se pueden conseguir vinos de calidad”.

Según Roberto González, enólogo de Nieto Senetiner, “la variedad llegará con el tiempo a ocupar un lugar prominente … del vino podemos obtener distintas calidades, desde básicos a súperpremium, donde el color será uno de sus atributos, la nariz floral y confitada, y en boca, sus taninos dulces. Al ser una variedad con poca cantidad de taninos, su evolución en el tiempo es corta. Es decir no soporta grandes envejecimientos ni el paso por madera.

La calidad del Bonarda ha mejorado desde el momento que las bodegas incorporaron más tecnología.

Se adapta muy bien a procesos enológicos innovadores, para elaborar vinos básicos, permitiendo así una rentabilidad adecuada para el productor de uva y el elaborador de los vinos”.

Vale recordar que la base del vino argentino que se vende por millones de litros en el mercado interno, viene dada gracias al uso del Bonarda, uva con sabores y aromas determinantes en  la tipicidad y estilo del vino que han bebido los argentinos los últimos cien años, y que no tiene nada que ver con el vino que hoy colocan en los anaqueles de ultramar.

«Estamos contentos con los logros alcanzados hasta el momento y muy entusiasmados con el porvenir. En cada evento recibimos las mejores consideraciones para la Bonarda, tanto de expertos como del público en general a quienes les encanta y cada vez son más los productores que nos acompañan con sus vinos», explicó Bartolomé Robles, presidente del Concejo Deliberante de San Martín. 

La acción, forma parte del plan que viene desarrollando la Municipalidad de San Martín para promocionar la Bonarda y han incluido, entre otras, participación en diferentes ferias de vinos, asesoramiento técnico a bodegas, presentación del varietal en Nueva York, y organización de eventos que promueven la exportación de Bonardas. La última, realizada en conjunto con ProMendoza, finalizó con un éxito rotundo, ya que cuatro bodegas consiguieron vender sus Bonardas a importadores de una misión comercial china.

Es un buen momento para venir a Mendoza y degustar el Bonarda y…porqué no también un buen malbec, transitando con nosotros los Caminos del Vino…

Fuentes: El Nacional y Jornada

Artículos Relacionados