El empresario y expresidente de la Aaavyt hace un crudo diagnóstico de la profunda crisis del receptivo en el país y se pregunta por qué la actual gestión no reacciona.

Días atrás, leyendo un importante matutino nacional, me enteré que el consulado estadounidense había batido un récord de emisión de 45 mil visas en un mes. El cónsul descartaba que fuera por el efecto de las elecciones en dicho país. O sea, eran visas turísticas y –bien decía el mencionado funcionario– que el destino más requerido era Miami, destino de vacaciones y de compras por excelencia.

En otro artículo, el autor comentaba que en Ushuaia, pese a las bajas temperaturas, se había encontrado a la primera persona durmiendo en la calle. Se agregaba que el intendente había informado que se estaba programando un albergue transitorio para las personas en situación de calle. Es decir, no era un caso aislado en ese importante destino turístico, que este año recibió muchos menos cruceros que temporada anterior.

La explicación de esta situación, decía el intendente, “es la falta de trabajo en la zona”.

Siguiendo con mi lectura, me topé con otro artículo sobre la preocupación del presidente Mauricio Macri por la actuación o falta de resultados de algunos ministerios.

DOS TEMPORADAS DE RETROCESO.

En otra publicación se informaba sobre datos del Ministerio de Turismo y del Indec respecto al aumento en la actividad del turismo receptivo, aunque la balanza sigue siendo favorable al emisivo.

Por su falta de veracidad, me recordó a otras épocas. Si fuera verdad la estadística del aumento en la llegada de turistas extranjeros no tendríamos una temporada desastrosa como la actual.

Siendo optimistas, estamos un 25% por debajo del año anterior, que a su vez fue un 30% peor que la de 2013/2014. Resumiendo, en dos temporadas hemos perdido la mitad del tráfico. Lo puede aseverar cualquiera que trabaje en esta actividad o por lo menos esté operando Patagonia.

QUÉ PASÓ?

Qué pasó con el Turismo en Argentina. No es por la falta de recursos. Sin ir más lejos en 2017 aumentará un 40% el DNT y el MinTur va a tener $ 700 millones más para promoción. ¿Dónde va toda esa enorme cantidad de dinero? Sería interesante saber el destino de la misma en estos últimos años.

También es cierto que cada día perdemos más pasajeros en Iguazú a manos de Foz, que es más barato y ofrece más opciones.

Me pregunto: ¿En Patagonia estarán entrando por Chile o el destino no les interesa más a los pasajeros? No lo creo, algo debe haber.

¿A los argentinos no les interesa más veranear en el país ni a los extranjeros visitarnos o hay otros motivos? Sí, hay un motivo: Argentina es carísima, tanto para los nativos como para los extranjeros. ¿Qué se hace? Nada.

¿Qué pasó con la anuncia ley de devolución del IVA? ¿Hay algún otro incentivo fiscal o algo que motive? No, nada.

Sí vimos promociones como las de la línea de bandera para jubilados y pensionados con tarifas realmente bajas. Lo que nos hace pensar si es que se puede vender a esos valores sin sufrir pérdidas o si la estamos subsidiando. En todo caso, por qué no se instrumenta un beneficio anual para que sea aprovechado por todos.

¿Por qué no instrumentamos una ley de eximición del IVA, en vez de devolución? Así se vería realmente reflejado en el valor de venta. ¿Por qué no dictamos la ley que permita que los gastos en turismo interno sean aplicados al pago de Ganancias? ¿Por qué seguimos diferenciando al extranjero del nacional? ¿Por qué no se reconoce que la presión tributaria sobre el sector es enorme? Sólo alcanza con ver el impuesto a los créditos y débitos que las agencias pagan sobre el total de la facturación, más otros impuestos y tasas donde no nos toman como intermediarios (el Sircreb es descontado de los saldos bancarios con una alícuota que varía sin razón).

¿Por qué seguimos implementando impuestos que solo sirven para recaudar y no para progresar?

¿Por qué se sigue insistiendo en que el Estado es el creador de todo lo realizado en turismo y no reconocen que la actividad privada es el gran motor de crecimiento?… y que la están matando.

Por tantas cosas, cada vez entiendo menos. Basta de mentiras. Todos sabemos que el receptivo sigue cayendo y que está al borde de una crisis terminal. Mientras se trata una ley de emergencia donde se pretende la creación de 1 millón de puestos de trabajo, sería bueno recordar que ésa era la cantidad de empleos por sí solo producía el sector. ¿Por qué? Realmente no lo entiendo.

Fuente: Ladevi
02/12/2016

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.