Ayer se llamó a licitación para reacondicionar el ex paso ferroviario para que sea vehicular. El trabajo demandará 750 millones de dólares.

 

El Gobierno Nacional avanza en la mejora de todo el Corredor Bioceánico, con una grandísima inversión estimada en U$S 750 millones (unos $ 33.000 millones), que contempla toda la ruta 7 en la zona de nuestra provincia y llega hasta el cruce a Chile.

 

Ayer se publicó el llamado a licitación para ensanchar el túnel ferroviario Caracoles, y así transformarlo en un paso vehicular, que se complementará con el ya conocido túnel Cristo Redentor.

Esta etapa, particularmente, comprende una inversión de U$S 90 millones y además de ensanchar el túnel, el proyecto contempla la creación de cinco galerías que lo unirán con el Cristo Redentor. Las obras serán financiadas en parte por el Ministerio de Transporte, a través de Vialidad Nacional, y por un crédito otorgado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), la misma entidad que financió el túnel de Cacheuta y que lo hará también con la ruta 82.

La apertura de ofertas se realizará exactamente en dos meses (el 13 de septiembre), y la cita está prevista a las 10, en Casa de Gobierno. En tanto, se prevé un poco más de 2 años de obras para toda la reconstrucción. En tanto, con optimismo informaron que esperan comenzar las obras a fin de año o comienzos del 2020.

Patricia Gutiérrez, titular de Vialidad Nacional, informó a Los Andes que una vez realizada toda esa obra, se comenzará con la segunda parte, que se centrará en una refacción integral del Cristo Redentor, el cual “prácticamente no se ha tocado desde tu creación”. Se realizarán veredas peatonales de evacuación y sobre todo se contemplarán las condiciones de seguridad con “los más altos estándares. Será un túnel del Primer Mundo”, aseguró.

La funcionaria mendocina dio detalles sobre el estado de las etapas del Corredor Bioceánico, que en total son 8, y comienza con la Variante Palmira en la ruta 7 que comunica San Martín con Agrelo (Luján), para realizar un tramo directo sobre todo para los camiones que van y vuelven del vecino país. Esta obra ya está en ejecución, así como también la repavimentación del tramo entre Potrerillos y Uspallata, otra de las obras que conforman todo el pack.

En tanto, ya se encuentra licitado el tramo de “ruta segura” entre Aguas del Pizarro y Potrerillos. Por otro lado, en proceso licitatorio están el tramo entre Agrelo y Aguas del Pizarro (habrá una doble vía) y también un trabajo “súper técnico” de provisión e instalación de un sistema de protección contra la caída de rocas y obras aluvionales, en la ruta 7, en un tramo de 45 kilómetros entre Potrerillos y Uspallata.

El restante que espera por el llamado a licitación es también un sistema de seguridad, pero que comprende el recorrido entre Uspallata y Las Cuevas. También están previstas la variante Uspallata y la rectificación de la Curva de Guido y la de la Soberanía.

“Sin dudas todo el Corredor Bioceánico es una obra imponente, es una de las inversiones más grandes en décadas”, señaló la funcionaria, quien estará en la provincia este lunes, en la inauguración del tramo Pareditas-El Sosneado en la ruta 40, junto al presidente, Mauricio Macri.

 

Para Dietrich es “histórico”

El ministro de Transporte de la Nación, Guillermo Dietrich, también dialogó con Los Andes, y calificó el Corredor Bioceánico como “histórico”, ya que “hacía 40 o 50 años que no se construye un túnel de estas dimensiones, en Alta Montaña y con este trayecto”. Para el funcionario de Macri, que estará este lunes en Mendoza, es una obra “de tremendas dimensiones que muestra la falta de infraestructura pesada en el país en las últimas décadas.

“El túnel actual (Cristo Redentor) está colapsado y necesita inversiones. Por eso nosotros estamos trabajando en toda la conexión con Chile”, destacó. Aseguró que el Corredor Bioceánico “es estratégico y está dentro de las prioridades absolutas de la Nación”.

Además disparó contra el kirchnerismo al indicar que “no había ningún proyecto para mejorar este Corredor tan importante para el comercio. Tuvimos que comenzar casi de cero”, expresó. Por último, resaltó el trabajo en conjunto que se ha realizado con el gobierno chileno y también con el BID.

 

En detalle

La información suministrada por el Ministerio de Transporte marca que en el túnel Caracoles se pasará de los 4,9 metros de ancho y 5,46 metros de alto, a 10,6 metros de ancho y 8,3 metros de alto, cerca del doble de la capacidad.

El proyecto incluye la construcción de cinco galerías de interconexión entre el túnel Caracoles y del Cristo Redentor, que del lado argentinos se encuentran separados por una distancia aproximada de 325 metros. Tres de las cinco galerías estarán destinadas al paso de peatones mientras que las dos restantes estarán habilitadas para el paso de vehículos y peatones en caso de emergencias.

El túnel, que hoy en día cuenta con un único carril para el paso de vehículos, pasará a tener dos carriles equipados con sus respectivas aceras y banquinas.

Se estima que la ampliación y modernización del paso internacional Cristo Redentor beneficiará a más de 2.600 usuarios que circulan a diario entre Argentina y Chile.

 

Fuente: Diario Los Andes

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.