Volamos a Mendoza capital, al norte de la provincia homónima.

Mendoza capital, la cuarta ciudad más poblada de Argentina, es impecable, las veredas brillan (porque se acostumbra a encerarlas), casi no hay basura en la vía pública, hay plazas cada 4 o 5 cuadras (construidas así para que la gente pueda permanecer ahí en caso de terremoto), las calles están repletas de árboles y, pese a ser una ciudad grande, es muy tranquila. Todas las calles de Mendoza están adornadas con acequias.

Y sí, hay mucho para hacer en Mendoza capital.

 

Mendoza y sus alrededores ofrecen muchas actividades diferentes para hacer. Desde conocer los hermosos  parques, visitar viñedos y hacer trekking o rafting, hasta conocer antiguos pasos incas. Incluso, mucha gente también opta por hacer excursiones al sur de la provincia.

 

Pero nosotros estuvimos sólo 4 días en Mendoza y éstos fueron mis lugares favoritos:

Plaza Independencia

Es la plaza central de la ciudad. Ocupa cuatro manzanas. A sus alrededores están el distrito comercial y los hoteles más importantes. En la plaza hay una escultura de luces de neón del Escudo Nacional que en la noche se ilumina, y todo está impecable.

La provincia de Mendoza, sea en Mendoza Capital o San Rafael, tiene las plazas más lindas del país.

 

Paseo Sarmiento

Es la calle peatonal de la ciudad, llena de cafés, restaurantes, y tiendas.

El paseo cruza varias calles del centro.

Aquí nos encontramos con trolebús, una especie de colectivo eléctrico que el Gobierno de Canadá regaló a Mendoza. Viajé una vez en trolebús para ir al parque San Martín. Es un transporte algo lento (aunque en ésta ciudad nadie tiene apuro de nada) y se siente como un colectivo cuando se descompone y deja de andar el motor (“el trole” no tiene motor). La red de trolebús conecta distintas zonas de la ciudad y es un transporte económico y ecológico porque no contamina.

 

Plaza Pedro del Castillo

Está ubicada en el centro fundacional de la ciudad y a sus alrededores están las edificaciones más antiguas de la ciudad. Es parte del circuito para conocer el casco fundacional de la ciudad.

 

Parque San Martín

Es el parque más importante de la región, por su extensión (más grande que el Central Park de Nueva York) y valor cultural. Al enorme parque, ubicado al Oeste de la ciudad sobre la Precordillera, se ingresa atravesando unos portones antiguos fabricados en Gales.

 

El parque alberga el Club de Regatas, un club de tenis, un lago, varios restaurantes, el anfiteatro donde anualmente se hace la Fiesta Nacional de la Vendimia, el estadio Malvinas Argentinas, un club de golf, un museo, varias fuentes, y el famoso Cerro de la Gloria, donde se encuentra el Monumento de la Libertad (que aparece en el billete de $5).

 

Desde la cima del cerro se ve toda la ciudad (no fue nuestro caso porque justo coincidió nuestra visita con la llegada del viento Zonda y había tanta tierra en el aire que no se veía en horizonte).

Podría dedicarse un día entero a recorrer éste inmenso parque. A mi me encantó conocerlo, y no se puede abandonar Mendoza sin haberlo visitado.

 

También hay algunas joyas arquitectónicas, edificios que sorprenden por su historia, sus formas vanguardistas o simplemente su belleza como el Museo Cornelio Moyano y el Pasaje San Martín.

 

Edificio Playas Serranas

Dentro del Parque General San Martín (Prado Español y Av. De las Tipas), fue proyectado por los hermanos Arturo y Manuel Civit en 1935 y su objetivo era concretar, en el límite sur del lago, un balneario público y una confitería. Fue construido bajo las líneas del Yatch Style, caracterizado por figurativas proas, ojos de buey, barandas metálicas y escaleras helicoidales que remiten a la iconografía de los barcos. Posee una fuerte simetría central, con tres partes bien diferenciadas: la torre del reloj y la sala circular de planta baja; y las dos alas laterales, de líneas horizontales, con terrazas apoyadas sobre pilotis. Figura emblemática del modernismo de la primera parte del siglo XX, hoy funciona como Museo de Ciencias Naturales y Antropológicas.

 

Pasaje San Martín

El Pasaje San Martín fue el primer edificio en altura de la ciudad y está inspirado pasajes comerciales como la galería Vittorio Emanuele (Milán) o la Galería Güemes (Buenos Aires).

 

La cúpula de su torre revestida en bronce sobresale en la intersección de la Avenida San Martín y el Paseo Sarmiento y es uno de los hitos del casco urbano mendocino. Resuelto por su autor, Ludovico Fraude, desde el Eclecticismo de inspiración francesa, maravilla con sus vitrales en las cúpulas y las bóvedas casetonadas que se aprecian una vez adentro. Su calle interior perfora la manzana y en el edificio, que diluye los límites entre lo público y lo privado, conviven locales comerciales y oficinas.

 

Visita a los viñedos y bodegas

Un viaje a Mendoza sin visitar un viñedo sería como ir a París y no visitar la Torre Eiffel. Algunos de los mejores vinos del mundo se producen en la zona de Mendoza. La vitivinicultura es, después del petróleo, la principal fuente de ingresos de la provincia. Nosotros visitamos dos bodegas en un tour y aprendimos a catar vinos (o al menos fingimos que entendíamos lo que hacíamos).

 

Fuentes: Espiritu Viajero (Gonzalo Vignoni) y Jornadaonline

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.