Los funcionarios de todos los países presentes evaluaron la posibilidad de reducir trámites a través de una integración del Mercosur con la Alianza del Pacífico. Mendoza surgió como un lugar clave para lograrlo.

El seminario de Integración Mercosur-Alianza del Pacífico que tuvo lugar este miércoles en Mendoza en el marco de la cumbre del Mercosur, terminó con algunas claves específicas para que los países que integran ambos bloques puedan comerciar con mayores libertades y menores costos.

Félix Peña, director del Instituto de Comercio Internacional Fundación ICBC, fue uno de los encargados de dar las primeras conclusiones de la jornada y destacó que “cada país debe tener en claro su nicho” antes de articular las medidas.

Más tarde habló el ministro de Producción de la Nación, el mendocino Francisco Cabrera, quien aseguró que el Gobierno tiene una “visión optimista de la relación de Argentina en el mundo”.

“Creemos que integrarse al mundo trae beneficios a la Argentina y el camino para hacerlo es junto a nuestros vecinos: al Mercosur y a la Alianza del Pacífico”, agregó.

Cabrera destacó el avance de la ventanilla única de comercio exterior como uno de los puntos principales que fueron tratados durante la jornada para “sacar la burocracia de nuestras aduanas”.

El canciller argentino Jorge Faurie coincidió con Cabrera en ponderar la integración como una vía muy importante para el crecimiento de la región, teniendo en cuenta el “nuevo orden comercial” que se está viviendo.

Faurie destacó que existen 33 acuerdos comerciales con 40 arreglos de origen y consideró que se debe avanzar en una verdadera convergencia. Dentro de estas medidas también se encuentra la ventanilla única a la que se refirió el ministro de la Producción.

“Tenemos que adaptar las agendas del Mercosur y de la Alianza del Pacífico a la nueva realidad de las tecnologías”, apuntó y explicó que esto se haría “facilitando acciones de coordinación entre las naciones”.

A modo de ejemplo, Faurie indicó que los permisos de exportación o sanitarios deberían darse de la misma forma en las diferentes naciones (para hacerlo una sola vez) y de esa forma reducir tiempos y costos.

“Argentina empezó el 10 de diciembre del 2015 un proceso de inserción que aspiramos que sea visto como el mundo como una inserción inteligente que asegure estabilidad y en este proceso el Mercosur es nuestra piedra basal y desde donde nos proyectamos al mundo”, indicó.

“Argentina se plantea como un país que está en el sur y queremos llevar la mirada regional al G20 para ayudar con Brasil, con México y con Chile que se empieza a sumar como país invitado nuestro al G20”, agregó.

Finalmente, el canciller indicó que “Mendoza hace un precalentamiento porque en abril va a tener una serie de reuniones de gran envergadura que son las del G20 y las del BID, en esto que nosotros llamamos el G20 federal”. 

Mendoza como clave para unir Argentina con el pacífico

El ministro de Economía de la provincia, Martín Kerchner, evaluó la primer jornada de la cumbre y destacó la voluntad de los países en avanzar hacia una ventanilla única algo que reduciría en un 3,5% los costos de transporte de los exportadores mendocinos, especialmente del sector vitivinícola.

De la misma forma, el ministro de Hacienda, Lisandro Nieri, consideró que esa medida es una forma de “bajar a la práctica el discurso de integración y resolverle el problema a las Pymes”.

Nieri comparó la situación española, en donde hay registradas 150 mil empresas exportadoras con la Argentina, en donde el número solo llega a 10 mil y consideró que los acuerdos de integración son claves para aumentar el número de empresas argentinas que salen al mundo.

Ambos funcionarios destacaron el lugar que tiene Mendoza en el proceso de integración Mercosur-Alianza del Pacífico, ya que por la provincia pasa entre el 70% y el 80% de las exportaciones por tierra.

El funcionario a cargo de la cartera de Hacienda señaló que se trabaja ya con presupuesto fijo y proyectos de inversión firmes para mejorar los pasos fronterizos (Pehuenche, Las Leñas y Cristo Redentor) y reactivar  la línea del tren San Martín, que une Buenos Aires con Mendoza, a fin de reducir costos de transporte para las exportadoras.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.