El empresario y ex presidente de la Aaavyt se refiere en esta columna a la falta de políticas de incentivos del Gobierno al sector, lo que no vislumbra una mejoría para el sector, al tiempo que critica recientes declaraciones del presidente de la CAT y la inacción en AR. (Por Tomás Ryan)

Vemos bien que en algunos casos el Gobierno haya tomado medidas a fin de ayudar a aumentar la producción. También asistimos con beneplácito al comienzo de juicios por presuntos actos de corrupción y el inicio de investigaciones a diversos entes. ¿Y en Turismo?… ¿Qué?

No se ha comenzado ninguna medida de control. O, por lo menos, no se han hecho públicas.

Tampoco se han tomado ni están en estudio, aparentemente, medidas que permitan mejoría en la cantidad de pasajeros que arriben a nuestra tierra.

De palabras del propio ministro de Turismo, Gustavo Santos, se destaca el reconocimiento de la caída del turismo receptivo, sólo que se queda corto en la merma del mismo.

También el funcionario expresó que no es ‘’el representante gremial del sector y que el Estado no puede percibir menos ingresos para beneficiar a una actividad’’. Lo cierto es que no se sigue el mismo criterio con la minería o los aumentos en el combustible que mejoran la actividad petrolera, aunque perjudiquen al consumidor. Lo mismo con la baja en las retenciones a los granos. Y sin que ninguna de estas actividades se comprometa a lo que se nos pide a nosotros como sector. Sólo – según entiendo– como una manera de incentivar la producción, en algunos casos.

TRABAJO YA CREAMOS.

En cambio, Santos expresó –y con razón– ‘’la necesidad de crear trabajo, productividad, desarrollo y empleo’’. No se acuerda de que el turismo en forma directa e indirecta da trabajo a más de un millón de argentinos. Y si no hubo despidos masivos es porque el sector apechugó la merma de más de un 30% en el tráfico.

Es esa actitud del Turismo la que le responde al señor Ministro cuando pide que primero se presenten proyectos para la generación de empleos para luego avanzar en el tratamiento de temas fundamentales como la eximición del IVA al extranjero, la adecuación del impuesto a los débitos y créditos bancarios al monto de la comisión (como en otros sectores) o una ley que permita computar a cuenta de ganancias los gastos en turismo interno. El sector ya lo hizo. Reitero, no se produjeron despidos a pesar de la merma en la actividad.

Por otra parte, hay que destacar el error de concepto cuando expresa que ‘’uno recibe algo y da otra cosa’’. El Estado no puede ser una empresa de toma y daca, sino que con sus políticas debe llevar al crecimiento y al bienestar de todos los sectores.

Más graves son los conceptos –muy parecidos– que tuvo el presidente de la Cámara Argentina de Turismo al aceptar lo expresado por el Gobierno y señalar textualmente que ‘’si detrás de la propuesta hay un programa de generación de empleo estoy convencido de que hoy tenemos una posibilidad muy grande de conseguir resultados’’. ¿Qué es primero: el huevo o la gallina? Además agregó que ‘’el 814 no se podría aplicar sino se pagan las cargas sociales’’. ¿El presidente de la cámara empresarial acusa al sector de no pagar impuestos?

Como perla del poder político tenemos el nombramiento –con la firma del Presidente de la Nación– del hijo del ministro de Turismo como jefe de Asesores de Gabinete del organismo, con rango y jerarquía de subsecretario. Creía que esas épocas ya habían pasado. Sin con esto querer desvalorizar al hijo del Sr. Ministro, pero hay algo llamado ética.

A su vez en Aerolíneas Argentinas, otra pata fundamental del turismo, siguen en funciones exponentes de la desastrosa gestión anterior, como el Sr. Diego García –entre otros–, sumados a los nombramientos de exejecutivos de LAN en cargos fundamentales, siendo ésta la competencia. ¿Qué hizo AR aparte de aumentar las tarifas de cabotaje? ¿Cambió su política del visite Argentina, está previendo hubs distributivos o alguna otra medida que mejore la desastrosa situación económica de la empresa? ¿O solo con la baja de comisiones a su mejor canal distributivo se revertirá esa situación y dejará de dar pérdidas millonarias?

Mientras tanto no se vislumbra una mejoría en el turismo.

Fuente: Ladevi
04/03/2016