Los buses de larga distancia no podrán subir pasajeros en el camino